Despliega el menú
Economía

El fraude aflorado en 2019 por Inspección de Trabajo en Aragón se eleva a 49,3 millones

La labor inspectora convirtió en indefinidos 4.939 contratos temporales y sacó a la luz 5.891 empleos no declarados

Román García Oliver, director territorial de la Inspección de Trabajo en Aragón.
Román García Oliver, director territorial de la Inspección de Trabajo en Aragón.
Toni Galán

Un año más la Inspección de Trabajo en Aragón ha intensificado su actividad dando como resultado un total de 49,3 millones recaudados, hasta el 31 de octubre de 2019, para la Seguridad Social: 38,8 millones en concepto de liquidación a empresas que no cumplían (tanto en cotizaciones a la Seguridad Social, prestaciones, bonificaciones y subvenciones indebidas) y otros 10,5 millones más por sanciones a las mismas (en concepto de irregularidades en seguridad y salud laboral, relaciones laborales, empleo y extranjeros y economía irregular).

Prácticamente los resultados se han doblado, destacó Román García Oliver, director de la director territorial de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Aragón (ITSS), desde que el Gobierno puso en marcha en julio de 2018 el plan director por un trabajo digno. Así, en los diez meses del pasado año, y con datos provisionales, ya que faltan todavía dos meses por computar, en Aragón los empleos aflorados han sido 5.891, el 86% más que en anteriores ejercicios. Se trata del total de trabajadores cuya actividad no estaba reconocida por falta de alta en la Seguridad Social, por carencia de autorización para trabajar o por declarar jornadas muy reducidas.

Dentro de dicha cifra de empleo aflorado, una tercera parte son los denominados ‘falsos autónomos’ aquellos que están dado de alta como autónomos de manera forzosa, pero que en realidad son trabajadores por cuenta ajena no reconocidos por las empresas. «Según datos provisionales a 30 de septiembre serían 1.841, aunque en la cifra de cierre de 2019 superarán los 2.000», anticipó el máximo responsable de la Inspección en Aragón, que aseguró se sigue trabajando en la detección de más casos. «Ha afectado fundamentalmente a empresas de reparto que usan plataformas tecnológicas y falsas cooperativas de trabajo asociado del sector cárnico, transportes, etc». Si bien, igualmente, añadió, «se está detectando en otras actividades como seguros y auxiliares de manufacturas». El problema de ‘falsos autónomos’, constató García Oliver, «conlleva cuestionar un modelo de negocio con actuaciones masivas de gran volumen que absorben gran cantidad de recursos de la ITSS y que están exigiendo nuevas formas de organización y medios de los que no se dispone en la medida necesaria».

Abuso de la temporalidad

En los 18.455 expedientes tramitados por Inspección de Trabajo en Aragón hasta el 31 de octubre de 2019 también tiene un peso importante el fraude en la contratación. La precariedad del mercado laboral se evidencia en el abuso de la temporalidad, que sigue siendo bastante elevada. Así en los diez primeros meses del año, la labor inspectora consiguió transformar en indefinidos 4.939 contratos, es decir, aquellos que o por encadenamiento de contratos temporales superaban el límite de más de 24 meses en un periodo de 30, o por ser eventuales de duración superior a doce meses la ley obligaba a hacerlos indefinidos o, por último, los de obra y servicio con una duración superior a los tres años (salvo que el convenio aplicable establezca la posible ampliación de este máximo a 4 años). 

Además, Inspección ha tenido que revisar al alza la jornada de mucho contrato parcial que tenía declaradas muchas menos horas de las que en realidad se hacían. En total ha intervenido en 938 contratos de este tipo en Aragón en los diez primeros meses de 2019. Por sectores, la contratación temporal fraudulenta se ha detectado sobre todo en la industria manufacturera con un 21,55% y en el comercio con un 17,21%. Sin embargo, en el plan de choque contra el fraude en el uso de la contratación a tiempo parcial, el sector que más afectado se ha visto es la hostelería con un 54,38% y el comercio con el 25,06%.

Estos resultados al alza de la Inspección de Trabajo en Aragón engloban también un incremento en el número de denuncias, destacó Román García Oliver. «Se han presentado 3.205, un 22% más que en el mismo periodo del año anterior en que llegaron a la ITSS 2.628. Las que tienen que ver con registro de jornada han sido 97 en Aragón. Por ahora, hemos finalizado la tramitación de 32 y hemos levantado tres actas de infracción con una sanción de 3.876 euros», concluyó. 

Etiquetas
Comentarios