Despliega el menú
Economía

economía

CGT y Stopel desconvocan los paros de este fin de semana en Figueruelas

Acuerdan no seguir adelante con estas protestas tras el fracaso de la huelga del pasado sábado.

Trabajadores de la planta de Opel, de PSA, en la cadena de montaje.
Trabajadores de la planta de Opel, de PSA, en la cadena de montaje.
Guillermo Mestre

Las secciones sindicales de CGT y Stopel en la planta de Opel España en Figueruelas, del grupo PSA, decidieron ayer desconvocar los paros previstos para este fin de semana en la factoría para protestar contra la «precariedad» y los ritmos de trabajo «excesivos» marcados desde la dirección. El fracaso de la huelga convocada para el pasado sábado por la mañana por las dos centrales, que suman 10 de los 33 representantes del comité de empresa (7 de CGT y 3 de Stopel), ha sido el determinante para cancelar los paros anunciados para el turno de noche de este viernes, día 28, y el de la mañana del sábado 29, según reconocieron ayer.

Santiago Arcos, portavoz de CGT, admitió que habían decidido no seguir adelante con esta movilización después de no haber conseguido parar la producción de la cadena el sábado, que era «el objetivo de la huelga». «Seguiremos en nuestra línea de defender los derechos de los trabajadores, pero a través de otras acciones de protesta», indicó. Desde su punto de vista en el fracaso del paro influyó «la actuación de la empresa y la de los sindicatos digamos mayoritarios», en referencia a las centrales que dieron su visto bueno al convenio colectivo firmado en febrero de 2018 en el que se establecen condiciones laborales que ahora se están poniendo en práctica. Entonces, UGT (que tiene 12 representantes en el comité de empresa), CC. OO. (6) y CCP, la antigua Acumagme (1), pactaron el documento que rige la forma de trabajar en la factoría de Figueruelas hasta 2022. En cambio, lo rechazaron CGT, Stopel y OSTA, sindicato con cuatro representantes en el comité.

Arcos insistió en que su sindicato seguirá en su línea de actuación «para defender a los trabajadores» reclamando la presencia de la Inspección de Trabajo y «denunciando ante la opinión pública» lo que consideren oportuno. Así lo manifestó tras participar en una asamblea de delegados del sindicato en la planta, abierta a sus afiliados.

Ritmo frenético

La fábrica de PSA en Figueruelas, mientras tanto, sigue trabajando a un ritmo frenético, utilizando plenamente su actividad, lo que le permite ensamblar unos 2.200 vehículos al día. Desde el pasado viernes, por las cadenas de montaje pasa la versión eléctrica del Corsa, que se suma al utilitario térmico (con motor de gasolina o diésel) y a los dos SUV o ‘todocaminos’, el Opel Crossland X y el Citroën C3 Aircross.

Etiquetas
Comentarios