Despliega el menú
Economía

AUTÓNOMOS

Aragón pierde un autónomo del comercio al día

En el último año, han dejado de ser autónomos 445 comerciantes en Aragón: 336 en la provincia de Zaragoza, 84 en Huesca y 25 en Teruel.

En noviembre de 2015 se contabilizaban 22.425 autónomos dedicados al comercio. Ahora, a diciembre de 2019, quedan 20.699.
En noviembre de 2015 se contabilizaban 22.425 autónomos dedicados al comercio. Ahora, a diciembre de 2019, quedan 20.699.
Rafael Gobantes

La falta del relevo generacional y el auge del comercio ‘online’ están haciendo mella en el comercio aragonés. El número de autónomos aragoneses dedicados al comercio ha descendido un 2,1% en el último año. Concretamente, 445 comerciantes aragoneses dejaron de ser autónomos durante 2019, según datos de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) y de la asociación de Autónomos de Aragón (UPTA), lo que significa que la Comunidad perdió más de un autónomo del comercio al día. Una sangría que lleva produciéndose durante los últimos cuatro años. En noviembre de 2015 se contabilizaban 22.425 personas; ahora, a diciembre de 2019 se quedan en 20.699.

“Es un hecho: las nuevas generaciones compran por internet y los grandes, como Amazon, están monopolizando el mercado, además de porque cuentan con grandes ventajas, también debido a la falta de adecuación a las nuevas tecnologías de los comercios locales”, explica Álvaro Bajén, abogado y secretario general de UPTA Aragón, que alude al informe ‘Digitalización de la empresa española’, elaborado por la Unión General de Trabajadores (UGT), en el que se observa que “la revolución tecnológica está aumentando las diferencias entre las grandes y pequeñas y medianas empresas, puesto que mientras las grandes lideran esta transformación digital, las pequeñas y medianas se quedan muy atrás, y las microempresas, simplemente, declinan el uso del comercio electrónico”.

"Es un hecho: las nuevas generaciones compran por internet y los grandes, como Amazon, están monopolizando el mercado porque cuentan con grandes ventajas y por la falta de adecuación a las nuevas tecnologías de los comercios locales"

Por eso, para revertir estas cifras, en palabras del secretario general de UPTA Aragón, “no solo se trata de un problema de fiscalidad, sino de promover las actividades económicas rentables en cada zona y de desarrollar políticas activas concretas, como por ejemplo las referentes al relevo generacional o al desarrollo de una buena infraestructura digital”.

De la misma forma se expresa Lorenzo Amor, presidente de ATA: “El comercio se enfrenta a grandes retos como son la venta ‘online’ y la digitalización que, como ya hemos dicho otras veces, va a obligar a los comerciantes a renovarse”.

En el último año, por provincias, el descenso ha sido más notable en Huesca, donde se ha reducido el número de autónomos un 2,4%, 84 menos hasta los 3.366. En Zaragoza, la bajada ha sido del 2,2%: 336 comerciantes menos, hasta los 15.072. Y a pesar de que en todas se ha producido un decrecimiento, en Teruel, este ha sido de menor calado, del 1,1%: 25 autónomos dedicados al comercio han dejado de serlo y quedan 2.262.

“Falta por conocer el dato por comarcas, unas cifras muy interesantes, puesto que en aquellos lugares donde el turismo está cobrando fuerza el comercio, incluso, crece”, anota Bajén. “Es el caso de las zonas pirenaicas, donde la promoción de la actividad turística ayuda a los comercios locales”.

Eso sí, como indica Amor, la despoblación es el gran enemigo: “El comercio es el sector que más ha acusado el proceso de despoblación que tanto nos preocupa. Cuando en una localidad se cierra el pequeño negocio, el pueblo muere, y cuando no se dan oportunidades reales de emprendimiento y relevo generacional en esos mismos municipios, los jóvenes se marchan y los comercios pierden toda posibilidad de clientes. Donde se cierra un comercio, se pierde la vida del pueblo. Es un círculo que debemos romper para salvar el comercio y revitalizar nuestras comunidades con mayor índice de población rural. Debemos poner medidas que paren esta sangría ya”.

"Cuando en una localidad se cierra el pequeño negocio, el pueblo muere"

Es a esto mismo a lo que se refiere el secretario general de UPTA Aragón: “Los autónomos son empresarios, pero a su vez son trabajadores, y por tanto, se deben incentivar, con medidas específicas, las jubilaciones activas para incentivar el relevo generacional. Hay que aceptar que el autónomo es un trabajador, y si desaparece él, desaparece el negocio. Es importante prestar atención a esta realidad”. 

Etiquetas
Comentarios