Despliega el menú
Economía

El recibo de luz bajará un 2%, y el del gas hasta un 4%, con la propuesta de la CNMC para 2020

Las compañías confían en que la mediación del Gobierno suavice la propuesta de retribución de las redes antes de modificar sus previsiones.

Este mes de septiembre el usuario medio estaría pagando 83,55 euros en su recibo de la luz.
Para un recibo medio, el ahorro sería de 1,30 euros en luz al mes, y de tres euros en gas.

Si los consumidores tienen que pagar una cuantía menor a las eléctricas y gasistas por el dinero que perciben por la distribución y el transporte de la luz y el gas, respectivamente, también lo deberían notar en las facturas que abonan. Porque entre los múltiples conceptos que integran el recibo -no siempre comprensibles para la mayor parte de la ciudadanía-, el de los peajes (la parte fija) al transporte y la distribución es uno de los más cuantiosos. Si ese importe se reduce, tal y como ha propuesto la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), la factura eléctrica debería ser en torno a un 2% más baja; una rebaja que en el caso del gas sería de hasta el 4%. En euros, para un recibo medio, el ahorro sería de 1,30 euros en luz al mes, y de tres euros en gas.

Esos son los cálculos que se manejan en el sector energético en base a la última circular de Competencia que insta a actualizar a la baja (un 7% menos para la distribución eléctrica, y un 8,2% para el transporte; y un 17,8% y un 18,8% en el caso del gas, respectivamente) las retribuciones que perciben las grandes compañías. Su entrada en vigor está prevista para el 1 de enero de 2020. Esas previsiones parten de de una realidad: los peajes (la parte fija de la factura) representan aproximadamente un 60% del importe total del recibo que paga el consumidor. El otro 25% corresponde al consumo efectivamente realizado (su cuantía depende de la tarifa contratada en cada hogar); y otro 15% son impuestos, como el IVA.

Dentro de los costes fijos, los de transporte (en el caso de la luz, las líneas de alta tensión desde las centrales) y distribución (hasta cada hogar) suponen un 22% del total. Esta sería la parte que, al verse reducida según propone la CNMC, rebajaría el coste total de la factura. El resto de conceptos (pagos a las energías renovables, déficit tarifario, insularidad, pagos por capacidad o residuos nucleares, entre otros) se mantendrían sin cambios, por ahora.

Verano de precios estables

Cualquier cálculo tendrá que pasar por analizar la evolución del coste de la electricidad y del gas en los mercados mayoristas. Por ahora, esos precios se mantendrán relativamente estables durante este verano a pesar de que ha aumentado el consumo, por las altas temperaturas, y aun con las centrales de ciclos combinados (las que más elevan los precios al usar gas) liderando la producción del sistema eléctrico. En lo que va de julio, el 31% de la luz procede de esas centrales, una situación completamente inusual ya que, de media, suelen aportar en torno a un 15%, prácticamente la mitad de lo que ahora inyectan al sistema. Por detrás se sitúan las nucleares (con un 22,9%) y las eólicas (14,1%). Se ha desplomado la generación de hidroeléctricas (apenas un 7%), por la escasez de lluvias, y de las centrales de carbón (un 3%), según los datos de Red Eléctrica (REE).

Todas las estimaciones quedan pendientes de la resolución final de esta circular de la CNMC que ahora se encuentra en fase de alegaciones. Las compañías afectadas tienen un mes para realizarlas. Aunque es el organismo presidido por José María Marín Quemada el competente en esta materia, las empresas confían en que la mediación del Ministerio de Transición Ecológica puedan limar una parte de ese recorte, para que no sea tan desfavorable para sus intereses como el planteado la semana pasada por la Comisión. Por ahora, ninguna compañía ha admitido públicamente el impacto, a la espera de que presenten a finales de mes sus cuentas trimestrales. Pero fuentes del sector reconocen que sería imposible desarrollar el plan contra el cambio climático planteado por el Gobierno. El Ejecutivo puede emitir un informe sobre la adecuación de esa propuesta a la orientación de la política energética. Y si hay discrepancias, se convocaría la Comisión de Cooperación con la finalidad de buscar el entendimiento entre ambas partes. Sea cual sea el resultado de esa comisión, es la CNMC la que tiene la última palabra y la que puede seguir adelante con la circular sin tener en cuenta las observaciones del ministerio, apuntan fuentes del departamento dirigido por Teresa Ribera.

Después de que el lunes registraran caídas generalizadas, los títulos de las compañías mostraron este martes un comportamiento más heterogéneo. Enagás sí volvió a perder terreno (un 1,7%), mientras que Iberdrola se mantuvo plana; Naturgy ganó un 1%, Endesa un 0,4% y REE un 0,3%. 

Etiquetas
Comentarios