Despliega el menú
Economía

compraventa de viviendas

La OCU desaconseja la adquisición de viviendas sobre plano

Según ha comprobado la Organización, en muchos casos es posible encontrar viviendas similares usadas en la misma zona por un precio inferior (entre el -5% y el -30%) a las que se ofertan sobre plano.

La subida de los precios de alquiler es una de las razones por las que protesta el Sindicato de Inquilinos e Inquilinas de Zaragoza
La OCU desaconseja la adquisición de viviendas sobre plano.
Oliver Duch

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) no recomienda la compra de vivienda sobre plano y la desaconseja especialmente cuando no existe licencia de obras, hay falta de transparencia en los compromisos o cuando los contratos contienen cláusulas abusivas.

La OCU advierte en una nota de prensa de los riesgos que conlleva este tipo de compra y recomienda a los usuarios buscar una vivienda similar ya construida que sea posible visitar. La Organización apunta, además, que en muchas ocasiones estas viviendas usadas tienen incluso un precio inferior a las que se ofertan sobre plano.

En principio, la vivienda nueva suele responder a criterios constructivos modernos, con estándares de materiales e instalaciones acordes al Código Técnico de la Edificación, mejor aislamiento y eficiencia energética. Además, evitan las reformas de una vivienda usada y muchas nuevas promociones incluyen garaje, trastero y servicios como piscina o instalaciones deportivas, indica la OCU. A esto se añade que permiten un pago escalonado, lo que suele resultar atractivo para el comprador.

Sin embargo, la Organización de Consumidores advierte que las viviendas sobre plano también cuentan con numerosos inconvenientes que se deben tener en cuenta, especialmente por los riesgos que conllevan. Estos riesgos están relacionados sobre todo con incumplimientos, retrasos (que no llegue a construirse o no responda a lo pactado, con el riesgo para el comprador de perder las cantidades anticipadas), y con posibles dificultades económicas (no poder acceder a la hipoteca llegado el momento, prohibición de vender la vivienda a un tercero hasta la firma de la escritura o una posible caída del mercado que convierta la compra en antieconómica).

De hecho, la OCU recuerda cómo la anterior crisis económica generó problemas a compradores que vieron quebrar la promotora de su vivienda y perdieron su casa y su dinero o, en el mejor de los casos, sufrieron retrasos de varios años. Los jueces defendieron a esos consumidores al declarar abusivas diversas cláusulas habituales en los contratos de compra y al establecer las responsabilidad de las entidades financieras que habían recibido los anticipos, permitiendo que años después muchos afectados recuperaran las sumas adelantadas.

La Organización de Consumidores ha visitado 11 promociones de vivienda sobre plano en comercialización. De ellas, solo 5 contaban ya con licencia de obras, mientras que otras 6 esperaban la aprobación de un documento municipal o aún no eran propietarias del terreno. La OCU ha podido, además, comprobar que cerca de esas viviendas existen otras similares usadas por un precio inferior (entre el -5% y el -30%).

Asimismo, la OCU destaca que el riesgo y la incertidumbre aumentan en el caso de las viviendas sobre plano en régimen de cooperativa, especialmente en cuanto a los plazos, planos, materiales y coste final, que suele verse incrementado. OCU recuerda además que el régimen de cooperativa exige al comprador tener más ahorro disponible, ya que se adelanta más dinero al inicio (algunas solicitan más de 100.000 €).

Recomendaciones de la OCU

Ante esta situación, la Organización de Consumidores ofrece una serie de recomendaciones a aquellos usuarios que finalmente decidan optar por la compra de una vivienda sobre plano. En primer lugar, pedir y revisar los contratos, pues la falta de transparencia o la presencia de cláusulas abusivas debería desaconsejar la compra.

  • Pedir y revisar los contratos: la falta de transparencia o la presencia de cláusulas abusivas debería desaconsejar la compra.
  • Reunir la mayor información posible antes de pagar la señal, ya que no es fácil recuperarla: especificaciones de la vivienda, precio, pagos, plazo, documentos.
  • El plazo de entrega de la vivienda debe estar bien definido y no se deben aceptar las cláusulas de exoneración de responsabilidad por retrasos “ajenos a la promotora”.
  • Revisar las consecuencias previstas para un incumplimiento, que a menudo no son recíprocas y, si incumple el comprador, puede perder todo o una gran parte de lo adelantado.
  • Conservar toda la documentación recibida sobre la promoción, incluidos los folletos: tienen valor contractual y sirven para reclamar en caso de que el resultado final difiera de lo anunciado.
  • Hacer todos los pagos en la cuenta indicada por el promotor, dejando constancia y exigir el certificado individual de seguro o aval de las sumas avanzadas.
  • La entrega de la vivienda debe hacerse una vez obtenido el certificado final de obra y la licencia de primera ocupación. Antes de ello, la promotora no puede obligar al comprador a firmar la escritura.
  • Revisar todo en el momento de la entrega, aunque los plazos legales de garantía son de un año para defectos de acabado, tres años para los de habitabilidad y diez años para defectos estructurales.
  • Ante un retraso constatado, actuar con diligencia. En caso de resolución de la compraventa, el plazo es de dos años para reclamar la devolución de las sumas anticipadas.
Etiquetas
Comentarios