Despliega el menú
Economía

macroeconomía

La economía aragonesa creció el 1,9% anual en el tercer trimestre de 2019

La cifra muestra una ligera aceleración de una décima, a pesar del marco global tendente a la desaceleración de la actividad. 

La exportaciones experimentaron un fuerte repunte en el segundo trimestre de 2019.
La exportaciones experimentaron un fuerte repunte en el segundo trimestre de 2019.
Oliver Duch

La economía aragonesa creció en el tercer trimestre del año pasado un 1,9% anual y un 0,3% trimestral, mostrando una ligera aceleración de una décima en ambos casos a pesar del marco global tendente a la desaceleración de la actividad.

Este ritmo de crecimiento estaría en línea con el promedio de la economía nacional, que también anotó un avance del 1,9% anual en el verano, y se situaría siete décimas por encima de la media de la Zona Euro, cuyo PIB aumentó un 1,2 % anual en el mismo período, según el último Boletín Trimestral de Coyuntura publicado este viernes por el Departamento de Economía del Gobierno de Aragón.

La composición del crecimiento de la economía aragonesa durante el verano mantuvo una aportación positiva tanto de la demanda interna como de la externa, mientras que desde el punto de vista de la oferta, el comportamiento de los diferentes sectores productivos fue dispar, con una aceleración en agricultura e industria y la pérdida de "algo de fuelle" en construcción y servicios.

Dentro de la demanda interna se produjo cierta recuperación del consumo de los hogares, al aumentar un 1,1 % anual en el tercer trimestre, un ritmo modesto pero cuatro décimas superior al experimentado en primavera. En sentido contrario, el consumo de las administraciones públicas se moderó al crecer un 1,7 %, siete décimas menos respecto al 2,4 % anual anotado en el período previo.

La inversión en construcción se contrajo hasta el 0,5 % anual en el verano, mientras que la inversión en bienes de equipo regresó a terreno positivo al repuntar un 1,3% anual.

En la demanda externa, las exportaciones experimentaron un fuerte repunte, del 12,1 % anual, más de seis puntos por encima del trimestre precedente. Por su parte, las importaciones subieron un 1,9 % anual tras haber sufrido severas contracciones en los tres trimestres precedentes.

Desde el punto de vista de la oferta, la evolución de los diferentes sectores productivos en el tercer trimestre fue dispar en, de forma que la agricultura recuperó pulso con un incremento del 1 % anual en el verano tras una caída del 1,7 % en primavera y una variación anual nula en el invierno, y la construcción siguió una senda opuesta, con una ligera contracción del 0,8 % anual tras crecer los trimestres precedentes el 2,3 % y el 4,2 %.

Por su parte, la industria manufacturera repuntó al crecer un 2,2 % anual en el tercer trimestre de 2019, superando la leve caída del 0,2 % anual del trimestre precedente y el débil aumento del 0,2 % anual observado en invierno.

El sector servicios creció también el 2,2 %, continuando en su caso la tendencia a la desaceleración, ya que venía de crecer un 2,7 % anual en invierno y un 2,5 % anual en primavera.

No obstante, la rama de comercio, transporte y hostelería, la de mayor peso relativo dentro del sector terciario, aumentó un 2,4 % anual en el tercer trimestre, una décima por encima del trimestre precedente.

Por su parte, la rama de Administración pública, educación y sanidad, moderó su ritmo al aumentar un 1,3 % anual en verano, un punto y cuatro décimas por debajo del registro de primavera.

Según el informe, el buen comportamiento del ritmo de actividad económica se trasladó al mercado de trabajo y, de acuerdo con la Encuesta de Población Activa (EPA) elaborada por el INE, la ocupación aumentó en Aragón el 2,6 % anual en el tercer trimestre del año, nueve décimas por encima del trimestre previo.

En concreto, la cifra de ocupados se situó en 595.100 personas en verano, mientras que la población activa repuntó un 2,4 %, algo que no se producía desde 2008. Con ello el número de activos se situó en 659.000 personas, cifra cercana al récord histórico de 680.000 activos alcanzado a finales de 2008.

El departamento de Economía destaca este positivo comportamiento de la población activa en Aragón, que acumula cinco trimestres consecutivos de sensibles incrementos y reflejan el dinamismo en la incorporación de la población al mercado de trabajo.

Como resultado, el número de parados en Aragón era de 63.900 personas en el verano, lo que situaba la tasa de paro en el 9,7 % de la población activa en el tercer trimestre del año, tres décimas por debajo del trimestre anterior y la tasa más baja desde el cuarto trimestre de 2008.

El coste total por trabajador y mes se situó en el verano en 2.437,25 euros, lo que se tradujo en un incremento del 3,4 % anual, dos décimas más que el dato de primavera.

Según el departamento de Economía, los datos sugieren una continuidad en la expansión de la economía aragonesa a lo largo del cuarto trimestre de 2019, con una tendencia a la moderación en el ritmo de actividad, y se espera que este escenario permanezca vigente durante los próximos trimestres, condicionado por la evolución de la economía nacional e internacional

Etiquetas
Comentarios