Despliega el menú
Economía

Tercer Milenio

covid-19

Roberto Ladrón: "Esta crisis es un acelerador de la actividad para la supervivencia empresarial"

El presidente ejecutivo del fabricante de grifos aragonés GRB, admite que costará dos años reactivar el consumo, pero mantiene apuestas de futuro.

[[[HA REDACCION]]] 1233 (1).jpg
Roberto Ladrón, en su puesto para teletrabajar.
Heraldo

¿Cómo se dirige una empresa como GRB en una coyuntura como esta, con una parte del personal teletrabajando y otra no?

GRB es una empresa de innovación en producto y, por lo tanto, acostumbrada al cambio. El impacto ha sido reinventar o modificar todos los procesos de la empresa adaptándonos a este cataclismo social y económico. Una vez que nos hemos reinventado, la cultura de adaptación de la empresa y la actitud de los equipos ha hecho el resto. Ha sido como cambiar las ruedas del coche ante una gran nevada: hemos parado, salido al exterior, puesto cadenas y volvemos a conducir con nuevas normas de seguridad.

¿Qué han hecho en GRB para adaptarse y seguir funcionando?

Hemos creado tres fases: bloqueo, impacto y reinvención aplicable a todos los procesos, con acciones en salud y comerciales. La primera fase de bloqueo son acciones orientadas a parar el golpe, tales como medidas correctivas en favor de la salud, análisis del gasto, organizativas, etc. La segunda, de impacto, son acciones directas para revertir la crisis: medidas comerciales, promocionales e higiénicas, que mejoren y corrijan la situación actual. La tercera fase de reinvención consiste en adoptar o anticipar nuevos procesos, proyectos o acciones obligados por el drástico cambio social o económico que nos espera cuando dejemos atrás lo peor.

El negocio en un producto como el suyo, los grifos, se ha llegado a paralizar. ¿Hasta qué punto? ¿Cuándo cree que remontarán?

La grifería no es una industria esencial –de acuerdo a los criterios de esta crisis–, sin embargo es un producto imprescindible. Por tanto, algunas reformas hasta las limitaciones de actividad, las urgencias y las sustituciones han pervivido. Esto, sumado a la exportación, ha permitido mantener cierta actividad que sin ser la normal, han mantenido la llama viva, incluso por encima de las expectativas que teníamos. Estamos muy implicados también en que nuestra red de proveedores nacionales e internacionales de componentes y materias primas no se vean afectados ya que dependemos también de una compleja red de suministro. Hoy aún no sabemos cuál va a ser el impacto real sobre las ventas, pero estamos de acuerdo con las fuentes que afirman que van a ser dos años mínimo de reactivación del consumo.

¿Qué planes tiene para relanzar su actividad en las próximas semanas o incluso meses?

Aún tenemos un enorme recorrido para dar a conocer nuestra empresa y su oferta. Esta va a ser la clave. Creemos que tenemos uno de los productos de mayor calidad e innovación del mercado europeo, con una enorme dispersión de ventas en el territorio nacional y cierta actividad comercial en Europa. El plan es multiplicar la comunicación de nuestra oferta de valor de producto y empresa.

¿Qué aprenderemos de esto?

Esta crisis es un acelerador de la actividad para la supervivencia y transformación empresarial. Soy consciente de que es la peor crisis de la historia, y que puede ser el final de muchas empresas y negocios. Pero en el futuro, siempre habrá alguien que tenga que fabricar un grifo, poner una cerveza o vender un periódico. El objetivo es trabajar duro para que seamos nosotros. Por tanto, más que un aprendizaje, va a ser una dura lección a la humanidad para que sepamos proteger nuestra salud, nuestra economía y la sociedad.

Etiquetas
Comentarios