Despliega el menú
Economía

"Si no afecta al empleo me parece muy bien"

Muchos de los trabajadores de la planta de Figueruelas aseguraban ayer no tener conocimiento de la fusión, pero dejaban claro que será bienvenida si no supone recortes.

Trabajadores de la planta de Figueruelas, ayer a la entrada al trabajo en el turno de tarde
Trabajadores de la planta de Figueruelas, ayer a la entrada al trabajo en el turno de tarde
Guillermo Mestre

El acuerdo de fusión aprobado por el grupo automovilístico italoestadounidense Fiat Chrysler (FCA) y el francés PSA, fabricante de Peugeot, Citroën y Opel, provocó las más diversas opiniones entre los trabajadores de la planta del rayo en Figueruelas. La sorpresa y el desconocimiento fueron las reacciones más habituales, porque eran muchos los empleados que aseguraban no saber de qué acuerdo se les hablaba cuando se les preguntaba su opinión sobre el nuevo gigante automovilístico del que formará parte la factoría zaragozana.

"No tenía ni idea, no me he enterado de nada", respondía Pilar López al escuchar que la fusión entre PSA y Fiat generará el cuarto coloso automovilístico del mundo, con sinergias estimadas en 3.700 millones de euros. Sin saber muy bien qué decir y a la espera de tener más información, esta empleada de Figueruelas explicaba que "si nos genera más trabajo, mucho mejor".

Tampoco Julio Morales había oído nada sobre el pacto de fusión. "No se de qué acuerdo me hablas", respondía con evidente sorpresa este empleado que, al escuchar que según el acuerdo la operación no tendrá afección alguna en las plantas, respondía con alivio que "si es bueno para la empresa y para los trabajadores y aumenta el empleo y la producción pues me parece muy bien".

Y es que, aun teniendo conocimiento de la fusión o sin saber muy bien lo que se había firmado, todos los trabajadores a los que se preguntó a las puertas de la fábrica dejaron claro que a la plantilla lo que le preocupa es que más grande o más pequeño el grupo al que pertenezcan mantenga el empleo y la calidad del mismo.

"Me parece muy bien todo lo que sea aprovechar las sinergias para que la rentabilidad de las empresas sea más alta", señalaba Miguel Ángel García. Pero eso sí, a renglón seguido, matizaba: "Pero espero que eso no nos afecte a nosotros en lo que nos toca en función del trabajo". Para este empleado, lo importante es que la fusión entre las dos multinacionales del automóvil no tenga efectos negativos en la producción de las plantas. "Que no bajen la producción ni la repartan", destacaba Miguel Ángel García.

Los sindicatos se muestran favorables al acuerdo, al igual que el cluster de la automoción.

"A unos u otros afectará"

Entre algunos trabajadores, el acuerdo genera también cierta desconfianza. "Sí, sí, siempre dicen que no va a afectar y al final siempre nos afecta", apuntaba Juan Carlos Puyuelo, mientras a su lado asentía otro compañero. Para Puyuelo los mensajes tranquilizadores de los líderes de ambos grupos, que han insistido en que el nuevo grupo resultante no tendrá impacto ninguno en las plantas, especialmente en España donde Fiat no tiene presencia, no sonaban totalmente tranquilizadores. "A unos o a otros siempre termina por afectar, siempre sale malparada alguna fábrica", reiteraba, al tiempo que aseguraba que "creo que alguna planta cerrará"

Pero también los había confiados y satisfechos por la fusión. Así lo manifestaba Daniel Ordóñez, que se mostraba convencido de que las consecuencias serán positivas. En su opinión, la creación del cuarto fabricante mundial "será positiva para la empresa y también para los trabajadores".

Porque lo que preocupa a la plantilla de Figueruelas es que la fusión PSA-FCA no perturbe el momento dulce que vive la factoría de Figueruelas que espera superar en 2020 su récord de producción y alcanzar los 500.000 vehículos.

Etiquetas
Comentarios