Despliega el menú
Economía

coronavirus

Dudas sobre el estado de alarma: ¿Puedo llamar a un fontanero?

En medio del estado de alarma por el coronavirus los gremios que trabajan en los domicilios denuncian la dificultad para conseguir mascarillas, gafas y guantes, mientras sufren el desplome de la actividad.

El hombre mantuvo al niño bajo el grifo de agua hirviendo entre cinco y diez minutos.
El hombre mantuvo al niño bajo el grifo de agua hirviendo entre cinco y diez minutos.
Pixabay

Fontaneros, electricistas, albañiles o antenistas siguen trabajando estos días pese a la declaración del estado de alarma. Los servicios a domicilio están permitidos pero se establecen unos protocolos de actuación para cumplir con las recomendaciones de seguridad fijadas por el Gobierno para evitar contagios. El sector ha notado un desplome de los clientes desde el inicio del aislamiento por el Covid-10. Estos solo llaman a un profesional para averías muy graves.

"Lo único que hay que hacer es que el fontanero vaya con el equipamiento adecuado para no ser contagiado ni contagiar", explica José María Marcén, presidente Apefonca, la Asociación Provincial Empresarial de Fontanería, Calefacción, Gas y Afines. En este sentido, el empresario denuncia que sufren también la escasez de medios de protección que se dan en todos los colectivos. "Necesitamos mascarillas, guantes, calzas, monos o batas para que la ropa de trabajo no pueda infectar nada o no se pueda infectar". La asociación cuenta con unos 330 socios.

"Mascarillas estamos echando mano de las de los EPI (equipos de protección individual) que todos tenemos y que no utilizábamos. Guantes teníamos unos pocos, pero eso pronto se termina". Afirma que "necesitamos lo que necesita cualquier médico o enfermero" pero "nadie ha pensado en nosotros".

Ventilar la casa

A la hora de entrar a los hogares también piden a los clientes que respeten las medidas de seguridad "y el sentido común". Igual que afirma que todos los profesionales tienen que ir protegidos a una casa señala que "al cliente le exigimos una serie de cosas y si no, no entramos". Entre las medidas de prevención que piden los profesionales figuran:

1. Ventilación de la casa. Que esté ventilada, con las ventanas abiertas.

2. Que no haya nadie a menos de dos metros de la persona que está trabajando.

3. Si el baño no tiene ventana se puede ventilar abriendo otras del domicilio.

Sin embargo, no son muchas las situaciones en las que tienen que exigir estas medidas de seguridad. Los trabajos en las casas son escasos desde que comenzó la situación de aislamiento para contener la propagación del virus. "La gente tiene miedo de que aparezca una persona extraña a la familia y se meta en casa", reconoce Marcén. Insiste en que "si tenemos los medios adecuados, peligro no hay ninguno". Aunque han llegado a vivir situaciones en las que un vecino les ha impedido la entrada, pese a haber sido llamados por el administrador de fincas.  

"Todos están un poco asustados y de no ser algo urgente como no tener servicio no llaman"

La situación se repite en el caso de los electricistas. El trabajo en los domicilios también se limita a situaciones de emergencia. "Todos están un poco asustados y de no ser algo urgente como no tener servicio no llaman", afirma Julio Amaro, presidente de la Asociación Empresarial de Instalaciones eléctricas de Zaragoza.

Parón de la actividad

"Las empresas lo que queremos es trabajar", añade el portavoz de la organización a la que pertenecen unos 400 profesionales que trabajan en hogares, industrias, instalando  antenas de televisión, etc. Coincide con el gremio de fontaneros en que la actividad "está parada". Una problema "gravísimo" para las pymes y micropymes que forman el sector.

"Si no trabajamos no facturamos y por supuesto, no cobramos pero, sin embargo tenemos muchos gastos simplemente por levantarnos y abrir la persiana", recuerda.

El peligro lo ve en el parón económico que se está produciendo. "Hay empresas que aún están en la duda de si paran, hacen ERTE, por fuerza mayor o no,  vacaciones…", reconoce Marcén. Las medidas del Gobierno para apoyar a los autónomos no le parecen la solución. "Me pueden evitar pagar el sueldo y la Seguridad Social pero el resto de los gastos que tengo fijos tengo que pagarlos: alquiler, teléfono, créditos, hipotecas…", enumera. Pide a los bancos que faciliten la llegada de liquidez a los autónomos con los créditos del ICO (Instituto de Crédito Oficial) que se han anunciado. 

"Que se acabe pronto porque si no se acaba no sé qué nos va a pasar. Esto va a ser la ruina", concluye Amaro.

Últimas noticias sobre el coronavirus.

Apúntate a nuestro  boletín y recibe en tu correo la última información sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios