Despliega el menú
Economía

automoción

A pleno rendimiento la nueva planta de Rhenus, que surte de ejes a 899 Corsas/día

Montada en Pedrola en apenas un año, tiene ya 80 trabajadores a tres turnos suministrando también amortiguadores a la planta zaragozana de PSA.

Trabajadores en las instalaciones de la nueva planta productiva de Rhenus Automotive Systems en el polígono de Pedrola (Zaragoza)
Trabajadores en las instalaciones de la nueva planta productiva de Rhenus Automotive Systems en el polígono de Pedrola (Zaragoza)
Guillermo Mestre

En tiempo récord se ha montado la nueva planta de ensamblaje de la división de Rhenus Automotive Systems en el polígono de Pedrola. Tiene 8.000 metros cuadrados, varias líneas de producción, algunas muy automatizadas, 80 operarios trabajando y se ha levantado en apenas un año. En ese tiempo ha habido que poner en marcha todo el engranaje industrial para hacer posible que desde octubre estén suministrando los ejes delantero, trasero y el conjunto amortiguador al nuevo Corsa. En la actualidad al ritmo de 899 vehículos al día. «Hemos tenido muy pocos meses. Ganamos el proyecto en junio de 2018. En septiembre alquilamos la nave y a final del año pasado estábamos con el prototipado de conjuntos y subconjuntos. Desde entonces se ha ido a contrarreloj para llegar», asegura Alfredo Zomeño, director de ventas de Rhenus Logístics.

En verano de este año, recuerda el directivo, estaban aún con las pruebas. «Nos hubiera gustado disponer de algún mes más, pero el arranque ha sido muy positivo pese a algunos problemas de índole informático motivados porque Opel está migrando a PSA y había que integrar ambos sistemas y que casasen con el nuestro», señala Zomeño. Sin embargo, se han ido subsanando y están ya a pleno rendimiento.

Tienen a 80 operarios trabajando y sirviendo a línea de chasis de PSA estos conjuntos de piezas con el objetivo de llegar de los casi 900 coches, a los que proveen en la actualidad, a los 1.000 en diciembre y alcanzar, a final de año, el tope de la curva de lanzamiento, los 1.200 diarios. Según el ingeniero de la planta de Rhenus, Miguel Cuenca, el ritmo de producción es de unos 51 módulos hora en la planta -hay que ir casi 200 secuencias por delante de Opel, dice- y a diario salen de la nave 48 camiones para alimentar las líneas de Opel PSA.

El valor añadido del montaje

«Este lanzamiento», reconoce Alfredo Zomeño, «no ha sido más complicado que otros; todos lo son», pero el «’timing’ ha sido muy ajustado». Normalmente cuando se lanza un modelo el plazo para los proveedores suele ser de dos años, pero en el caso de Rhenus se ha dispuesto de bastante menos. No obstante, esta firma -nacida de la empresa valenciana Valmo, que fue adquirida recientemente por Rhenus, integrada a su vez en la multinacional alemana Redman- lo ha tenido más fácil al ser adjudicataria del montaje y logística de los conjuntos de ejes y amortiguadores. «La dificultad ha sido menor que si fuésemos proveedor de primer equipo. Aunque somos Tier 1, no hacemos diseño de piezas sino que vienen fabricadas de Benteler, Gestamp, etc, y aquí hacemos el montaje de las mismas. Nos queda el valor añadido de dichos montajes y lo secunciamos para PSA», añade.

Asimismo, desde Rhenus están ya suministrando piezas para el Corsa eléctrico: «Cambia un poco la geometría del eje trasero para que quepan las baterías. Digamos que va más reforzado», precisa Cuenca. Si bien están haciendo todavía pocas piezas, un 10% del total, para el enchufable: unas cinco o diez al día. La intención es en cuanto acabe el lanzamiento del nuevo Corsa de combustión tradicional, ponerse ya con el lanzamiento del 100% eléctrico, de manera que casi se solapen. Este proyecto para PSA, precisa Zomeño, no ha tenido nada que ver con los que realizan para otros fabricantes como Ford en Valencia, con el que llevan trabajando veinte años o como el de Seat en Barcelona al que suministran desde hace quince. Para Opel ya venían trabajando pero de forma muy diferente. Rhenus estaban dentro de la factoría de Figueruelas trabajando en temas de calidad con un equipo de 30 personas. Eso fue el germen de la nueva nave con la que Rhenus Automotive, que ha invertido 8 millones, consolida su presencia en España al sumar Zaragoza a las otras dos plantas que tiene en Valencia y Barcelona, con unas 800 personas en total trabajando para Ford y Seat principalmente.

De momento, desde el centro de Rhenus en Pedrola solo suministran estas piezas para el nuevo Corsa, pero han pujado también para el próximo proyecto, un nuevo vehículo de Citroën, que lanzará en 2021 la planta de PSA en Villaverde Madrid. «Esa factoría la tienen para volúmenes no tan altos como las de Zaragoza y Vigo, pero aún así son bastante interesantes para nosotros. Hemos ofertado con piezas similares a las del Corsa y en enero sabremos si nos lo han adjudicado», adelanta el director de ventas de Rhenus Logistics, que trabaja ya en lograr una mayor diversificación de producto para esta nave en Pedrola.

Siguen incorporando personal

De momento, explica, tienen suficiente carga de trabajo. La intención es seguir contratando para saltar de los 80 a más de un centenar de empleados a final de año. Trabajan a tres turnos, siguiendo el calendario laboral de la factoría zaragozana de PSA. Reconoce que ha sido complejo seleccionar al personal y eso que han contado con la colaboración del Inaem. «Tienen que poder ensamblar conjuntos para 51 coches a la hora y eso no es sencillo. Actualmente estamos en 42 coches hora». Ante de incorporarse, hacen cursos de formación técnica para hacerse con la maquinaria: «Tenemos unas prensas eléctricas, no hidráulicas, de mucho tonelaje que PSA nos imponía y deben conocerlas. Tienen que estar muy preparados y ser polivalentes porque son piezas de seguridad y en ningún caso podemos parar a Opel», concluye.

Etiquetas
Comentarios