Economía
Suscríbete

impuestos

Cómo pagar menos a Hacienda en 2020

La recta final del ejercicio es el momento para que los contribuyentes hagan cuentas y vean si pueden beneficiarse de las deducciones previstas en el Impuesto de la Renta de cara al año que viene.

Campaña de la Renta en una oficina de la Agencia Tributaria en Madrid.
Campaña de la Renta en una oficina de la Agencia Tributaria.
E. Naranjo/EFE

Hacer cuentas antes de que termine el año puede ayudar a rebajar la factura fiscal de 2020. La falta de Gobierno hace que de nuevo el ejercicio termine sin novedades fiscales destacadas en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Pese a ello, los profesionales aseguran que resulta ventajoso estudiar si hay posibilidad de aplicarse una deducción o beneficiarse de alguna exención.

"Compensa porque muchas personas vienen en el mes de abril o mayo, cuando no hay remedio. Entonces ya no se puede hacer nada", explica Maite Gómez, presidenta del Colegio de Gestores Administrativos de Aragón y La Rioja. "Si nos podemos ahorrar algo siempre estamos a tiempo", eso sí, antes de que termine este año, no cuando empiece la próxima campaña, apunta.

"La renta se ha simplificado tanto que deducciones hay muy pocas", reconoce César Castejón, desde el Colegio de Economistas de Aragón. La vivienda y las aportaciones a planes de pensiones siguen siendo la principal fuente de deducciones, pero hay algunos cambios:

1. Quiénes no tienen que presentar declaración el año que viene. 

Entre las pocas novedades fiscales del año figura que en la próxima campaña de la Renta no estarán obligados a presentar la declaración de la renta quienes hayan tenido este año más de un pagador (por ejemplo, trabajaron en una empresa y cobraron el paro) si ingresaron menos de 14.000 euros en total. El límite ha ido subiendo desde los 12.000 euros hasta 2018, que pasó a 12.643 y ahora se ha quedado en 14.000. Para quienes solo tienen un pagador se mantiene el límite en 22.000 euros anuales.

2. Amortizar hipoteca.

Si al terminar el año se ha conseguido ahorrar, se puede valorar destinar dinero a reducir la hipoteca. La deducción por la adquisición de vivienda solo se aplica a quienes la compraron antes del 1 de enero de 2013. Permite deducirse un 15% de las cantidades invertidas con un máximo de 9.040 euros. Tiene que ser la vivienda habitual y haberse aplicado la deducción en 2012 o años anteriores.

Los gestores administrativos advierten de que "en el momento en el que sales de esa casa para ir a vivir a otra se pierde el derecho a la deducción". Una situación que se produce, por ejemplo, en casos de divorcio, cuando los cónyuges dejan o alquilan su casa para vivir por separado y ya no pueden aplicarse la deducción, aunque sigan pagando la vivienda que compartían. También plantean calcular "si les compensa aplicar el 15% de la deducción o, si lo tienen, hacer una aportación al plan de pensiones", donde pueden obtener una mayor ventaja fiscal.

3. Ahorrar en el plan de pensiones.

Uno de los pocos instrumentos que queda para ahorrar impuestos son los planes de pensiones. Los economistas recuerdan que este producto financiero lo que permite es "diferir el pago del tributo", que se retrasa al momento del rescate, cuando se prevé que el tipo aplicable va a ser menor. Aconsejan que se contrate si se necesita como "ahorro para complementar la pensión", no pensando solo en la bonificación fiscal.

La aportación máxima se mantiene en 8.000 euros al año, con un límite del 30% de los rendimientos del trabajo y actividades económicas. Desde el colegio de Gestores Administrativos se recuerda que se puede ampliar aportando hasta 2.500 euros en el plan de pensiones del cónyuge si este tiene ingresos inferiores a 8.000 euros al año. En el caso de planes de pensiones de personas con discapacidad el máximo que se puede aportar se eleva a 24.250 euros.

4. ¿Rescatar ahora o en enero?

Los expertos coinciden en que el momento dependerá de aquel en el que sean más bajos los ingresos totales que perciba el contribuyente. Hay dos años de plazo para el rescate desde la jubilación y la fórmula con menor carga fiscal, en general, será cobrar el dinero en forma de renta vitalicia, aunque habrá que analizar caso por caso. Gestha recuerda que según la estadística del IRPF aprovechan más la desgravación de los planes de pensiones  "los declarantes que ingresan más de 60.000 euros, que suponen el 3,9% del total, cuyo ahorro les supone el 45% de la aportación". Así,  "a igualdad de importes invertidos en planes de pensiones, la ventaja fiscal para las rentas mayores es casi el doble que para las rentas medias", señala el colectivo de técnicos de Hacienda en sus consejos fiscales de final de año.

5. Ventajas para mayores de 65 años.

Se mantiene la exención fiscal en el caso de la venta de la vivienda habitual de los mayores de 65 años y en cualquier otro bien (por ejemplo acciones, un terreno, una segunda vivienda) "si la ganancia patrimonial la convierten en renta vitalicia asegurada", recuerdan los gestores. Hay que hacerlo antes de seis meses con un límite de 240.000 euros.

6. Deducciones autonómicas.

Desde el Colegio de Economistas recuerdan que Aragón cuenta con una larga lista de deducciones autonómicas, aunque algunas de ellas llegan a muy pocos contribuyentes. Conviene repasarla por si hay que tener alguna en cuenta para el año que viene. En la lista figura el nacimiento o adopción del tercer hijo o sucesivos con una deducción de 500 euros por cada uno. Existe una específica para el nacimiento del primero o segundo hijo en poblaciones de menos de 10.000 habitantes, de 100 euros en el primer caso y 150 euros en el segundo. También hay una deducción por la compra de libros de texto y material escolar para Primaria y Secundaria, que va de los 25 a los 150 euros por hijo según el límite de renta y la situación familiar. "Hay que pedir siempre la factura, con los datos completos, por si hay una revisión", aconsejan los Economistas.

7. Compensar pérdidas con ganancias.

Gestha avisa de que el final de año es un buen momento para compensar las pérdidas generadas por un fondo de inversión, acciones o derivados financieros con las ganancias patrimoniales obtenidas. "No se podrán adquirir esos mismos valores o similares en los dos meses posteriores a la venta", advierten desde el colectivo de técnicos de Hacienda. A partir de 2015 se permite que el saldo negativo de ganancias y pérdidas patrimoniales se compensen con el saldo positivo de los rendimientos del capital mobiliario y viceversa.

8. Hacer donativos a ONG.

Los Técnicos de Hacienda animan a los declarantes a que antes de que termine el año donen a ONG, fundaciones o cualquier entidad acogida a la ley estatal de incentivos al mecenazgo. Siempre deben pedir un certificado con sus datos identificativos, fecha e importe donado. Se pueden desgravar un 75% de los primeros 150 euros donados y un 30% del resto de sus aportaciones, que aumenta al 35% si la cantidad donada a una misma ONG no ha disminuido en cada uno de los tres últimos años. Además, están exentas las ganancias patrimoniales generadas si se donan bienes.También es posible deducir un 10% por donativos a otras fundaciones y asociaciones declaradas de utilidad pública no acogidas a la Ley 49/2002.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión