Despliega el menú
Economía

El SAMA cierra 2019 con 8.504 mediaciones individuales realizadas, mil más que un año antes

La alta rotación en el mercado laboral y la incertidumbre ante la desaceleración económica explican este dato, el más elevado registrado desde 2013

Imagen de archivo de la reunión en el SAMA por la huelga en el tranvía de 2018
Imagen de archivo de la reunión en el SAMA por la huelga en el tranvía de 2018
ARANZAZU NAVARRO

2019 ha sido un año de mucha actividad para el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA). Le ha tocado resolver un total de 8.632 expedientes (8.504 han sido individuales y 128 colectivos) frente a los 7.625 de 2018 (7.472 de carácter individual y 153 colectivos), es decir un millar más. Han sido despidos individuales, la mayoría objetivos y disciplinarios, los principales tramitados por el SAMA y resueltos en un 77% con acuerdo, según informaron fuentes sindicales. «Lo preocupante es que se ha superado los 8.000. Estamos igual que en 2013, el año posterior a la aplicación de la reforma laboral. Seguimos en ese escenario de flexibilidad del mercado laboral y escaso coste del despido», señaló José de las Morenas, de UGT Aragón.

«El repunte de actividad del SAMA en 2019, al sobrepasar los 8.000 expedientes, la mayoría por despido, constata la precarización del empleo con cada vez más gente entrando y saliendo del mercado y la altísima rotación en los puestos», criticó el líder de CC. OO. Aragón, Manuel Pina. «Después de cinco años superando los 7.000 expedientes de media, estamos en un millar más, el mismo dato que en 2013: la reforma favoreció entonces el incremento de despidos y ahora ante el menor crecimiento repuntan».

«Este repunte no me sorprende. En los últimos cinco años los expedientes tramitados por el SAMA no han bajado de los 7.500 y en 2019 han superado los 8.000. Es el segundo dato más elevado desde 2013, pero las circunstancias son radicalmente diferentes», señaló por su parte Carmelo Pérez, secretario general de Cepyme Aragón. «En 2013 había que hacer reajuste de plantillas y en 2019 responde al parón de la demanda. Hay menos pedidos fruto de la desaceleración y ante la incertidumbre, las empresas no pueden contratar a largo plazo», explicó.

Juan Carlos Dehesa, director de Relaciones Laborales y Servicios para el empleo de CEOE Aragón, puntualizó que pese a tener datos similares en el SAMA en tramitaciones individuales, la mayoría por despido en 2019 que en 2013 el escenario es distinto. «Ahora no es de crisis sino de parón o de desaceleración, es decir, se crece menos. Como el empleo se mueve a base de expectativas si la tendencia es que esto se frena, como empresa me protejo». De ahí, que haya más movilidad laboral, dijo, pero «si se analiza el porcentaje de acuerdo alcanzado en el SAMA, más de un 70%, 2019 no corresponde a un año malo para el empleo», aseveró.

Etiquetas
Comentarios