Despliega el menú
Economía

economía

BSH España recorta un 5,5% su facturación en 2018 con un negocio de 1.534,95 millones

La filial española del grupo alemán de electrodomésticos cierra el ejercicio con un resultado de 37,55 millones, un 30,29% menor que el registrado en 2017.

Instalaciones logísticas de BSH Electrodomésticos España en Plaza
Instalaciones logísticas de BSH Electrodomésticos España en Plaza
Aránzanzu Navarro

BSHElectrodomésticos España registró en 2018 una cifra de negocio de 1.534,95 millones de euros, cifra inferior en un 5,5% a la obtenida el año anterior (1.624,14 millones), en línea con la ligera caída de producción de las plantas de la compañía –entre ellas las zaragozanas de Montañana y La Cartuja–, que pasó de los 4,5 millones de aparatos fabricados en 2017 a los 4,1 millones de 2018. Según consta en el Registro Mercantil de Zaragoza, el resultado final del ejercicio pasado de la filial española de la multinacional propiedad de la firma alemana Robert Bosch fue un 30,29% inferior al del año anterior, pasando de los 53,86 millones de euros de 2017 a los 37,55 millones de 2018.

El informe de las cuentas del ejercicio pasado presentados por BSH España, públicos desde hace unos días, revela en términos generales el buen estado de salud de una empresa que, sin embargo, ha acusado la bajada de la demanda de sus productos en mercados exteriores, tal y como reconocieron hace un mes fuentes de la compañía al publicar una memoria anual en la que no aparecía su balance y cuenta de resultados. Entonces sí se refirieron a su caída en fabricación, así como al descenso de su plantilla media, que pasó de los 4.680 trabajadores de 2017 a los 4.400 del año pasado, de los cuales cerca de 2.800 corresponden a centros ubicados en centros aragoneses. En todo caso, el 84% del total del empleo registrado hasta el 31 de diciembre de 2018 era fijo, mientras que el 16% restante era temporal, según el informe presentado al Registro.

Además de su sede corporativa en Plaza, donde también tiene un almacén logístico y un centro de servicio al cliente, BSH tiene en Aragón tres de sus seis fábricas –dos en Montañana y una en La Cartuja– y un centro de atención al usuario en el edificio Trovador de Zaragoza. Las otras factorías están dos en Esquíroz (Navarra) y una en Santander.

Negocio más bajo en 5 años

La cifra de negocio de BSH España en 2018 es la más baja de los últimos cinco años. De 2014 a 2016 la facturación registrada fue, sucesivamente, de 1.541,9 millones; 1.580,24 millones, y 1.576,67 millones, números todos inferiores a los citados 1.624,14 millones de 2017. En cuanto al resultado final, los beneficios más bajos de estos cinco años fueron los de 2014: 34,95 millones de euros, número que se mejoró sustancialmente en 2015, hasta los 63,19 millones, para seguir subiendo en 2016 (70,13 millones) y luego bajar en 2017 a los 53,86 millones.

Aunque con una facturación y unos beneficios menores que en años anteriores, BSH España ostenta con sus marcas (entre ellas la aragonesa Balay) una posición de liderazgo afianzado en el mercado español de electrodomésticos de línea blanca. Como indica su memoria del año pasado, la compañía mantuvo su liderazgo en España en el apartado de grandes electrodomésticos con una cuota de participación del 36,9%, según datos ‘sell-out’ Gfk 2018. Esto hace ser optimista a la dirección de la firma, encabezada por Fernando Gil Bayona, su director general, quien hace hincapié en la memoria anual en agradecer a sus grupos de interés, y en especial a los trabajadores de la empresa "su dedicación y esfuerzo para que la empresa haya realizado un ejercicio digno en ventas en un año en el que las expectativas de crecimiento de los países en Europa se han visto reducidas, lo que ha impactado en nuestra actividad". El primer ejecutivo de BSH en España reconoce que "a nivel mundial, tras cuatro años excelentes, nos hemos enfrentado a cambios importantes que han impactado en el negocio". Asimismo, admite que "la competencia avanza deprisa y la compañía no ha tenido el desempeño esperado en países importantes para nosotros por motivos macroeconómicos, geopolíticos y sociopolíticos".

Gil Bayona apunta en la memoria, por otro lado, que la empresa dirige sus esfuerzos a iniciativas orientadas a la producción y el consumo responsable, al desarrollo de innovación aplicable a la industria y a sus productos. La huella de carbono de BSH España en 2018 fue de 35.409 toneladas de CO2, un 7% inferior a las emisiones del año anterior.

Etiquetas
Comentarios