Despliega el menú
Economía

industria

"Es muy grave que Schindler, que cada año gana más, eche a la calle a 119 familias"

La plantilla mostrará su rechazo al ERE extintivo en la plaza del Pilar en el acto de protesta que convoca el comité de huelga de FCC

Asamblea de los trabajadores de Schindler convocada por USO.
Asamblea de los trabajadores de Schindler convocada por USO.
Oliver Duch

Medidas contundentes que obliguen a Schindler a retirar el ERE extintivo son las que decidieron ayer algunos de sus trabajadores en la asamblea convocada por USO. Su primera manifestación pública de rechazo al despido colectivo la harán coincidir con el acto de protesta convocado la próxima semana por el comité de huelga de FCC. Defender el empleo ante una reestructuración cuyas razones solo entiende la multinacional es el objetivo, según este sindicato, uno de los integrantes del comité junto a Comisiones Obreras y UGT. "Es muy grave que Schindler que cada año gana más dinero eche a la calle a 119 familias", denunciaron.

"Nos dicen que nos despiden y seguimos produciendo a destajo y con presión de los supervisores ¿qué más nos tienen que hacer?", se preguntaba uno de los asistentes a la asamblea, partidario de convocar ya una huelga. "Aunque nos den dinero, las perras se van y ¿qué hacemos con 50 años y sin trabajo?" señalaba otro empleado de Schindler.

Fue el pasado 15 de enero cuando la compañía suiza comunicó su decisión de llevarse de Zaragoza, después de 75 años, la fabricación de elementos de seguridad para ascensores alegando la pérdida de mercado en el sur de Europa y el desplazamiento del negocio hacia Europa del Este y justificándolo con que «hay que desarrollar la actividad productiva cerca de donde se encuentra la demanda».

"Ha sido un palo tremendo", reconocía ayer otro de los operarios de la antigua Giesa. "No podemos tardar más en salir a la calle a denunciar que nos quitan el trabajo". Las razones que alegan son del todo "insuficientes", decía recientemente José Antonio Dieste, de Comisiones Obreras y presidente del comité. "Es una deslocalización pura y dura que solo responde a intereses de mercado".

"Hay Eres que se han paralizado como el de Coca Cola, el de Neumáticos Continental o La Naval de Bilbao. Ahora nos toca a nosotros pelear", advertía Longinos Rived, de USO y miembro del comité. "Nos dice la empresa que la mayoría de componentes que hacemos están obsoletos y si es así ¿por qué los van a seguir produciendo en Eslovaquia?", planteaba otro de los asistentes a la asamblea en el turno de palabras.

"Aquí estamos dando una calidad de trabajo. Schindler gana cada vez más dinero y aún así cierran la fábrica y se la llevan a Eslovaquia para ganar miserablemente algo más", criticaba otro empleado, indignado ante un despido colectivo que nadie esperaba a estas alturas. Schindler, en plena crisis, presentó un expediente de regulación temporal de empleo de 75 días, con carácter preventivo que apenas llegó a aplicar. Ahora, según algunos trabajadores, la empresa vuelve a ponerse la venda antes que la herida presentando este ERE por si acaso el Gobierno deroga o cambia la reforma laboral. "Somos una de las mejores plantas. Fabricamos con más calidad que Eslovaquia, pero les da igual. El dinero es el dinero", apuntaba otro trabajador.

El ERE extintivo presentado ante la autoridad laboral incluye a 106 hombres y 13 mujeres de producción. «No nos engañemos.  Primero será fabricación y luego se llevarán lo demás», avisaba otro de los asistentes a la asamblea.

Dieste, máximo responsable de la representación de los trabajadores ya lo dijo recientemente. Este ERE «no es solo el problema de los 119 trabajadores afectados sino que pone en riesgo la continuidad de todo». Si no hay fabricación, si en Zaragoza no se produce, lo que hacen el resto de departamentos salvo mantenimiento, añadió, «se puede hacer aquí o en cualquier sitio. El grave problema del ERE es que va a afectar no solo a los que saldrán sino también a los que nos quedaremos», además de a proveedores y otras empresas.

En la asamblea la plantilla pidió sobre todo unidad de acción al comité –con 6 delegados de CC. OO., 5 de UGT y 2 de USO– y una respuesta firme que recoja su más rotundo ‘no’ al ERE. Dar visibilidad al conflicto con protestas la próxima semana, que se convoque una asamblea general y que se cuente con el respado de algún asesor externo son las demandas que la plantilla trasladó ayer. «Hay que defender nuestros puestos de trabajo. La intención de Schindler es el cierre de la fábrica de Zaragoza entre el 1 y 30 de abril y hay que pararlo».

Las razones que da la empresa

Desde Schindler argumentan para la presentación del ERE la bajada de la demanda en el mercado del sur de Europa y los cambios tecnológicos que han simplificado la forma de fabricar. "Mientras el total de suministros desde España en 2007 era el 30,3%, es decir, el equivalente a los de Francia (13,4%), Alemania (7,1%) y Suiza (9,8%) juntas, en 2018 el porcentaje de España era solamente del 8,5% del total de Europa". Junto a la evolución del mercado, la compañía esgrime como argumento para llevarse la producción de Zaragoza a que "la simplificación del nuevo modelo de producción de ascensores permite su fabricación en una sola planta en toda Europa y por razones de mercado y logística" y contar "con las inversiones necesarias para producir" en dicha planta, más cercana a la demanda. Schindler tiene cuatro centros de producción de componentes: dos en Suiza, uno en España y otro en Eslovaquia.

Etiquetas
Comentarios