Despliega el menú
Economía

igualdad

Aragón, la cuarta región con mayor brecha salarial entre hombres y mujeres

Un estudio dirigido por los profesores Inmaculada García y Víctor Montuenga de la facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Zaragoza aboga por aumentar las políticas de conciliación en España

Imagen de archivo de la manifestación del pasado 8 de marzo, Día de la Mujer Trabajadora, en Zaragoza.
Imagen de archivo de la manifestación del pasado 8 de marzo, Día de la Mujer Trabajadora, en Zaragoza.
Toni Galán

La brecha salarial en España, es decir la diferencia entre lo que cobran hombres y mujeres, es el 23% en el salario bruto y el 17% en el salario por hora mientras que en Aragón es superior: del 27% en salario bruto y del 20% en salario por hora. Este es uno de los datos que arroja el estudio dirigido por los profesores Inmaculada García y Víctor Montuenga, ambos del departamento de Análisis Económico de la facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Zaragoza. «La comparación de la brecha salarial de Aragón muestra un mayor valor que para el conjunto del país y su posición regional es la cuarta más alta, después de Navarra, Asturias y Cantabria», indica el estudio, presentado ayer, que incide en que «la evolución es hacia una disminución de la diferencia, si bien el progreso es bastante lento».

Que Aragón ocupe la cuarta posición se debe a que los salarios son «ligeramente más altos» que en la media española, precisaron los autores del informe ‘Brecha salarial por género en Aragón: entre la tradición y las nuevas realidades’. «A medida que se asciende en la escala salarial la brecha es más alta y la proporción de mujeres que hay a medida que se aumentan los salarios también es menor», explicó Inmaculada García.

Según dicho estudio, la brecha aumenta con la edad y con la antigüedad (en Aragón el grupo más castigado es el de mujeres de 40 a 49 años). Víctor Montuenga señaló que «la brecha salarial va ampliándose a lo largo del ciclo vital del individuo promedio, proceso muy ligado a los efectos diferentes de la maternidad en hombres y mujeres, y a la diferente carrera laboral que, en el individuo promedio, siguen unos y otras».

La evolución del empleo por género se ha estudiado, explicaron los autores, a través de los datos de los trabajadores de 25 a 49 años, período en el que es más frecuente tener hijos. En el caso de los hombres, está asociado a una mayor participación en el mercado de trabajo, mientras que en mujeres, los datos demuestran que la maternidad «sigue siendo desfavorable para la actividad laboral».

La profesora García indicó que la maternidad lleva a que las mujeres participen menos en el mercado laboral y a que sus salarios sean más bajos, unido a que «a menudo tienen empleos a tiempo parcial, con muchas más interrupciones laborales que conllevan menos salario presente y menos salario futuro, ya que da menos posibilidades a la formación y a poder ascender en un puesto de trabajo que no es estable».

Y para revertir esta situación , García insistió en que las políticas de conciliación deben ser un «asunto familiar», puesto que, de otra manera, afecta a la participación laboral de las mujeres. Mientras que Montuenga indicó que habría que reforzar las políticas que apoyen el «cuidado externo a la familia en niños de 0 a 3 años y potenciar la igualdad en los estudios entre niños y niñas.

Igualar las bajas por cuidado de niños y dependientes

Para el profesor Montuenga, serían necesarias más políticas de conciliación para reducir esta brecha salarial por género. En este sentido, se mostró partidario de «igualar las bajas por cuidado de niños y/o dependientes entre hombres y mujeres, favorecer los cuidados de éstos fuera del hogar y una educación sin estereotipos desde pequeñitos, mayor transparencia en las políticas de contratación, promoción y remuneración». El estudio además hace especial hincapié en que casi siempre es la mujer la que tiene una jornada laboral inferior a la completa por tres motivos: «tener hijos menores de 12 años, no encontrar un empleo a tiempo completo y, finalmente, para tener más tiempo para el cuidado de niños, adultos u otras obligaciones familiares.

Etiquetas
Comentarios