Despliega el menú
Economía

industria

BSH retrasa el proyecto para fabricar lavadoras de nueve kilos de carga en la planta de La Cartuja

El nuevo producto no se lanzará hasta marzo de 2020. Al no ponerlo en marcha, a 40 trabajadores fijos de esta planta los han trasladado a la de Montañana, especializada en placas de inducción y hornos

Zaragoza
Fábrica de BSH en La Cartuja, especializada en la producción de lavadoras.
ARANZAZU NAVARRO

Si la respuesta del mercado no va a ser la esperada, más vale rediseñar el proyecto, y eso parece que está haciendo la dirección de BSH con el plan para fabricar lavadoras de mayor carga, con tambor de nueve kilos, que ya debían estar produciéndose en la planta de La Cartuja, pero que tendrán que esperar al menos hasta el año que viene. Según ha podido saber este diario, el retraso suma ya año y medio, si bien desde la compañía se limitaron a decir que «las lavadoras de 9 kilos con autodosificador de detergente y ‘home-connect’ se lanzarán en marzo de 2020.  

Según fuentes del sector, «en BSH se dieron cuenta de que además de cambiar el tambor de la lavadora era preciso modificar la estructura, desde los amortiguadores al motor, es decir, que el proyecto nuevo no era compatible con los modelos que se venían haciendo en La Cartuja y por tanto, había que modificar instalaciones, hacer pruebas de vida y homologar la nueva lavadora». De ahí, añadieron, que «hayan parado el proyecto y lo estén recalculando». Para evitar que el empleo en la planta pudiera resentirse por esta menor carga de trabajo, la dirección ha traspasado a 40 trabajadores fijos de la planta de La Cartuja a la de Montañana, especializa en placas de inducción y hornos, donde, a su vez, ha reducido el número de eventuales. Desde BSH indicaron que las dos plantas se rigen por el mismo convenio y que no es la primera vez que ocurre. Sin embargo, fuentes del sector dijeron que la producción de lavadoras en 2019 será inferior a la de otros años y eso ha hecho necesaria la medida. 

Precisamente, el comité europeo de BSH, filial del grupo Robert Bosch, se reúne desde hoy en Zaragoza –es la segunda vez en años– para hablar de las perspectivas y evolución del negocio en Europa. Los sindicatos de las distintas plantas europeas analizarán cómo va el mercado de los electrodomésticos. Ya ayer visitaron la planta de Esquíroz (Navarra) y mañana conocerán las dos zaragozanas de La Cartuja y Montañana. Para el jueves quedará la reunión con la gerencia de BSH España, la cena y la foto de familia.

Pero hoy y mañana unos 40 sindicalistas europeos hablarán de los desafíos que afronta esta industria ante un mercado cada vez más difícil. Lo harán en el hotel Reina Petronila. «BSH tiene 17.000 trabajadores en Alemania, Polonia va después en número, y, en tercer lugar, España con unos 3.800. Se ve que los sindicatos en Alemania ya han llegado a un acuerdo para blindar el empleo y aquí habría que hacerlo por si las cosas se ponen feas», indicaron las mismas fuentes, preocupadas por la afección que pueda tener la reestructuración planteada por Bosch en Múnich. «Al parecer la compañía quiere adelgazar la estructura más por la parte de diseño y oficinas y también aumentar los beneficios en la parte productiva. Hay plantas con poco volumen y producto más caro que dan más beneficio y otras con mayor volumen que dan menos. Entonces se trata de ver si las capacidades de las plantas son suficientes para mantener el empleo».

Etiquetas
Comentarios