Despliega el menú
Economía

Heraldo Saludable

EConomía

Josep Santacreu: "Vamos a ver una revolución en el campo de la salud digital"

El consejero delegado de DKV Seguros habla del presente y futuro de la compañía.

Josep Santacreu, consejero delegado de DKV Seguros
Josep Santacreu, consejero delegado de DKV Seguros
EstherCasas

KV duplicó beneficios en España en 2018, aunque fue por el efecto fiscal adverso de las cuentas de 2017. ¿Cuál es la situación actual de la compañía?

El año pasado el resultado fue muy bueno. Operativamente mejoramos un poco y es verdad que el efecto fiscal de 2017 dio esos datos destacados. La situación a final de año fue un resultado bueno, el incremento de cartera un poco por debajo de lo que hubiésemos deseado, con productos que vendemos históricamente, pero aún así logramos un negocio de cerca de 800 millones de euros. Este año está siendo menos positivo de lo que habíamos planeado, pero estamos satisfechos.

La previsión de beneficios de 2019 es llegar a los 30,5 millones. ¿Se conseguirá?

Sí, incluso quizás podremos mejorarlo un poco, pero irá en esa línea.

¿Cómo van los seguros de salud?

Van creciendo; el número de clientes también, y lo que estamos viendo es una evolución de la prima, que creemos que es lo que debería pasar, que la prima media subiera. La gente está tendiendo a comprar productos con precios más ajustados. Nosotros estamos viviendo esto. La media baja en conjunto porque se están vendiendo más productos de coberturas parciales o menos sofisticados.

El hospital de Denia, que gestiona DKV, es un caso excepcional en su actividad. ¿Seguirán en ese campo de acción?

Cuando empezamos en ese proyecto nos hubiese gustado que no fuese excepcional, pero desafortunadamente la colaboración público-privada no ha avanzado en este país y la verdad es que nos hemos quedado un tanto defraudados. Vemos que este modelo es difícil de replicar con las mínimas garantías de rigor si no hay una voluntad y constancia por el lado público.

¿Y el sector hacia dónde va? ¿Habrá más digitalización? ¿No teme que con las máquinas pueda despersolanizarse la atención al ciudadano en cuestiones de salud?

Yo creo que es todo lo contrario. Tomando un ejemplo cercano como es la banca, al automatizar operaciones se evitan las colas para realizar gestiones. En salud hay muchas cosas que una persona puede hacer con más comodidad que antes e incluso mejor al utilizar las nuevas tecnologías. Vamos a ver una revolución en el campo de la salud digital. Y no tiene que ver solo con costes sino con tener acceso a información médica ahí donde se esté en cualquier momento. A través de internet de las cosas y de sensores vamos a poder tener acceso a datos de pacientes a domicilio, en la vida diaria, y esto va a evolucionar. Un paciente puede tomarse la tensión arterial, ver cuál es su curva de tensión, y esto lo vamos a incorporar. El médico va a tener mucha más calidad de información para tomar decisiones, y cuando empiece con un paciente no tiene que empezar de cero. Una historia clínica a lo largo de una vida puede estar disponible al profesional al que tú des acceso: la información va estar toda integrada con dispositivos y eso es muy bueno para pacientes crónicos.

Y en esta revolución, ¿qué papel tiene DKV?

Nosotros lo que intentamos es crear un sistema alrededor de nuestros clientes para que puedan tener acceso a programas de prevención, para que puedan desde utilizar tecnologías para tener una vida más sana y prevenir hasta ir moviéndonos con programas como el de Digital Doctor, en el que se te pueda hacer un chequeo de tu situación, de tus síntomas, y luego comunicar con el médico por teléfono o videoconferencia y, en su caso, enviar una ambulancia si se considera que el caso es grave.

¿Qué significa Zaragoza para DKV?

Es la ciudad sede de nuestra compañía en España, capital de una región en la que tenemos bastantes clientes, aunque nos gustaría tener más. Históricamente, hemos tenido aquí una gran presencia; pero, como compañía, va más allá de los clientes, en Zaragoza tenemos un tercio del total de los empleados, la mayoría de los servicios centrales, con algunas excepciones de los que están en Madrid o Barcelona por motivos históricos o de mercado. Y desde hace poco tenemos la Torre DKV, en el complejo del World Trade Center, con unas instalaciones muy modernas. Estamos encantados de tener esta presencia en Aragón.

¿Estar en Zaragoza les ha generado ventajas o algún perjuicio?

Cuando Ergo entró en España tras la compra de Previasa había ventajas de estar en Zaragoza, pero también hay que reconocer que algún inconveniente por no estar en Madrid como capital o Barcelona como segunda ciudad más importante. Zaragoza estaba en medio, pero con nuevas tecnologías como las videoconferencias o el AVE todo ha cambiado para mejor. Entre las ventajas hay que destacar que estamos en un capital con una base de talento muy interesante, con una buena Universidad donde encontramos el talento que necesitamos y eso nos da mucha estabilidad. Hay un alto nivel de estabilidad.

DKV suele salir entre los mejores sitios para trabajar. ¿Cuál es el secreto?

El secreto es tomarse en serio el tema. Lo principal es que como empresa llegas a la conclusión de que el activo más importante es contar con empleados talentosos. A partir de ahí, el plan de acción se basa en un compromiso con los empleados, que la dirección sea adecuada. Todo esto es fundamental para la competitividad de la compañía. Si esto lo tienes claro, todo va a mejorar. Solemos estar en el ranquin de mejores lugares para trabajar de modo consecutivo desde hace once años. La mayoría de las compañías no consiguen eso.

DKV e incluso usted mismo se han implicado mucho en Responsabilidad Social Corporativa (RSC). ¿Seguirán ahí?

Ahora se habla mucho, pero en nuestro caso está en nuestra genética, en nuestro ADN. Hace más de 20 años que estamos en proyectos en este campo. Estamos en temas medioambientales, en ámbitos sociales, y tenemos una fundación, Integralia, con más de 500 empleados, 37 de ellos con discapacidad. Hemos colaborado en numerosos proyectos con todo tipo de entidades.

¿Y es más rentable esta apuesta que antes, que parecía una cuestión casi filantrópica?

A ver, rentable en el sentido de que se notará a corto plazo en tu cuenta de explotación, no. Pero sí lo es a largo plazo, como la transparencia. Creo que en este tema merece la pena estar.

El grupo le ha encargado que intente abrir negocio en Latinoamétrica.

El grupo al que pertenecemos, Munich Re, trabaja en el campo del seguro y el reaseguro. En Ergo, que es la división de seguro, estamos muy fuertes en Europa y Asia y ahora se ha abierto la opción a explorar otras regiones, como Latinoamérica. Y en ello estamos.

Etiquetas
Comentarios