Despliega el menú
Economía

Ganadería

El porcino logra en 2019 precios "estelares" frenados ahora por el coronavirus

La memoria de la Lonja de Binéfar destaca que el sector cerró el pasado año con unas cifras «espectaculares».

Granja de cerdos en una localidad turolense.
Granja de cerdos en una localidad turolense.
Antonio García/Bykofoto

China es el mercado que está propiciando al porcino la mayoría de sus alegrías, pero también los momentos de mayor incertidumbre. En 2019 las cotizaciones de este sector, con destacada presencia en Aragón –que ocupa, en disputa con Cataluña, el primer puesto en la producción nacional­– se mostraron "imparables" con subidas "estelares" que permitieron cerrar el ejercicio con "unas cifras cuanto menos espectaculares". Así lo resume la Lonja de Binéfar en su memoria, que señala que si bien enero comenzó con una situación "de tranquilidad", ya desde mediados de febrero el alza de los precios hacía presagiar "que sería un buen año para el sector".

De hecho, si bien las cotizaciones se mantuvieron estables durante las seis primeras semanas del pasado año tanto para cerdo selecto (1,060 euros/kilo), como para el normal (1,040) y el graso (1,020), fue a partir del 13 de febrero cuando la escalada comenzó a coger ritmo hasta llegar en el mes de noviembre a cotizaciones que rondaban los 1,5 euros/kilo en las tres categorías. Mucho mayor fue el incremento del precio de los lechones, que comenzaron el año a 38 euros para terminarlo rozando los 60 euros, según los precios recogidos por la lonja oscense.

Las razones de este positivo comportamiento hay que buscarlas en el gigante asiático. Ya en febrero, destaca la memoria de la Lonja de Binéfar, comenzó a hacerse palpable "la problemática situación que vive Asia con la temida PPA (peste porcina africana)". Porque esta enfermedad, que se detectó en agosto de 2018, se extendió como la pólvora por las granjas de todo el país, obligando a sacrificar millones de cerdos y provocando un descenso de más del 30% en la producción de aquel país, que se ha visto obligado a realizar masivas importaciones, incrementando así los precios.

Hay además otra circunstancia que ha abierto todavía más las puertas de China a los productores europeos (y entre ellos a los españoles). Como refleja la memoria de la lonja binefarense, en el mes de noviembre se hizo especialmente patente en los precios que "a la situación de mercado provocada por la PPA que viene de atrás y la consiguiente necesidad de abastecimiento del país se suma la tensión actual que mantienen EE. UU. y China".

La exportación se ralentiza

Con el comienzo de 2020, y aunque los precios se mantienen altos, el ímpetu mostrado por las cotizaciones durante el pasado año se ha visto frenado. El mercado asiático vuelve a estar en el origen de esta situación, ya que la expansión del coronavirus no solo ha reducido la demanda sino que además ha complicado las exportaciones ante la parálisis de la logística en los puertos.

"Los vendedores esperan los impulsos de China, donde la situación continúa siendo preocupante", señalaba en su última sesión (el pasado 19 de febrero) la Lonja de Binéfar. Y aunque destacaba que "se están descongestionando los puertos y comienzan a realizarse descargas priorizando el material médico y la carne de cerdo", reconocía que la falta de contenedores "generará otros problemas añadidos".

Etiquetas
Comentarios