Despliega el menú
Economía

Agricultura

Alarma en el campo por la posible marcha de Desarrollo Rural a Transición Ecológica

El consejero de Agricultura considera una "grave amenaza" que se financien las medidas medioambientales con los recursos de "la política de estructuras agrarias".

Teresa Ribera, vicepresidenta de Transición Ecológica y Reto Demográfico.
Teresa Ribera, vicepresidenta de Transición Ecológica y Reto Demográfico.
EFE

"Alarma total", "mucha preocupación" y una "profunda indignación". Es lo que ha sembrado en el campo aragonés la posibilidad de que las políticas de Desarrollo Rural salgan del Ministerio de Agricultura para engrosar las competencias de la vicepresidencia que lidera Teresa Ribera, esto es, Transición Ecológica y Reto Demográfico. No está todo decidido pero parece más que probable que esta intención del Gobierno de Pedro Sánchez sea estudiada en el Consejo de Ministros que se celebra este viernes. Y si se aprueba "será un completo error", señalaron este jueves tanto los responsables de las organizaciones agrarias aragonesas como el consejero de Agricultura, Joaquín Olona.

"Espero que no suceda, pero me temo lo peor", aseguró Olona, que si bien dejó claro que respeta la decisión que tome el nuevo Ejecutivo, explicó que ya ha trasladado su "malestar" al Departamento que dirige Luis Planas.

El problema no es quién tenga las competencias, detalló el consejero aragonés. Lo que alarma al titular de Agricultura es que "se utilicen fondos de la política agraria para financiar políticas medioambientales, muy necesarias, por supuesto, pero que tienen que tener su propio presupuesto". Porque el Desarrollo Rural, "en el nombre llevamos el pecado original", señaló el consejero, no es otra cosa que las políticas de estructuras del sector agrario (incorporación de jóvenes, industrias alimentarias, creación de nuevos regadíos y modernización de los ya existentes...) y, en definitiva, "la herramienta de política agraria de las comunidades autónomas, que son las que aportan buena parte de su cofinanciación", insistió.

Para Olona, que destacó que esta situación se ha generado "por confundir el desarrollo rural con los programas Leader", utilizar los recursos del sector agrario para evitar la despoblación del medio rural "es un perjuicio para el propio medio rural". Y aunque reiteró su defensa por las políticas medioambientales –es también consejero de Medio Ambiente– y de todas aquellas que reviertan los riesgos de la España vacía, aseguró que "ni en el peor de mis sueños me imaginaba que esto podría suceder". Mucho menos, señaló, en plena negociación de la reforma de la Política Agraria Común en la que los titulares de Agricultura de todas las comunidades autónomas suscribieron la conveniencia de que el plan estratégico nacional integre la PAC en su conjunto: primer pilar (ayudas directas) y segundo pilar (desarrollo rural).

"Es una barbaridad"

Los responsables nacionales de COAG, Asaja y UPA ya han hecho saber a Pedro Sánchez su preocupación porque en el Real Decreto 2/2020 del 12 de enero las atribuciones que corresponden a Desarrollo Rural, "pilar esencial de la PAC", no aparecen entre las competencias del Ministerio de Agricultura. Se lo transmitieron ayer en una carta en la que recordaron al presidente que la gestión de estos fondos es de tal complejidad "que no anima a hacer experimentos de ningún tipo".

Las voces de estas organizaciones agrarias en Aragón también fueron muy críticas. "Sería una barbaridad", señaló José Manuel Roche, secretario general de UPA, que insistió en que "el Desarrollo Rural es para hacer políticas agrarias". Roche manifestó además su temor a cómo podría influir este cambio en la transformación de regadíos.

En similares términos se expresó el secretario general de UAGA, José María Alcubierre, que aseguró que "da un miedo atroz" que se utilicen los fondos de la política agraria para hacer "políticas verdes". Mostró su preocupación por "el desconocimiento total del medio rural que ha mostrado la ministra Ribera" y advirtió que con esta decisión el Ministerio de Agricultura terminará siendo un departamento "burocrático".

Fernando Luna, presidente de Asaja en Huesca, interpretó este posible cambio "como una decisión para primar las políticas medioambientales frente a las productivas", y destacó que financiar las medidas contra la despoblación con el dinero para rejuvenecer el sector, modernizar el regadío... "no es la mejor manera".

Y todos coincidieron en que si así sucede mostrarán su desacuerdo en "unidad de acción y en la calle".

Etiquetas
Comentarios