Despliega el menú
Economía

Un total de 74 jóvenes aragoneses, de 7.000 que podrían estar fuera, ha vuelto en un año gracias al plan de retorno de la DGA

Se trata de un plan pionero, ya que el estatal aún no se ha puesto en marcha, y son mujeres, en un 60% las que han optado por construirse un proyecto de vida en la comunidad, tras haberse marchado para buscarlo 

Dos de las jóvenes aragonesas que han retornado gracias al plan del Gobierno aragonés, Marta Mancebón y Ana Omeya, hablando con los directores gerentes del IAJ y del Inaem, Adrián Gimeno y Raúl Camarón.
Dos de las jóvenes aragonesas que han retornado gracias al plan del Gobierno aragonés, Marta Mancebón y Ana Omeya, hablando con los directores gerentes del IAJ y del Inaem, Adrián Gimeno y Raúl Camarón.
DGA

Son 46 mujeres frente a 28 hombres los que se han decidido a volver Aragón para construirse un futuro gracias al plan 'Aragón retorno joven' puesto en marcha por el Ejecutivo autonómico a través del Instituto Aragonés de la Juventud (IAJ), dotado con un presupuesto de 50.000 euros  y que ha permitido durante 2019 trabajar con 252 jóvenes que estaban fuera de Aragón, en otros puntos de España o del extranjero, para invitarles a volver.  Entre los 74 que ya han regresado con un puesto de trabajo, los perfiles profesionales que más se repiten son los de ramas sanitarias, científicas y de ingeniería, así como de sectores como el márquetin o el comercial, entre otros. "A los investigadores es a los que resulta más difícil buscarles una salida. Pero tratamos de trabajar con ellos en reconvertir sus perfiles hacia el sector privado orientándoles hacia los departamentos de calidad e I+D de las empresas. Son 58 las que están adheridas al plan pero queremos sumar a muchas más", ha manifestado Adrián Gimeno, director gerente del IAF.

En total se han llevado a cabo 1.133 asesorías, que se dividen en cinco áreas: laboral, emocional, emprendimiento, vivienda y movilidad. "74 es solo una cifra, pero detrás hay historias vitales" ha recordado el máximo responsable del IAJ que se ha mostrado “satisfecho” con este resultado. "No contábamos con que regresaran tantos. Nuestro propósito, como dijimos en las Cortes, no era que regresaran los 7.000 que pueden estar fuera. En realidad, no sabemos cuantos de esos jóvenes han vuelto y algunos no quieren hacerlo. Pero queríamos abrir esta ventana y oportunidad para que los que así lo desean, se sientan apoyados". Se trata, explicó, de asesorarles sobre todo en el choque cultural que viven, por ejemplo los que vuelven de Norteamericana o de otros países europeos. "Cambian de vida por segunda vez: primero cuando se fueron y luego al regresar, por eso, tratamos de acompañarles y ver como evolucionan", ha explicado. 

El plan incluye ayudas de un máximo de 3.000 euros para alquiler los primeros meses o ayudas al emprendimiento porque algunas de las mujeres que han vuelto lo que quieren es desarrollar su propio negocio, ha añadido. De hecho, se ha ejecutado el 100% de los 50.000 euros destinados a este programa el año pasado y para este 2020 la intención, ha reconocido Gimeno, es “impulsar el proyecto a mayor escala e incrementar los servicios prestados” .

Preguntado por la razón por la que esos 76 han vuelto, Gimeno ha contestado que "la mayoría han visto que era el momento, o lo hacían ahora o ya no volvían o tienen hijos y justo quieren hacerlo antes de que estén en edad de escolarización". Lo que se procura, ha indicado el director gerente del IAJ es que puedan regresar con un puesto de trabajo similar y condiciones al menos idénticas a las que tenía, pero eso no siempre es fácil, ha admitido.  “La voluntad es doble porque se persigue favorecer el retorno a la Comunidad de profesionales de hasta 35 años, que se encuentran desarrollando su carrera profesional fuera de su territorio y tender lazos con aquellos que siguen en el extranjero para que quede patente que no nos olvidamos de ellos”.

Aunque el proyecto se planteó en octubre de 2018, fue a principios de 2019 cuando se lanzó la primera convocatoria de ayudas económicas. El director gerente del Inaem, Raúl Camarón, ha explicado que con el convenio firmado con el IAJ, lo que "hacemos es que estos jóvenes que están fuera puedan apuntarse como demandantes de empleo en el Inaem y al mismo tiempo animamos a las empresas que buscan estos perfiles a veces internacionales a que sepan que hay jóvenes aragoneses que podrían cubrir esa oferta". En este sentido, ha admitido que "a todos nos gustaría que las empresas ofrecieran salarios más elevados, pero desde el Inaem lo que podemos hacer es crear programas para subvencionar el emprendimiento".  

Marta Mancebón, una de las aragonesas que se ha decidido retornar, ha comentado ante los medios que después de pasar tres años en el Reino Unido y agotársele el visado para seguir dando clases de español en Estados Unidos, ha decidido volverse a Zaragoza "por la familia". "Me fuí a los 22 años, volví y pasé un tiempo en Málaga, Cuenca y Soria y volví a Zaragoza en junio del pasado año". Titulada en Filología inglesa, tiene 29 años. "Tengo contrato hasta julio en la Academia General Militar de Zaragoza. Es la vez que dipongo de un contrato con las mejores condiciones, pero es temporal. Después no se qué hare si opositar o meterme en hacer un doctorado". Asegura que leyó por internet que existía este programa de 'Aragón retorno joven' y lo supo también por amigos que habían vuelto a España y se decidió a probar. 

En el caso de Ana Omeya, licenciada en Magisterio y que ha vuelto a su pueblo, Fórnoles (Teruel), ha explicado que después de vivir y trabajar diez años en Barcelona, a donde se marchó con 18 años, sintió la necesidad de volver a casa. "La gran ciudad te acaba cansando y necesitaba los espacios de tranquilidad que te da el pueblo. Viven solo 30 personas y los únicos jóvenes son mi hermana, mis primos y yo", ha indicado. "Mi proyecto pasa por quedarme y salir", dice. De hecho, acaba de volver de pasar tres meses en Argentina donde ha hecho un curso de reflexología podal y lo que le gustaría es poder abrir una academia en la que enseñar lo aprendido "Me han explicado aquí cómo puedo hacerme autónoma y salir a flote. Desde el IAJ me están haciendo el acompañamiento y me gusta ver cómo en Aragón en los pueblos pequeños nos están ayudando. Para mi lo rural y volver al pueblo no es despectivo sino que me parece una oportunidad".

Etiquetas
Comentarios