Economía

economía

El Salón de Fráncfort 2019, más electrificación para cumplir con el recorte de emisiones de CO2

La muestra alemana constata la presión de los fabricantes para responder a las exigencias de la Unión Europea

Frankfurt Main (Germany), 10/09/2019.- The new VW Volkswagen electric car ID.3 on display at the first press preview day of the International Motor Show IAA in Frankfurt, Germany, 10 September 2019. The 2019 International Motor Show Germany IAA 2019, which this year promotes itself under the motto 'Driving tomorrow', takes place in Frankfurt am Main from 12 to 22 September 2019. The IAA 2019 will also feature numerous world premieres, and has a special focus on electric mobility and digitization. (Alemania) EFE/EPA/SASCHA STEINBACH IAA 2019 - International Motor Show
El nuevo modelo eléctrico de Volkswagen ID.3 en el Salón de Fráncfort 2019. 
Efe

Los coches eléctricos están muy presentes en los salones internacionales del automóvil desde hace años, pero nunca como en este de Fráncfort 2019 -abierto el martes a la prensa- con vehículos considerados ‘mainstream’, los de marcas generalistas con vocación de dirigirse a públicos mucho más amplios. La versión eléctrica del Opel Corsa que se fabrica en la planta zaragozana de Figueruelas y el nuevo modelo ID.3 a baterías de Volkswagen, exhibidos en esta muestra, son dos claros ejemplos de la creciente apuesta de los fabricantes no solo por estar al día con lo que está saliendo en el mercado, sino para hacer frente al endurecimiento de la legislación europea en materia de reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Un paseo por los once pabellones del centro de exposiciones Messe Frankfurt, con sus 168.000 metros cuadrados, revela la presencia de vehículos a baterías en prácticamente todos los ‘stands’ o, al menos, de modelos híbridos enchufables o que en breve contarán con plataformas para ganar en electrificación. Conversaciones con directivos de las distintas marcas ahondan en esa apuesta y apuntan que es por ahí donde va el futuro del automóvil, si bien son conscientes de que la generalización de estos coches aún tardará en producirse. En todo caso, insisten en destacar que es por ese camino por el que hay que andar para hacer frente a las exigencias que impone la Unión Europea a los fabricantes para hacer frente a los desafíos derivados del cambio climático.

Carlos Tavares, director ejecutivo del grupo PSA, decía el martes que la electrificación es la que más recursos está detrayendo de las compañías y que es por eso que en la multinacional que él encabeza se haya reducido su presencia en los salones del automóvil. En este de Fráncfort solo está Opel, cuyo ‘stand’ ha costado un tercio de la inversión realizada en el espacio expositivo de la marca hace dos años en este mismo certamen.

La normativa europea ha fijado para el próximo año un límite de 95 gramos de CO2 por kilómetro para la gama de cada grupo, lo que ha generado a los fabricantes una presión en la construcción de todos sus vehículos. Lo están haciendo ya en los de combustión, pero es en los eléctricos donde el cumplimiento de la legislación se ve de un modo más claro. "Debemos vender más coches eléctricos y lo sabemos", han apuntado aquí en ese sentido responsables de Volkswagen, que están lanzando su nuevo ID.3, su eléctrico "para las clases medias", además de los modelos de sus otras marcas como Cupra, de Seat, que presenta ahora el nuevo Tavascan. El nuevo Renault Captur, por su parte, llega con una nueva plataforma preparada para la electrificación, y otras firmas como Mercedes, exhiben apuestas como el EQV, su clase V eléctrica. Incluso la marca deportiva Lamborghini, de la órbita de Volkswagen, saca su nuevo Sian, por primera vez con un tambor híbrido.

En este escenario, Opel confía en vender unas 25.000 unidades de la sexta generación del Corsa en su primer año de comercialización, y sus portavoces hablan de que unos 1.600 o 1.800 correspondan a su versión eléctrica. En España ya hay unas 400 reservas del modelo y las expectativas son muy positivas, como apuntaron aquí tanto Tavares como Michael Lohscheller, presidente y consejero delegado de Opel.

En Aragón

El Clúster de Automoción de Aragón reclama apoyo al Gobierno autonómico para hacer frente a los desafíos tecnológicos del sector y amenazas que inciden en la competitividad de las empresas. Así se lo indicaron sus representantes al vicepresidente del ejecutivo, Arturo Aliaga, quien garantizó su colaboración.

Etiquetas
Comentarios