Despliega el menú
Economía

Evolución del PIB

La economía aragonesa pierde brío pero seguirá creciendo este año más que España

El informe económico de Aragón, elaborado por la Fundación Basilio Paraíso de la Cámara de Zaragoza e Ibercaja evidencia que “no hay motivos ni indicadores para creer que el crecimiento del PIB sufrirá un frenazo elevado”

El catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Zaragoza, Marcos Sanso, y el presidente de la Cámara de Zaragoza, Manuel Teruel, en la presentación del informe económico de Aragón.
El catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Zaragoza, Marcos Sanso, y el presidente de la Cámara de Zaragoza, Manuel Teruel, en la presentación del informe económico de Aragón.
Cámara de Comercio

La desaceleración se abre paso en la economía española y ya es una evidencia que su  ritmo de crecimiento volverá a resentirse como ya lo hizo en el pasado ejercicio. Pero, aunque las «sombras» del panorama internacional (guerra comercial entre Estados Unidos y China, ‘brexit’, ralentización de la eurozona) que amenazan el avance del PIB recomiendan tomar precauciones, los indicadores dan motivos para mantener la confianza en el buena marcha económica.

“Vamos a crecer menos, eso es así, pero hay motivos para pensar que la caída no será muy elevada y se mantendrá por encima de la media española”. Lo ha afirmado este miércoles el catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Zaragoza, Marcos Sanso, durante la presentación, junto con el presidente de la Cámara de Zaragoza, Manuel Teruel, de la presentación del informe económico de Aragón, elaborado por la Fundación Basilio Paraíso e Ibercaja. Sanso no adelantó cifras. Recordó eso sí que las estimaciones realizadas en julio preveían que el crecimiento de Aragón en 2019 podría alcanzar el 2,6%, un porcentaje que “será menor, seguro”, destacó. Pese a ello, y según sus augurios, el incremento se situará por encima del 2% a tenor de las estimaciones (revisadas a la baja) por el Banco de España para el conjunto del país.

Con todo, más que preocupados por las dificultades que muchas voces anuncian que van a venir, este experto ha insistido en que “no está mal estar prevenidos”. Pero ha vuelto ha llamar veladamente a la calma destacando que “en estos momentos no hay razones ni indicadores para creer que el descenso del crecimiento va a ser tan grande”.

Entre esos indicadores, Sanso ha destacado que el índice de producción industrial en Aragón esta creciendo este año el doble que en España (1,8% frente al 0,4%); la producción de bienes de equipo se incrementa en la Comunidad un 9,5% (un 1,2% de media nacional). También es notable el diferencial del crecimiento de los servicios y de las exportaciones entre España y Aragón, donde “se siguen viendo muchos proyectos empresariales en marcha, sobre todo, en el sector agroalimentario, en la automoción y las energías renovables”, ha destacado el catedrático. Pero como toda cara tiene su cruz, en su análisis Sanso ha destacado que hay aspectos negativos, como la desaceleración del comercio, que crece la mitad que la media española; cae la producción de bienes de consumo, sobre todo por el desplome de la caída de los bienes duraderos, y un descenso de la tasa del paro que esta perdiendo fuerza y reduce la brecha que hasta ahora mantenía con el indicador nacional.

Moderación pero buen ritmo

La moderación del crecimiento que se prevé para este 2019 ya se hizo patente el pasado año, en el que la economía aragonesa perdió brío, si bien “mantuvo un buen tono”, han señalado Sanso y Teruel.

Así, según recoge el informe económico el PIB de la Comunidad creció entre el 2,5% que estima el INE y el 3% que maneja el Iaest. “El porcentaje estará entre ambas cifras”, ha explicado Sanso, que ha mostrado las dudas que han suscitado entre los responsables del documento las previsiones del Instituto Nacional de Estadística que señala para Aragón un crecimiento inferior a la media nacional cuando todos sus indicadores fueron mejores que en el conjunto de España. Una circunstancia que ha achacado a que el Instituto Nacional de Estadística no ha computado el efecto PSA, es decir, que las exportaciones de la planta de Opel no se incluían el pasado año en las estadísticas aragonesas.

El informe señala que el buen ritmo que mantiene la economía aragonesa se debe a una serie de “aspectos para celebrar”. Porque Aragón es la cuarta comunidad con mejor tasa de paro y la quinta en producción per cápita. La rentabilidad de muchas de sus empresas sigue creciendo por encima del 3%, superando incluso los porcentajes de los años anteriores a la crisis. Aumenta además la productividad del trabajo, aumenta la población activa, las exportaciones alcanzan cifras récord y mejora el gasto en servicio, comercio y vivienda.

Hay, sin embargo, otros datos “para lamentar” que explican el su desaceleración. Destaca entre ellos que construcción y actividades inmobiliarias son dos sectores con rentabilidades negativas. Además, el endeudamiento del Gobierno aragonés y de las administraciones locales es demasiado alto y resta capacidad de maniobra para afrontar un descenso del crecimiento. Y sobre todo, evidencia el informe, solo hay cinco sectores (agricultura, industria alimentaria, industria de materiales de transporte, equipos informáticos y electrónicos y madera-corcho e industria del papel) que muestran el perfil adecuado para mantener un crecimiento sostenido de la renta.

Etiquetas
Comentarios