Despliega el menú
Economía

Tercer Milenio

innovación

El colchón extensible ideado por Alberto Sánchez entra en su recta final con la cesión del alquiler de patentes

Langel System, ya a la venta en Amazón en toda Europa, ha revolucionado el concepto del colchón tradicional  al poder comprarse 'on line' y recibirlo en 24 horas en casa en cuatro cajas o seis en función de si se adquieren solo las espumas o también el cabezal y las alas. 

Este es el colchón extensible patentado por el zaragozano Alberto Sánchez
Este es el colchón extensible patentado por el zaragozano Alberto Sánchez
L. S.

'El que la sigue la consigue'. Este refrán bien puede aplicarse al perseverante Alberto Sánchez, hijo del fundador de la empresa zaragozana Muebles Sánchez, que no solo ha ideado y patentado el colchón extensible, que puede agrandarse de  forma sencilla con laterales articulados y un sistema en caja para protegerlo, sino que después de cinco largos años de trabajo ha completado su innovación al estar ya en la fase de cesión de alquiler de patentes a los fabricantes. 

Con el nombre de Langel System, el proyecto que lanzó hace cinco años y que se comercializa ya en toda Europa de la mano de Amazon (que permite tener el colchón en casa 24 horas tras hacer el pedido) encara ahora su recta final: "Estamos ya en disponibilidad de ceder las licencias o alquilarlas a fabricantes del colchón tradicional que estén interesados en producir en volumen un concepto de colchón que revoluciona lo que había hasta ahora en el mercado por la personalización que supone", asegura este empresario. 

Viajes por toda Europa y Estados Unidos y una importante inversión tanto para conseguir las patentes como para poder comercializar 'on line' su invento de hacerle alas al colchón y, agrandarlo fijándole bisagras en los extremos sin perder calidad en las espumas, han hecho posible completar esta innovación. "Han sido cinco largos años y más de 12 horas de trabajo diarias, siempre con el pórtatil encendido, para conseguirlo", destaca, pero "ha merecido la pena llegar hasta aquí", añade, "vistos los resultados". Cualquiera, apunta, puede apreciarlos: "si entran en Amazon puede ver lo que ofrecemos y que hasta ahora ninguna empresa española hacía". 

Aunque Alberto Sánchez reconoce que "hace unos años Casper Sleep revolucionó el sector del descanso en Estados Unidos al vender un colchón en caja, y que existe ya en España una 'start up', Marmota Colchones, que replica esa idea, la de  ‘bed in a box’ (cama en caja), lo que suma Langel System a eso es la personalización del colchón". Es decir, "proporcionamos al cliente un colchón con las mejores espumas que le llegan a casa en dos días en cuatro cajas  o seis, dependiendo de si adquiere también el cabezal y las alas extensibles". Se ha conseguido así, afirma este empresario, "algo que el fabricante tradicional del colchón ni imaginaba, y es que el colchón pueda viajar por todo el mundo sin que los costes logísticos se disparen: hasta ahora lo que hacía el fabricante tradicional de colchón que quería crecer en el extranjero era comprar otra fábrica en el país donde quería entrar asegurándose así ese mercado, pero nuestro sistema le permite llegar mucho más lejos sin un desembolso tan importante". Precisamente, Langel System ha llegado ahora a esa fase, la "de ceder el alquiler de patentes para que los fabricantes interesados pueden adoptar nuestro sistema".

Alberto Sánchez explica que haberle dado la vuelta al concepto de colchón tradicional ha requerido cinco años de esfuerzo, pero están ya en la recta final. "Meterlo en Amazon ha sido un logro porque al dividir el colchón en diferentes cajas han salvado la dificultad de "los envíos 'prime' de Amazon, cuya máxima es vender pero no envíar desde sus almacenes nada que pese más de 23 kilos hasta hace poco 30 kilos. Así que hemos tenido que darle al ingenio para conseguir que cada espuma pese 10 kilos de media, buscar espumas de superficie con una calidad mayor y así al meterlo en cuatro cajas tener un colchón de 4 capas de espumade calidad, que en medida convencional pesarían más de 45 kilos y serían imposible de transportar a un domicilio en 24 horas". 

"Las posibilidades de personalizar el colchón que da Langel System, el sistema que hemos patentado, no lo ofrece nadie más", asegura Sánchez convencido de que superado el reto de la venta on line, ahora lo que queda pendiente es alquilar las patentes a los principales fabricantes del mundo. "Me puse a fabricar el producto sobre todo para darle visibilidad, pero ahora que ya está en Amazon, lo que me interesa sobre todo es la cesión, comercialización y desarrollo de las tres patentes que tenemos introducidas ya en muchos países". Por último, para este empresario que ha reinventado el concepto de colchón, lo esencial es que el precio del colchón no se ha disparado. "La innovación en este caso no se traslada al cliente", afirma, sino que el Langel System viene a costar lo mismo que un colchón tradicional con la ventaja de tenerlo en casa en 24 horas después de comprarlo en internet.  

Etiquetas
Comentarios