Despliega el menú
Economía

banca

Un matrimonio zaragozano demanda al Popular en Móstoles y se ahorra el juicio

El juzgado del municipio madrileño, que corresponde a la sede del Santander, entidad que compró el banco, ha dejado el caso directamente visto para sentencia tras recibir la documentación de ambas partes.

Oficinas del Banco Santander y Popular.
Oficinas del Banco Santander y Popular.
Albert Gea/Reuters

Los juzgados de Móstoles han empezado a tomar medidas para agilizar los procesos de los afectados del Banco Popular que acuden a reclamar el dinero que perdieron con la intervención de la entidad financiera hace dos años. A estos tribunales pueden dirigirse accionistas de toda España que opten por la sede del actual propietario del banco, el Banco Santander, situada en Boadilla del Monte, dentro del partido judicial de Móstoles.

Un matrimonio zaragozano que perdió 213.000 euros en acciones ha sido uno de los beneficiados ya que tras presentar su demanda en el juzgado de Primera Instancia número 6 de Móstoles en mayo, en la audiencia previa que se celebró en noviembre el juez, solo con la documentación recibida por ambas partes (en la demanda y la contestación del banco) dictaminó que quedasen los autos "vistos para sentencia sin la celebración de juicio", ha explicado el abogado del matrimonio, Álvaro García Graells, que calcula que el fallo puede tardar unos dos o tres meses. Ha señalado que esta posibilidad de reducir las fases del proceso está recogida en la ley de Enjuiciamiento Civil para los casos que se consideren "puramente de Derecho". Un concepto que indica que corresponde a las situaciones en las que hay alguna "irregularidad legal" y que afirma que ya se habría utilizado por algunos tribunales madrileños en las reclamaciones por las pérdidas en la salida a bolsa de Bankia.

Ampliación de capital

En la demanda presentada por el matrimonio zaragozano, cliente desde el año 2000, se pide la nulidad del canje de acciones que hizo en 2013 el entonces Banco Popular y las suscritas en la ampliación de capital de 2016 y se alude a las irregularidades detectadas en la contabilidad del banco en los informes de los peritos del Banco de España y la Audiencia Nacional. Además se reclama una indemnización por daños y perjuicios.  

Desde García Graells Abogados se considera que la decisión del juzgado va a ahorrar "costes y tiempo para obtener sentencia" ante la "masiva litigiosidad" del caso, aunque hay que tener en cuenta el volumen de casos de los juzgados madrileños y el posible recurso por parte del banco si la sentencia es favorable a los clientes, que alargaría el proceso. 

La caída del Popular supuso la pérdida de todo su dinero a 300.000 accionistas en España hace dos años. La intervención del banco fue decidida por la Junta Única de Resolución (JUR) europea, con la que se estrenó el organismo, y el Popular fue vendido por un euro al Santander. Eso supuso que las acciones perdieran todo su valor. Mientras los afectados reclaman su dinero por la vía civil, en demandas individuales y colectivas, en la Audiencia Nacional está abierto un proceso contra sus exdirectivos por presuntas irregularidades, en el que también se piden responsabilidades a los organismos europeos.

Etiquetas
Comentarios