Despliega el menú
Economía

Ferrovicmar: "Nos lanzamos a internet porque al estar en una zona rural con poca población vimos que era el futuro"

Gemma Tomás, responsable de una ferretería en Caspe, explica que "puedes tener una web muy bonita, pero tienes que saber atender al cliente".

[[[HA REDACCION]]] ferrovicmar.jpg
Gemma Tomás en la ferretería familiar de Caspe.
Heraldo

El comercio electrónico llegó a Ferrovicmar con la tercera generación. Como ferretería física empezaron en 1940 en Caspe, donde se mantiene su tienda. "Nos lanzamos a internet porque al estar en una zona rural con poca población vimos que internet era el futuro", explica Gemma Tomás, gerente y miembro de la familia fundadora. "Empezamos con una web que nos hicieron unos amigos y con un poco de herramienta", recuerda sobre sus primeros pasos en 2006. Ahora trabajan con más de 50.000 artículos. El año pasado recibieron el premio de la XIV Feria de Tiendas Virtuales por su evolución.

La venta por internet les ha ayudado a afrontar las épocas de crisis. Han ido introduciendo más productos y diversificando mercados, hasta llegar a vender fuera de España. "Al principio nuestro perfil de cliente era solo profesional, pero ahora como tenemos todo tipo de productos, también tenemos más del tipo ‘bricolajero’", indica.

Durante el confinamiento han visto cómo las ventas ‘online’ llegaban a compensar las perdidas por el cierre obligado de la tienda física. Aumentaron los pedidos de productos para reparaciones y mantenimiento del hogar.

Reconoce que es "dificilísimo" vender ‘online’ porque "hay mucha competencia y empresas grandes". Pese a ello, pueden hacerlo en precio, por pertenecer a una central de compras; en aspectos como el posicionamiento, que han trabajado desde el inicio, y el servicio. "La atención al cliente es lo más importante. Puedes tener una web muy bonita, pero tienes que saber atender al cliente, recomendarle el producto que necesita y darle un servicio postventa", concluye.

Etiquetas
Comentarios