Despliega el menú
Economía

economía

Foticos cierra su última tienda física pero amplía su fábrica de Cuarte de Huerva

La empresa zaragozana se lanza completamente a la venta 'online'. Esta apuesta se empezó a fraguar hace más de una década. 

Recreación digital que refleja cómo quedará la nave de Foticos en Cuarte tras la ampliación.
Recreación digital que refleja cómo quedará la nave de Foticos en Cuarte tras la ampliación.
Foticos

Tazas, mantas o incluso fundas de móvil con tu nombre o una fotografía. Este es el cambio de rumbo que se vive desde hace años en las empresas dedicadas a la fotografía y que se consumará en Zaragoza con el cierre de la última tienda física de Foticos. "En 2005, cuando todavía abrían franquicias de Foticos, desde la central ya nos embarcamos en la venta 'online", explica Jesús Fernández, gerente y cofundador de esta empresa zaragozana junto a su mujer Eva Vázquez.

La decisión de bajar la última persiana física se ha tomado tras 35 años de historia, en los que se llegó a contar con 77 establecimientos repartidos por España. "Ha sido una decisión demorada por bastante tiempo. Tras el cambio en el sector fotográfico y la apertura de una gran puerta a través de internet, mantener una versión nostálgica de Foticos como es la tienda de Sagasta ha dejado de ser necesario y rentable", puntualiza Fernández. De hecho, recalca que un gran porcentaje de los clientes que acudían a este establecimiento "ya están haciendo sus compras 'online".

El cierre definitivo de la tienda de Sagasta tendrá lugar el próximo 11 de octubre. Las dos personas que continúan detrás del mostrador podrán ser reubicadas en la sede de la empresa de Cuarte de Huerva como ya se ha hecho con otras ocho personas que en su día trabajaron en alguna de las tiendas físicas y que ahora forman parte de la plantilla de la fábrica. Actualmente cuenta con 65 trabajadores en plantilla.

"El negocio ha cambiado. Nuestra evolución fue a la personalización y, ahora, el 40% de todos nuestros encargos ya se realizan desde Europa", recalca Fernández. Las compras varían en cada país y por temporadas. En estos momentos destaca la venta de felpudos en Alemania, de cortinas de ducha en Holanda y de bandejas y fundas nórdicas en Francia. Los italianos compran principalmente mantas, los portugueses, toallas; y los españoles, cojines y tazas.

De hecho, de manera inminente, comenzarán la ampliación de las instalaciones que tienen en Cuarte de Huerva. "Ahora contamos con unos 10.000 metros cuadrados y la intención es ampliarlo en 6.000 más al integrar las naves colindantes adquiridas recientemente", subraya. Todo ello con el objetivo de atender de la manera más eficiente posible los pedidos que les llegan: unos 200.000 al año. Un éxito para el que ha sido clave la reorganización de la maquinaría, del servicio y del método de trabajo, orientando su producción a la personalización del producto.

En esta fase se ampliarán determinadas zonas como la ocupada por el departamento de programación I+D y desarrollos. Además, el almacén se trasladará a un espacio más amplio, con el objetivo de expandir la producción y la logística de esta empresa zaragozana. La inversión prevista superaría los 2 millones de euros y se estima que las obras finalicen en junio de 2020. Esta no es la primera ampliación que sufren las instalaciones de Foticos. Hace tres años ya invirtieron 3 millones de euros para que este fábrica creciera en 6.000 metros cuadrados. Desde aquel momento, los trabajadores disponen de servicios como un comedor y gimnasio.

Con el cierre de su última tienda, ubicada en el paseo de Sagasta, Foticos confirma el cambio de tendencia que se está produciendo en el comercio, con el aumento de la venta 'online'. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes a 2018, cerca del 50% de los aragoneses habían comprado por internet en los tres meses previos a la encuesta. Un porcentaje que hace una década ni siquiera llegaba al 20%.

Etiquetas
Comentarios