Economía

vivienda

El precio de los apartamentos en Salou sube un 5%

El 78% de los municipios costeros registró incrementos en el último año, aunque la tendencia es hacia la estabilización, según la tasadora Tinsa.

Playa de Salou.
Playa de Salou.
José Carlos León

Uno de los síntomas de recuperación del mercado inmobiliario para los expertos es que los precios suban, algo que empieza a ocurrir también en la costa, aunque con tendencia a la estabilización este año. En la provincia de Tarragona, los pisos se han encarecido un 7,7% en Calafell y un 5,1% en Salou, aunque los precios se encuentran todavía un 47,4% y un 43,4%, respectivamente, por debajo de máximos, según el informe 'Vivienda en Costa 2019', elaborado por la empresa de valoración inmobiliaria Tinsa. Esta destaca que ubicaciones donde el mercado evolucionaba más lentamente debido a una demanda más débil comienzan a presentar síntomas de recuperación, que se traducen en incrementos de los precios y una reactivación o aumento de la actividad promotora. Así, el 78% de los 159 municipios del litoral español analizados en el informe registró alzas en su precio medio entre el primer trimestre de 2018 y el de 2019.  El número global de visados de obra nueva aprobados el año pasado en estas ubicaciones se incrementó un 27% respecto al año anterior. Los mayores aumentos interanuales se registraron en Bayona (24,4%), Mataró (23,3%) y Antigua (23,2%).

En Tarragona y los municipios de Vila-seca, Salou, Cambrils, Mont-roig del Camp, Vandellòs y Hospitalet del Infante la tasadora ve "indicios de recuperación". En el último año se ha notado el incremento de compraventas de apartamentos pequeños vacacionales, "ya sea para el fin de alquilar como apartamento turístico o para segundas residencias", ha apuntado en su informe. Los precios están "en claro ascenso, con subidas superiores al 5% en todas las localidades, excepto en Miami Playa que se queda por debajo". En las localidades como Salou y Cambrils el precio ha aumentado más que en otras localidades de la zona. Pero los expertos de Tinsa no prevén que los precios tengan mucho más recorrido al alza en los próximos meses. El precio más caro para una vivienda vacacional en primera línea de playa está entre 2.800 y 3.400 euros por metro cuadrado para un vivienda plurifamiliar y entre 4.500 y 5.500 €/ m² para un unifamiliar en Cambrils y Salou. En La Pineda (Vila-Seca) "se prevé que la absorción de excedente sea más rápida".

El informe destaca que el comprador de estas zonas es en su mayoría nacional, con procedencia tradicional de Zaragoza, Lérida o País Vasco. Además, ha aumentado en el último año la demanda extranjera (caso de Miami) por parte de andorranos, franceses, alemanes e ingleses.

"Durante el último año ha proseguido el buen ritmo en la actividad de los mercados residenciales costeros, haciéndose extensible la mejoría, así como incrementos adicionales de precio. En términos generales, ha continuado la absorción de buena parte del excedente acumulado en el ciclo anterior, no solo en las áreas tradicionales más consolidadas", afirma Rafael Gil, director del Servicio de Estudios de Tinsa.

Menor recuperación

Pese a la mejoría experimentada a nivel general, todavía existe en algunas ubicaciones una importante brecha con los niveles máximos del ciclo anterior, destaca el informe.  Hasta 16 municipios muestran un valor medio de la vivienda inferior a la mitad del que alcanzaron en la década pasada.  Las diferencias más notables se ubican en la provincia de Castellón: Benicarló, con una caída acumulada del 57,8%; Oropesa del Mar (-55,3%) y Almazora (-55,2%). Por contra, hay 42 municipios, localizados principalmente en las islas, Comunidad Valenciana y las provincias de Málaga y Barcelona, que han registrado incrementos de precio superiores al 10%. Entre ellos destacan Ciudadela de Menorca (19,5%), las tinerfeñas Granadilla de Abona (19,4%) y Adeje (18,3%), y Casares, en la provincia de Málaga, con un incremento del 17,6%.

El informe analiza también las consecuencias de un ‘brexit’ duro, que "conllevaría con alta probabilidad una depreciación de la libra, que repercutiría negativamente en la capacidad adquisitiva británica", apunta Gil. La demanda extranjera es la predominante en un 32% de las zonas de costa analizadas en el informe. Procede principalmente de centro y norte de Europa (Inglaterra, Alemania, Bélgica, etc.) y se asienta sobre todo en la costa de Málaga (Torremolinos, Benalmádena, Fuengirola, Mijas, Marbella, Estepona, etc.), Alicante (Altea, Alfaz del Pi, Benidorm, Finestrat, Villajoyosa, etc.) y los territorios insulares.

Etiquetas
Comentarios