Despliega el menú
Economía

25 aniversario

Panishop concluye en 2020 el plan de modernización de instalaciones tras invertir un millón más en obradores

La firma aragonesa, que acaba de celebrar su 25 aniversario, emplea a más de 500 trabajadores

La mitad de la plantilla de Panishop celebrando este lunes el 25 aniversario de la firma en el restaurante Garden de Zaragoza
La mitad de la plantilla de Panishop celebrando este lunes el 25 aniversario de la firma en el restaurante Garden de Zaragoza.
Panishop

El 25 aniversario de Panishop casi va a coincidir con la renovación integral de sus instalaciones industriales. «Nuestras fábricas son de 1995. Llevamos los tres últimos años con un plan de actualización. Aunque se invierta todos los años, no es lo mismo cambiar una amasadora que todos los hornos, algo que hicimos en 2016. Desde entonces llevamos invertidos unos 3 millones. Ahora estamos renovando toda la parte de los obradores tanto de panadería como de pastelería y la ultima inversión, de un millón, este 2019, la acabaremos de ejecutar en 2020», manifestó ayer Antonio Rébola, director general del grupo, poco antes de que diese comienzo en el restaurante Garden la fiesta pensada para una plantilla de más de 500 trabajadores.

«A los 11 más veteranos que llevan 25 años con nosotros vamos a hacerles un regalo y se sortearán otros. Tendremos baile y al monologuista Rafa Maza», explicó. «La idea es juntar a todo el equipo. Algo que no habíamos hecho hasta ahora y traer a personal de todas las ciudades. Faltarán algunos porque no hemos cerrado las tiendas, pero estaremos la mitad seguro», añadió el directivo, que junto a sus hermanos, lleva las riendas de un negocio cuya tradición panadera se remonta a 1902. 

«De lo que más orgulloso me siento es de todo el equipo que forma la familia Panishop y de la apuesta que estamos haciendo en I+D para descubrir cuales son las propiedades más beneficiosas de los panes que fabricamos para extenderlas a la bollería y la pastelería. Nuestro objetivo principal es hacer alimentos muy ricos y muy sanos», destacó. «Nos acaban de aprobar dos proyectos europeos para investigar la influencia del pan en la alimentación de los niños y los jóvenes», comentó. «Hacer lo que todo el mundo hace ya no sirve», añadió. De ahí la importancia de innovar.

«Queremos dar valor a la alimentación que es nuestra pasión y contribuir, en colaboración con otros países, a que los adolescentes tengan una dieta más equilibrada y reducir los índices de obesidad», añadió por su parte Guillermo Saldaña, responsable de I+D del grupo aragonés, que no faltó a este 25 aniversario de Panishop. 

Aunque se necesitarán unos cuatro años –a razón de dos aperturas por ejercicio–, reconoció Antonio Rébola, para recuperar las 50 tiendas abiertas que tuvo Panishop antes de la crisis, el objetivo es crecer, pero siempre «haciendo cosas diferentes». «Sabemos que lo hacemos bien pero lo podemos hacer mucho mejor». Asimismo, recordó que al empezar en la panadería había trabajando cuatro personas, pero arrancar con las franquicias en 1994 les hizo crecer más deprisa «tanto en las tiendas como en la parte industrial porque en los obradores necesitas crecer a la misma velocidad». 

Actualmente, el grupo emplea a más de 500 personas, 430 trabajando en las tiendas y más 130 en las fábricas. Como hitos, señaló la apertura de dichas fábricas y la renovación de las mismas el año próximo con una inversión total desde 2012 cercana a los 6 millones (incluyendo también remodelación de tiendas, aunque esa es la parte menor). «Estamos cambiando mucho los procesos por la introducción de la masa madre de cultivo, que implica una fermentación más larga. Lo iniciamos hace cuatro años y ha cambiado mucho la forma de trabajar también en las fábricas a las que hemos dotado de normas de calidad como la ISO 22.000 o la IFS», destacó.

Que repunte el consumo

Por otra parte, el responsable del grupo que facturó 26,20 millones en 2017, mostró su deseo de que la ley del pan permita que repunte el consumo. «No hace más que caer. Está llegando a mínimos históricos después de haber tenido mala prensa de que si el gluten, de que engordaba. Le cayó un ‘sambenito’ y es difícil quitárselo, pero hay que saber que el pan es un alimento natural y rico en vitaminas, siempre que hablemos de buenas harinas», expuso. En este sentido, la norma es «positiva», incidió, ya que «llama a las cosas por su nombre» y contribuye a evitar «que todo el mundo se confunda como pasaba hasta ahora»

Etiquetas
Comentarios