Despliega el menú
Economía

agricultura

La siniestralidad agraria en 2019 eleva las indemnizaciones a más de 37 millones

Agroseguro cifra en 105.276 hectáreas los daños provocados por el adverso clima. Cereal y fruta, los más afectados.

La explotación de frutales dañada el año pasado por el granizo en la Comarca de Calatayud.
La explotación de frutales dañada el año pasado por el granizo en la Comarca de Calatayud.
Macipe

Ya fuera por la sequía y su combinación en algunos momentos con temperaturas asfixiantes, ya fuera por el pedrisco o por las lluvias torrenciales que terminaron por desbordar el río Ebro, por heladas tardías o vientos huracanados, las indemnizaciones de Agroseguro por siniestro en el campo aragonés durante el pasado año superan los 37 millones de euros. Lo destaca el último informe realizado por el ‘pool’ estatal de entidades aseguradoras, que reconoce que las cifras se incrementarán ya que aunque se trata de datos cerrados a 31 de diciembre de 2019, en ellos falta por computar las indemnizaciones por los siniestros acaecidos en el último mes del año, entre ellos las inundaciones, que se abonarán en este 2020.

Así, los agricultores y ganaderos aragoneses remitieron el pasado año a Agroseguro un total de 196.234 partes de siniestro desde Aragón. De ellos, más de 189.000 correspondían al sector pecuario, si bien es cierto que de estos en su mayoría, 185.658, correspondían a retirada y destrucción de animales muertos y el resto, 3.344 a accidentes y enfermedades del ganado. En total, las indemnizaciones han ascendido a los 14,2 millones.

Pero ha sido el sector agrícola el que más ha sufrido los caprichos del clima. Los 7.232 partes por incidencias recogen daños en 79.688 parcelas, que suman una superficie de 100.199 hectáreas aseguradas. Para todas ellas, el seguro agrario ha pagado 22,61 millones de euros.

En extensión, han sido los cultivos herbáceos los que se han llevado la peor parte. La falta de precipitaciones durante la primavera y el comienzo del verano, cuando las olas de calor dispararon por encima de los 40 grados las temperaturas en la Comunidad, provocaron «fuertes siniestros», como los califica Agroseguro, en cereales y leguminosas. Dicho en cifras, la superficie siniestrada superó los 85.325 hectáreas, el 81% del total del total dañado, elevando las indemnizaciones a casi 6,7 millones de euros.

Han sido, sin embargo, los frutales los que se han llevado la peor parte. El numero de parcelas afectadas es menor –8.381 que corresponden a 4.746 hectáreas–, pero dado que se trata de cultivos de mayor valor, las indemnizaciones han superado con creces el pago recibido por los cerealistas hasta superar los 8,8 millones de euros. A ello hay que sumar las pérdidas en cereza, cuyos productores han recibido por sus seguros algo más de 3 millones de euros.

Y es que estos cultivos han soportado en 2019 todo tipo de inclemencias, desde un calor extremo hasta heladas, desde sequía a lluvias torrenciales y, sobre todo, frecuentes tormentas de granizo. "El riesgo que más se repite en Aragón durante 2019 es el pedrisco, que ha causado daños en más de la mitad del conjunto de hectáreas siniestradas", señalan desde Agroseguro. Y destaca que "llama la atención que estos fenómenos se producen cada vez en fecha más tempranas". Las cifras lo corroboran. Durante el pasado año, las tormentas de granizo que soportaron las producciones aragonesas dañaron un total de 22.642 hectáreas. «Los efectos del pedrisco son muy claros ya que los impactos provocan normalmente la destrucción de los frutos o de los brotes productivos», explican desde la entidad aseguradora.

Zaragoza, la más castigada

La provincia zaragozana ha sido la más afectada por los siniestros. En ella, 49.597 hectáreas han resultado dañadas, especialmente por la sequía y el pedrisco, que ha afectado por especial virulencia a las comarcas de Zaragoza (17.662 hectáreas), donde el cereal ha sido el más perjudicado, y a Calatayud (5.571 hectáreas) y La Almunia (12.142 hectáreas), dos importantes zonas productoras de fruta dulce que fueron castigadas por el granizo.

En la provincia altoaragonesa, los siniestros han provocado daños en un total de 28.133 hectáreas, de las que más de al mitad (15.510) se concentran en la comarca de la Hoya de Huesca, donde la falta de lluvias ha provocado importantes mermas en las producciones de herbáceos.

Los siniestros en la provincia de Teruel han dañado 27.546 hectáreas y casi la práctica totalidad de las mismas estaban ocupadas por cereales. Las mayores pérdidas, y por lo tanto las más elevadas indemnizaciones, se han centrado en la comarca del Bajo Aragón, donde la superficie afectada alcanza las 6.543 hectáreas, de las que 5.551 estaban ocupadas por los cereales y 1.808 por leñosos.

Etiquetas
Comentarios