Despliega el menú
Economía

coronavirus

Sobrecarga en las gestorías aragonesas: "Hacemos de asesores y casi psicólogos porque la situación es muy complicada"

Gestores administrativos, economistas y asesores laborales se encuentran desbordados estos días con la avalancha de decretos en el estado de alarma, preparando ERTEs y ahora el IRPF.

Gestoría en el centro de Zaragoza.
Gestoría en el centro de Zaragoza.
Oliver Duch

"Trabajamos a puerta cerrada. Es imposible trabajar todos desde casa porque tenemos mucho trabajo. Hoy estamos cinco porque vamos como locos intentando terminar los ERTE. Los clientes que vienen es previa cita. Hemos puesto un armario en el pasillo para que dejen la documentación los que no la pueden mandar escaneada; la recogemos con guantes y la ponemos 'en cuarentena' unos días". Este es el relato telefónico del día a día en una gestoría del centro de Zaragoza, donde la carga de trabajo aumenta decreto tras decreto desde la declaración del estado de alarma.

Todo ello, tratando de cumplir con las recomendaciones sanitarias para evitar contagios por coronavirus y manteniendo su actividad como servicio esencial que son, incluido en la última lista del Gobierno junto a las empresas que prestan servicios en despachos y asesorías legales, graduados sociales, y servicios ajenos y propios de prevención de riesgos laborales, en cuestiones urgentes.

Plazos cortos y más cambios normativos

"Los departamentos laborales de las gestorías llevan dos semanas batiéndose el cobre con los ERTE", reconoce David Sánchez, desde el Colegio de Gestores Administrativos de Aragón. "También tienes que hacer casi de psicólogos porque la situación es muy complicada y lo que nos viene", confiesa. A la sobrecarga contribuyen los plazos reducidos y que desde que se decretara el estado de alarma el 14 de marzo "cada día se iba diciendo una cosa sobre lo del día anterior", reprocha sobre los sucesivos decretos.

La pasada noche todos los profesionales que asesoran a empresas estuvieron muy atentos a la publicación del último decreto, el que anunciaba una paralización mayor de la economía y la lista de actividades esenciales, cuyo texto completo se conoció al filo de la media noche. "Teníamos que estar absolutamente alerta para ver cómo quedaba publicado", dice. Alguno reconoce que no sabían si ellos seguirían teniendo que ir a trabajar al día siguiente.Incluso desde el Ministerio de Trabajo se ha pedido perdón "por la tardanza"en darlo a conocer que se habría debido a "cuestiones técnicas". 

"No hay llamadas cortas. Lo más laborioso ha sido el esfuerzo de tener a los clientes informados de las normativas que se iban aprobando casi de un día a otro"

"Todo el trabajo, con las dificultades que conlleva está siendo por teléfono, videoconferencia y correo electrónico", cuenta Sánchez, gestor administrativo. Todos los profesionales coinciden en que los teléfonos "echan humo" estos días. "No hay llamadas cortas", añade Francisco Gracia, vicepresidente del Colegio de Economistas de Aragón y asesor fiscal. "Lo más laborioso ha sido el esfuerzo que ha supuesto tener a los clientes informados al día del alcance de las normativas que se iban aprobando casi de un día a otro". Como en el último decreto, que quitó de la lista actividades esenciales que recogía un borrador previo que ya se habían estudiado los profesionales. Reconoce que sus compañeros de laboral son los que ahora están más "desbordados".

"Los teléfonos fijos están colapsados estos días porque la gente no sabe por dónde tirar", confiesa Miguel A. Poveda, presidente de Asociación Empresarial de Asesores Laborales de Aragón (AEAL). La organización ha venido lanzando un mensaje de "tranquilidad" a los clientes a los que asegura que trabajan "al 200%" para tramitar en plazo y evitar sanciones y recargos posteriores.

Esperando a los ERTES

En su caso, acude al despacho a trabajar como otros compañeros porque "tenemos que tirar de nuestro archivo y no lo podemos ver desde casa". Pero tampoco recibe a nadie y la documentación la recogen fuera de la oficina. "Estamos en el momento culminante, esperando recibir la respuesta a los ERTES que hemos presentado", señala.

La prevención de contagios se lleva a cabo como en otros sectores fomentando el teletrabajo y pidiendo a los clientes que envíen la documentación escaneada, aunque son conscientes de que no todo el mundo puede. En la oficina, "uno de los dos titulares va a la gestoría en días alternos para no coincidir y el resto de los trabajadores está teletrabajando", expone Sánchez sobre su situación.

"En la campaña de la Renta no sé cómo lo vamos a hacer con todo el mundo confinado"

"En la medida de lo posible compatibilizamos trabajo con una necesaria presencia física para el intercambio de documentos con los clientes porque no todos lo pueden hacer por internet", explica sobre  Gracia

El momento crítico se inicia esta semana con la campaña del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). "En la campaña de Renta no sé cómo lo vamos a hacer con todo el mundo confinado en casa, no todo el mundo tiene ordenador y un escáner", se queja Poveda. Y advierte de que "hay muchas cosas que no están en el borrador de la Renta".

Entrega de documentación

Sánchez confiesa que los expedientes de regulación de empleo preocupan mucho, al igual que las dudas sobre qué sectores son esenciales o cómo funciona el permiso retribuido pero "la gente está preocupaba por la presentación de las declaraciones tributarias por cómo hacen para enviar los papeles". Aunque los profesionales ya llevan años presentando las declaraciones por internet, recuerdan que hay una fase previa, la recogida de documentación. "Como gestores no queremos poner en riesgo a nadie", ni clientes ni a ellos mismos y sus familias. 

"Es muy habitual que vengan personas mayores a las que ves de año en año. Cómo les vas a hacer salir de casa"

Durante la renta "es muy habitual que vengan personas mayores a las que ves de año en año porque están jubiladas. Cómo los vas a hacer salir de casa", se plantea sobre uno de los colectivos más azotados por el virus. Y advierte de que si se les obliga a presentar por su cuenta la declaración puede que cometan algún error y pierdan algún incentivo fiscal.

Después de un tiempo pidiendo varios colectivos que se retrasaran los plazos en las declaraciones de impuestos ya han asimilado que no va a ocurrir. "Si nos han convertido a las gestorías en esenciales es porque nos permiten ir a nuestros puestos a prestar ese servicio", cree Sánchez. En este sentido, Gracia señala que "la Administración necesita esos fondos, recaudar, para hacer frente a los gastos y seguir funcionando". La campaña de la Renta comienza este miércoles, hasta el 30 de junio.

Poveda destaca el "carácter inédito, desconocido en nuestra historia y de consecuencias y alcance imprevisible" de esta crisis. Por ello, apela a la "sensibilidad de la Administración y de nuestros gobernantes" para dar "las máximas facilidades para el cumplimiento de todas las obligaciones".

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios