Despliega el menú
Economía

La economía aragonesa cayó un 4,3 % el primer trimestre por el estado de alarma

Así se pone de manifiesto en el último número del Boletín Trimestral de Coyuntura.

Un aspecto de la fábrica de Opel en Figueruelas.
Un aspecto de la fábrica de Opel en Figueruelas.
Guillermo Mestre

La economía aragonesa cayó un 4,3 % interanual en el primer trimestre de este año debido al inicio de las medidas de confinamiento y al cierre de actividades productivas a causa de la pandemia por covid-19. Así se pone de manifiesto en el último número del Boletín Trimestral de Coyuntura, que incluye el análisis de la evolución de las economías internacional, española y aragonesa durante los tres primeros meses de 2020.

Según informa el Gobierno aragonés, en este periodo, la economía de la Comunidad al igual que la del conjunto del país, se vio muy afectada por las medidas restrictivas que se empezaron a adoptar a mediados de marzo para frenar la velocidad de expansión de la pandemia y evitar así el colapso del sistema sanitario.

Dichas medidas comenzaron en todo el territorio nacional con la declaración del estado de alarma, el 14 de marzo, y se endurecieron posteriormente con el cierre de todas las actividades no esenciales entre el 30 de marzo y el 9 de abril.

En este contexto, la economía aragonesa sufría en el primer trimestre de 2020 una caída del Producto Interior Bruto (PIB) de un 5,1 % respecto al trimestre precedente y de un 4,3 % anual, dato dos décimas más desfavorable que el promedio nacional.

Al igual que en España y en la mayor parte de las economías más avanzadas, el deterioro en Aragón era generalizado en todos los componentes de la demanda interna y externa, con la excepción del consumo de las administraciones públicas.

Desde la óptica de la oferta, todos los sectores se vieron negativamente afectados, particularmente la construcción y los servicios, siendo el sector primario el que mostraba mayor flexibilidad ante la crisis.

Según las fuentes citadas, los indicadores parciales de actividad del segundo trimestre permiten anticipar una fuerte contracción del PIB en primavera, aunque por comparación con el conjunto de España, la economía aragonesa muestra menores tasas de caída en numerosos indicadores, particularmente en los del mercado de trabajo.

A nivel general, la economía española anotó el primer trimestre de este año unas tasas de variación negativa del PIB del 5,2 % respecto al anterior, y del 4,1%, en términos interanuales. Esta contracción de la economía nacional es consecuencia de una contribución negativa tanto de la demanda interna como de la demanda externa al crecimiento anual del PIB, frente a las contribuciones positivas del cuarto trimestre de 2019 en ambos casos.

Desde el punto de vista de la oferta, cabe destacar que todos los sectores entraron en terreno negativo, a excepción de la agricultura que presentó una tasa de variación anual positiva.

En el plano internacional, el repentino parón en la actividad económica, que se detuvo durante los confinamientos, ha conducido a fuertes caídas de la producción en algunos países, lo que constituye un shock "extraordinario" a nivel económico. 

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios