Despliega el menú
Economía

coronavirus

Teletrabajo: ni en pijama ni cada día en un rincón de la casa

El confinamiento en los hogares ha extendido una medida a la que hasta ahora les costaba recurrir a las empresas. Para muchos empleados esta semana ha sido su primera vez. 

Óscar Pinilla, gerente de Grandes Cuentas de Telefónica en Aragón y Navarra, teletrabajando en su casa.
Óscar Pinilla, gerente de Grandes Cuentas de Telefónica en Aragón y Navarra, teletrabajando en su casa.
Heraldo.es

De ser un país en el que el teletrabajo no terminaba de cuajar en las empresas,  hemos pasado a convertirlo en cuestión de días en una prioridad del propio Gobierno en la lucha contra la expansión del Covid-19, tras la declaración del estado de alarma. Este giro ha supuesto para muchos empleados un estreno esta semana sin paracaídas.

El mayor uso ha supuesto un aumento de herramientas en remoto como Skype o Webex para organizar videoconferencias, cuya utilización se ha cuadruplicado, explica Óscar Pinilla, gerente de Grandes Cuentas de Telefónica en Aragón y Navarra. Para algunos ha sido su primera vez (sobre todo, entrando en las casas de sus compañeros de trabajo), aunque el directivo afirma que "la mayoría de las empresas ya conocían las posibilidades que ofrece esta fórmula", que antes se utilizaba solo en algunos departamentos como el comercial y ahora se ha extendido a todos en los que fuera posible para evitar desplazamientos. "Si no habría sido casi imposibe poner en marcha en unos pocos días una solución eficaz de teletrabajo", concluye el experto, con años de experiencia como teletrabajador.

Más difícil está resultando para las pymes que o no se habían acercado a esta opción todavía o las compañías que su actividad no se lo permite porque no se pueden llevar las líneas de producción a casa.

"Despliegue masivo"

Reconoce que "puede ser un problema el despliegue masivo a personas que no ejercían el teletrabajo en situaciones como la actual (adquisición de portátiles,…) en la que, además, hay escasez en el mercado por la alta demanda". Y otro problema es el riesgo de sobrecarga de las redes. Llevamos apenas cuatro días de restricción de movimientos para frenar el coronavirus y ya se ha disparado el uso de internet. Los mensajes por aplicaciones como Whatsapp que invaden muchos móviles se han multiplicado por cinco. El tráfico a través de las redes IP ha experimentado incrementos cercanos al 40%, el móvil un 50% en la voz y un 25% en los datos, cuantifican desde las operadoras de telecomunicaciones. Parte de culpa ha sido del teletrabajo.

Ante la pregunta de si pueden soportar las redes este tráfico, Pinilla recuerda que "España es el primer país europeo y el tercero del mundo en dotación de infraestructuras de fibra óptica y cuenta también con una de las mejores redes móviles de Europa". Eso no quita para que desde las operadoras de telecomunicaciones se venga recomendando estos días un "uso racional y responsable" de internet.

Superada la parte técnica, Pinilla señala que "otro problema tiene que ver más con cómo actuamos como personas que trabajan fuera de su oficina". Reconoce que "es complicado estar en casa trabajando y, en días como estos, con los niños rondando alrededor". En su caso se considera "mucho más eficiente teletrabajando, visitando a clientes, conectándome entre reuniones en multitud de lugares…, en definitiva, haciendo de cualquier sitio mi 'oficina'".

Una vez que el entorno se limita a la casa, desde el grupo Adecco aconsejan que sea siempre en la misma habitación. Así se recoge en las 'Recomendaciones para un trabajo a distancia efectivo y saludable' que ha elaborado el citado grupo de Recursos Humanos:

1. Asegurar la conectividad.

El primer paso es contar con un equipo adecuado, con los programas y actualizaciones necesarias, además de tener el móvil listo. Se debe garantizar que no haya problemas de accesibilidad antes de comenzar.

2. Dónde instalar la nueva oficina.

Trabajar desde casa no quiere decir "en toda la casa", aclara Carlos Viladrich, director de Recursos Humanos del Grupo Adecco. Aconseja "decidir cuál va a ser el lugar habitual de trabajo, nuestra nueva oficina". Plantea "evitar el sofá y estancias en las que se duerme". Para evitar momentos de tensión posteriores, hay que elegir una habitación con buena cobertura.

El nuevo lugar de trabajo debe garantizar también el aislamiento acústico necesario para que las conexiones telefónicas puedan desarrollarse correctamente y una iluminación y campo de visión de la cámara adecuados para el desarrollo de la jornada laboral y acciones puntuales como videoconferencias, añade.

3. Separación entre teletrabajadores.

Si teletrabajan varias personas en casa en la medida de lo posible, lo más recomendable es intentar buscar espacios de teletrabajo y horarios diferentes si la actividad profesional y la propia vivienda lo permiten.

4. Respetar la jornada laboral.

El experto apunta que teletrabajar consiste en "replicar nuestro trabajo habitual en otra ubicación", por lo que hay que cumplir los mismos horarios "que estaríamos haciendo si estuviéramos en nuestro centro de trabajo habitual". A ello ayudará evitar la tentación, más en una situación de encierro como la actual, de seguir en pijama todo el día. Es necesario "vestirse, darse una ducha antes de comenzar la jornada y desayunar bien". 

5. Evitar distracciones.

 Aconseja buscar las fórmulas para evitar pequeñas distracciones como las redes sociales, los dispositivos de música, la televisión, etc.  Pero no dejar de comunicarse con su equipo. Adecco recomienda realizar una reunión vía Skype u otra herramienta con todo el equipo para abrir la jornada, otra de seguimiento a media jornada y, por último, al cierre.

A la hora de comunicarse los auriculares con micro ayudarán a evitar ruidos y es mejor silenciar la llamada (activar el mute) si no se tiene que hablar. Sin embargo, si no es imprescindible la videollamada recomiendan no hacerla porque "la transmisión de imagen puede causar problemas".

Para hacer un uso responsable de las redes, desde Telefónica señalan que se tiene que priorizar el acceso a Internet para el teletrabajo o el tele-estudio y "desplazar el uso del 'streaming' de vídeo o el 'gaming' a las horas de menos tráfico, que suelen ser entre las 14.00 y las 16.00 y entre las 20.00 y las 8.00. 

Última hora del coronavirus.

Apúntate a nuestro boletín para recibir las últimas noticias sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios