Despliega el menú
Economía

Laboral

Los sindicatos minoritarios de PSA exigen mejoras ante las “aberrantes” jornadas

Las secciones sindicales de CGT, OSTA y Stopel en la factoría de Figueruelas endurecerán sus acciones si la dirección no toma medidas.

Asamblea de trabajadores convocada en Zaragoza por las secciones sindicales de CGT, OSTA y Stopel en la factoria de PSA en Figuerelas
Asamblea de trabajadores convocada en Zaragoza por las secciones sindicales de CGT, OSTA y Stopel en la factoria de PSA en Figuerelas
Guillermo Mestre

Los representantes de las secciones sindicales de CGT, OSTA y Stopel en la factoría de Opel en Figueruelas –integrada en PSA– trasladarán a la dirección el malestar que reina en la plantilla ante la modificación sustancial de las condiciones de trabajo implantadas por el grupo francés "de manera unilateral". Y lo harán para que, en un plazo no demasiado largo, se tomen medidas que contribuyan a minimizar "lo que están sufriendo los trabajadores" con los "aberrantes calendarios de trabajo". Si no se escucha su petición, estos sindicatos –minoritarios en la factoría– están dispuestos a endurecer sus acciones, aunque estas están todavía por concretar.

Así lo decidieron ayer los trabajadores que acudieron a la asamblea convocada en Zaragoza por los responsables de estas tres secciones sindicales, en la que durante más de tres horas se estuvo debatiendo la transformación laboral que se ha impuesto en la planta por el lanzamiento del nuevo Corsa y que, según indicaron los sindicalistas, ha supuesto una mayor carga de trabajo, el aumento de los turnos productivos, la imposibilidad de conciliar y, como consecuencia, "un deterioro de la salud física y psicológica de la plantilla".

Como explicaron los representantes de CGT, OSTA y Stopel, como primera medida enviarán un escrito a la empresa y al resto de los sindicatos en el que detallarán "el malestar de la plantilla y la problemática de la planta". Pero, además, y para informar a todos los trabajadores, realizarán asambleas en las pausas informativas y concentraciones en todas las naves. "No descartamos cualquier otro tipo de movilizaciones y medidas de presión si la empresa y los otros sindicatos no rectifican ciertas actitudes y propuestas hacia esta plantilla", señalaron de forma conjunta los sindicalistas, que agradecieron a los "400 compañeros que han asistido a la asamblea" su implicación y su predisposición a ser parte de las movilizaciones propuestas.

"Tenemos que sumar más gente y esperamos además contar con los otras secciones sindicales porque también son conscientes de la mala situación que se vive en la fábrica", señalaron los convocantes, que aseguraron que a la asamblea habían acudido no solo sus afiliados sino también trabajadores que pertenecen a otras siglas. "Algunos lo han dicho abiertamente", señaló el responsable de CGT en Opel, Santiago Arcos.

Los sindicatos minoritarios insisten en que la intención de PSA de fabricar más y que Figueruelas recupere este año el ansiado récord de producción anterior a la crisis ha saturado los puestos de trabajo hasta "cuotas inéditas". Y recuerdan que tanto CGT como Opel y Stopel ya intentaron, a través de la Comisión de Organización, que se activaran fórmulas para paliar la situación, ya que las medidas puestas en marcha no estaban resolviendo el problema. Ayer, durante la asamblea, trabajadores y sindicalistas insistieron en que "falta mucha gente" y que resulta más que necesario "que haya contrataciones".

"Sindicalismo oportunista"

No participaron en esta asamblea los sindicatos mayoritarios, cuyos representantes se mostraron críticos con esta convocatoria. "Desconozco el objetivo real de la asamblea y las propuestas que se van a plantear", señaló Ana Sánchez, secretaria general de Industria de CC. OO. en Aragón. Sánchez aseguró que el resto de las organizaciones sindicales ni habían sido invitadas ni se les había planteado "absolutamente nada" en el marco del comité de empresa. En opinión de Sánchez, con este tipo de actos los sindicatos convocantes solo tratan de seguir alimentándose de la frustración que supone para los trabajadores cualquier modificación y cambio, "pero sin hacer propuestas ni de confrontación y/o negociación".

El secretario general de FICA UGT en Aragón, José Juan Arcéiz, dejó claro que respetan la asamblea y las decisiones que en ella se tomen, pero fue muy crítico al asegurar que su sindicato no comparte esta decisión puesto que "antes de hacer una asamblea para decidir no se qué hay otras herramientas que ya estamos utilizando".

Arcéiz explicó que ya se ha hablado con la empresa sobre los puestos que están saturados y los que exigen una mejora ergonómica, pero reconoció que no es fácil mejorarlo de la noche a la mañana. Lamentó el "sindicalismo oportunista" de los convocantes e insistió en que lo que hay que hacer es trabajar para la integración en PSA y para que el grupo francés continúe apostando por dejar la producción en la planta de Figueruelas.

Etiquetas
Comentarios