Despliega el menú
Economía

IRPF

Claves para aplazar el pago de la declaración de la Renta 2019

Los contribuyentes que atraviesen dificultades pueden pedir el ingreso del IRPF en dos plazos o aplazarlo. Los expertos aconsejan domiciliarlo para que se abone el último día de campaña.

Declaración Renta
Las oficinas de la Agencia Tributaria están cerradas hasta el 13 de mayo.
Aránzazu Navarro

Un total de 711.821 aragoneses tienen que presentar la declaración de la Renta durante esta campaña, según las previsiones de la Agencia Tributaria. Aunque en la mayoría de los casos el resultado será a devolver, 223.107 tendrán que pagar a Hacienda tras hacer cuentas en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Se trata de un 4,9% más, que tendrán que desembolsar un total de 361 millones de euros a las arcas del Estado, tan necesitadas de ingresos por el crisis de la enfermedad covid-19. El plazo finaliza el próximo 30 de junio.

Aquellos contribuyentes que se vean en dificultades para hacer frente al resultado de la liquidación de impuestos, pueden recurrir como en ejercicios anteriores a la posibilidad de pagar en dos plazos a Hacienda. El ingreso va dirigido al Tesoro Público.

Entre junio y noviembre

"Para realizar el ingreso de la deuda tributaria del IRPF el contribuyente podrá optar por efectuarlo de una sola vez, o bien por fraccionar su importe, sin interés ni recargo alguno, en dos plazos", recuerdan desde la Agencia Tributaria. El primero será del 60% y se abona en junio y el 40% restante se cobrará el 5 de noviembre.

Para poder acogerse a esta media, la declaración se tiene que presentar dentro del plazo de la campaña y Hacienda recuerda que "no podrá fraccionarse en dos plazos el ingreso de las autoliquidaciones complementarias" del impuesto. Estas son aquellas que se utilizan para corregir errores u omisiones en contra de Hacienda en declaraciones ya presentadas, por ejemplo, en casos en los que resulte un ingreso inferior al que corresponda o una devolución mayor.  

Domiciliar para pagar el último día

Desde el Colegio de Economistas de Aragón aconsejan "fraccionar y domiciliar" el pago del impuesto una vez solicitado el fraccionamiento de la deuda. "Lo prudente es mantener el tema vivo dejándola domiciliada. Por si hay cambios", aconseja Arturo Hernández. De esta forma, ante posibles cambios a favor del contribuyente, como ha ocurrido en el aplazamiento de seis meses en el pago de impuestos para pymes,  tendría más posibilidades de beneficiarse.

Hernández reconoce que hasta ahora el fraccionamiento "no es un procedimiento muy habitual" en la Renta "porque las declaraciones son negativas en su mayoría", es decir, a devolver. 

Sin embargo, puede que el año que viene aumente el número de declaraciones a ingresar. "Vamos a encontrar a contribuyentes que no estaban obligados a presentar la declaración, y que ahora lo estarán por haber tenido este año dos pagadores y que les salga a ingresar", en referencia a su empresa y el desempleo por verse afectados por un expediente de regulación de empleo (ERTE).

Independientemente del día que se presente la declaración a ingresar, si se domicilia, Hacienda no carga el importe hasta el día 30 de junio. Después envía al contribuyente un justificante del ingreso que sirve como documento acreditativo. Si no se domicilia el segundo, aún se tendrá de plazo para hacerlo hasta el 22 de septiembre. Si se hizo, se cargará en la cuenta el mismo 5 de noviembre.

El último día para la domiciliación del pago será el 25 de junio, cinco días antes de que termine la campaña.

Sigue aquí toda la información sobre la campaña de la Renta 2019.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios