Economía
Suscríbete por 1€

Opinión

"Oliendo el aceite" en PSA

OPINIÓNACTUALIZADA 02/03/2020 A LAS 02:00
ECONOMIA. FIGUERUELAS. PLANTA OPEL PSA / 21-02-2020 / FOTO: GUILLERMO MESTRE [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
Planta de Opel España, del grupo PSA, en Figueruelas
Guillermo Mestre

La fábrica de automóviles de Figueruelas fue considerada siempre ‘la joya de la Corona’ de las plantas de Opel. Lo decían siempre los altos directivos de General Motors, multinacional que acabó vendiendo su filial europea al grupo francés PSA en 2017 tras ser incapaz de conseguir que fuera rentable durante dos décadas. Dispendios no bien justificados, exceso de plataformas productivas, acumulación de cuantiosas pérdidas en determinadas factorías y otros ‘errores’ que los equipos de PSA descubrieron nada más llegar hundían los resultados año tras año mientras los directivos a cargo (Carl-Peter Forster, Nick Really, Steve Girsky...) posponían el ‘break-even’ (equilibrio de cuentas) una y otra vez.

Con las mismas recetas aplicadas para devolver a PSA a los beneficios, Carlos Tavares consiguió que Opel volviera a la rentabilidad en 2018 y alcanzara los mejores resultados de su historia en 2019. Lo ha hecho recortando todos los costes posibles -con contenciones salariales incluidas, como bien saben los trabajadores de Zaragoza- y simplificando plataformas y tareas, aprovechando mejor que nadie las economías de escala que permite el buen tamaño de la multinacional.

Opel registró en 2019 ganancias de 1.100 millones de euros (un 22% más que en 2018), con un beneficio operativo corriente del 6,5% (el año anterior fue del 4,7%), lo que ayudó al grupo PSA a conseguir también unos resultados históricos, a pesar de vender menos vehículos (unos 3,47 millones, frente a los 3,87 millones del ejercicio precedente). Ganar más vendiendo menos puede resultar paradójico, pero no parece ser el caso de una empresa que, según su máximo líder, sigue al pie de la letra el ideario del científico Charles Darwin que afirma que «no es la especie más fuerte la que sobrevive ni la más inteligente, sino la que se adapta mejor a los cambios».

En esa adaptación a los cambios, precisamente, PSA ha apostado por prepararse rápidamente para fabricar vehículos eléctricos y lo ha hecho con gran pragmatismo, pergeñando plataformas que permiten ensamblar en una misma línea de montaje tanto coches térmicos como enchufables. La Common Modular Platform (CMP), en concreto, da a una fábrica como la de Zaragoza la flexibilidad necesaria para producir en una misma línea el modelo Corsa en la proporción que demanda el mercado sus diferentes versiones (gasolina, diésel y eléctrica). Es por ello que, independientemente de cuántas unidades haga de cada una, la previsión para este año sea muy optimista. Figueruelas puede romper este año su récord histórico con más de medio millón de vehículos.

Gran parte de la inversión de 250 millones de euros destinada a la factoría aragonesa entre 2018 y 2021 han ido a una transformación que ha hecho estar durante un año a sus trabajadores «oliendo el aceite», como reseñó a los periodistas uno de sus ingenieros el día del lanzamiento en serie del Corsa eléctrico.

En la nave de Acabado y Montaje Final de la planta se ha instalado, por ejemplo, un nuevo sistema de casamiento del motor -unión de chasis y ‘powertrain’ (sistema de propulsión) con la carrocería- adaptado a la plataforma multienergía y la integración de componentes eléctricos. En Prensas, donde se han duplicado las matrices, se está estampando en aluminio el capó. En Carrocería, se han cambiado robots y líneas de soldadura. En Pintura, se ha modernizado y adaptado a los gustos del cliente la capacidad de pintar en bitono. En lo que respecta al suministro a línea y logística, la planta está poblada de vehículos de guiado automático (AGV) que llevan piezas de un sitio a otro discurriendo como ‘cocodrilos’ (así les llaman coloquialmente) inteligentes.

La fábrica, en definitiva, ha registrado una transformación que le coloca en la vanguardia de quienes apuestan por la industria 4.0, un excelente aval para seguir en la brecha como parte de una multinacional como PSA, tremendamente exigente y donde nada puede darse por hecho. Vender los coches que produce será siempre, en cualquier caso, la mejor garantía de futuro de una fábrica.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión