Despliega el menú
Economía

economía

El Gobierno quiere que los ERTE consuman paro para futuras prestaciones

El Ministerio de Trabajo quiere prorrogarlos hasta diciembre y por sectores.

Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, este domingo.
Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, este domingo.
EFE

La nueva prórroga de los ERTE llegará hasta diciembre, limitará las ayudas a determinadas empresas, las que más lo necesiten, y reducirá derechos a los trabajadores afectados, a los que el contador del paro comenzará a contar en octubre de cara a futuras prestaciones. Así al menos se recoge en la primera propuesta enviada por el Gobierno a los agentes sociales, que mostraron su desacuerdo con este texto y su enfado porque lo hubieran enviado a última hora de la noche del miércoles sin tiempo para poder analizarlo en la primera reunión que mantuvieron este jueves por la mañana.

El Ministerio de Trabajo rechaza que se trate de una prórroga por sectores, algo a lo que se oponen sindicatos y patronal, y habla de una protección "diferencial" que mantiene los ERTE de rebrote y aumenta protección de los que más tiempo llevan. Sin embargo, desde la CEOE aseguraron a este periódico que esta propuesta plantea una primera sectorialización en esta nueva fase de extensión de los ERTE y no garantiza que se vaya a dar cobertura a todas las empresas que lo necesitan, puesto que se reduce el marco de cobertura de las ayudas. También desde UGT coinciden en que se trata de una prórroga por sectores encubierta e incluso el propio ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, aseguró este jueves en una entrevista en la radio que hay que «focalizar las ayudas», ya que «el dinero es limitado», a los sectores que más lo necesiten y nombró específicamente los relacionados con el turismo, el transporte aéreo, las agencias de viaje, las actividades de ocio... ya que -a su juicio- no van a poder recuperar la actividad hasta dentro de unos cuantos meses, en muchos casos hasta que comience la próxima temporada estival. «Cada vez está más claro que tenemos que focalizar las ayudas en aquellos sectores que hay que apoyar para que puedan volver a la actividad en algún momento del año que viene», defendió.

En este primer documento, que UGT califica de «vago y confuso», no se incluye tampoco información detallada sobre la cuantía de las exoneraciones o prestaciones -dos de los caballos de batalla-, lo que -a juicio de CEOE- hace imposible una primera valoración. Sin embargo, Escrivá si adelantó ayer que habrá una «exoneración fuerte» de las cuotas de la Seguridad Social «para aliviar al máximo la situación de esas empresas». Cabe recordar que el actual esquema bonifica más las cuotas de los trabajadores que se reactivan que las que mantienen en ERTE.

Pero no solo las empresas saldrán perjudicadas de esta nueva prórroga. También los trabajadores, a los que se les elimina en este documento lo que se denomina 'contador cero', un derecho que se introdujo durante la pandemia para que estas prestaciones de los ERTE no computaran de cara a futuras prestaciones de desempleo. Además, en este texto no se recoge otra reivindicación de los sindicatos: mantener la cuantía de la prestación y que no se reduzca cuando se cumplan seis meses de paro. Según la actual normativa, el trabajador desempleado cobra el 70% de la base reguladora, pero pasa a ingresar el 50% cuando sobrepasa los 180 días de paro.

CC OO se mostró más benévola con esta primera propuesta, que ve «interesante», aunque sostiene que hay aún «muchas cosas por negociar».

El Gobierno ha vuelto a convocar a los agentes sociales el próximo lunes y quiere que haya reuniones todos los días de la semana que viene con el objetivo de lograr un acuerdo antes de que termine la próxima semana para no apurar los plazos.

Etiquetas
Comentarios