Despliega el menú
Economía

economía

Afectados por los retrasos del SEPE en Zaragoza: "Una familia no puede estar cinco meses sin cobrar un ERTE"

Los trabajadores incluidos en un expediente de regulación se quejan de las dificultades para conseguir cita previa en las oficinas de empleo y resolver los problemas con las prestaciones.

Nuria Flecha, afectada por un ERTE de reducción de jornada.
Nuria Flecha, afectada por un ERTE de reducción de jornada.
Heraldo.es

El colapso del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) para gestionar las prestaciones derivadas de la crisis sanitaria provocada por la covid-19 sigue desesperando a los trabajadores incluidos en un expediente de regulación temporal (ERTE). Contactar con las oficinas para pedir cita previa por teléfono o internet para resolver un problema resulta casi "misión imposible", según reconocen algunos. "Llamé en agosto y no tengo cita hasta el 23 noviembre y ahora en mi oficina están dando para el 29 de diciembre", lamenta la zaragozana Nuria Flecha, una de las miles de personas que necesitan arreglar su situación tras los errores y retrasos en las prestaciones que ha traído la sobrecarga de trabajo. 

Un total de 12.870 trabajadores continúan incluidos en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en Aragón, una reducción del 85,2% respecto al pico de expedientes derivados de la pandemia, registrado en abril, y superior a la bajada media nacional (78,4%), según los datos del SEPE de septiembre facilitados por el departamento de Economía del Gobierno de Aragón.  

"Colocación por cuenta ajena"

En el caso de Nuria, ha intentado contactar por todas las vías posibles para pedir que "reactiven" su expediente en su oficina de Zaragoza. Lleva desde abril dentro de un ERTE de reducción de jornada del 70%, que solo cobró tres meses, hasta junio. La última vez que pudo consultar sus datos en la página web del SEPE, porque no siempre es posible, vio que había sido dada de baja y figuraba como que estaba trabajando, como "colocación por cuenta ajena".

Casada y con dos hijos, reconoce que "gracias a que mi marido ha estado trabajando, porque una familia normal no puede estar cinco meses sin cobrar", explica, como puede ser su caso, ya que cuenta que tardará al menos otros dos meses hasta que le atiendan. "Con suerte si lo arreglan rápido cobro el 10 de diciembre. Si no, ya para el 10 de enero", calcula.

"Entiendo que estén saturados y falte personal, pero yo también tengo mis derechos"

Comprende que los funcionarios no den abasto. "Entiendo que estén saturados y falte personal, pero yo también tengo mis derechos", defiende. Su empresa se ha acogido a la recién aprobada prórroga de los ERTE hasta enero, porque trabaja para el sector turístico, uno de los más afectados por las restricciones para frenar los contagios de coronavirus. Con sus responsables de Recursos Humanos ya ha hablado y afirma que "ellos han cumplido" porque han ido remitiendo la información necesaria al SEPE.

En su situación se encuentran otras muchas personas que piden una solución urgente. "Necesitamos que se nos dé voz, que se nos haga caso", reclama Alexandra Daniela David, otra afectada por esta situación que está en un ERTE de reducción de jornada de casi el 50% y que lleva sin cobrar desde julio. "Tenemos familias y necesitamos vivir. Las facturas, desde luego, se siguen acumulando, mientras tanto los políticos y funcionarios pudieron disfrutar de sus vacaciones en verano", apunta, indignada.

Cobros indebidos

En la misma situación se encuentran medio centenar de compañeros de su empresa. También se puso en contacto con el departamento de Personal de su compañía y le confirmaron que habían mandado los datos a la Administración. Lleva seis años en la empresa y ha pasado por otro expediente antes de la crisis sanitaria actual, pero "nunca tuvimos problemas para cobrar", asegura.

Los problemas comenzaron cuando en junio la empresa cambió el porcentaje de reducción de jornada, para que trabajaran más horas. Entonces, el SEPE les abonó el mes de julio completo en vez de una parte, porque seguían sin trabajar a jornada completa. Ella avisó al SEPE y "me dijeron que en julio se actualizaría". Pero no fue así y "en agosto pasaron a ponernos en cobros indebidos" por lo que habían ido ingresando de más. A ello se une que como en el caso de Nuria, aparece como si ya estuviera trabajando.

Alexandra Daniela David, afectada por el retraso de los ERTE.
Alexandra Daniela David, afectada por el retraso de los ERTE.
Heraldo.es
"Necesitamos que se nos dé voz, que se nos haga caso. Tenemos familias y necesitamos vivir. Las facturas, desde luego, se siguen acumulando"

En su caso, ha podido organizarse con la parte de salario que cobra de la empresa, pero "tengo compañeros que tienen hijos y lo están pasando muy mal". Y augura que la situación empeorará con la prórroga de los ERTE, a la que también se ha acogido su empresa. Teme que "va a haber más colapso porque las empresas van a pedir la prórroga hasta el 31 de enero y, después, más".

Nueva oleada de ERTE en octubre

En ello coinciden los asesores laborales, que como otros profesionales que trabajan con empresas, han visto aumentar su carga de trabajo tras el anuncio de la prórroga de los ERTE.  "El SEPE está absolutamente colapsado. El problema sigue siendo el mismo, pero es que ahora está habiendo una nueva oleada de ERTE y va a ser el caos", vaticina Miguel Ángel Poveda, presidente de la Asociación Empresarial de Asesores laborales de Aragón (Aeal). Afirma que todavía "se están resolviendo incidencias de junio", de personas como las anteriores que o no han cobrado nada o mal, entre los problemas más frecuentes. 

"El SEPE está absolutamente colapsado. El problema sigue siendo el mismo, pero es que ahora está habiendo una nueva oleada de ERTE y va a ser el caos"

"Los teléfonos no los cogen y se da cita para febrero por internet. Para resolver un problema es imposible", lamenta el asesor laboral. Entre los errores habituales añade que hay "mucha gente a la que  hemos sacado del ERTE y les siguen pagando aunque están trabajando", explica. Una de las situaciones que se tendrán que regularizar después. "Se va a colapsar más", insiste.

En septiembre se han registrado 52 nuevos expedientes de regulación de empleo en Aragón, según los últimos datos difundidos por la dirección general de Trabajo. En su mayoría han sido solicitados por empresas del sector servicios (29), el más afectado por las restricciones, a las que se ha sumado la cancelación de las Fiestas del Pilar y el endurecimiento con la vuelta a la fase 2 de la capital hasta el 15 de octubre. De los nuevos ERTE, 21 proceden del sector industrial y solo dos de la  construcción. En total, han sido 590 los nuevos trabajadores afectados en septiembre. 

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.  

Etiquetas
Comentarios