Economía

aerolíneas

Indemnizada con 596 euros por el cambio de un vuelo Mallorca-Zaragoza

El juzgado suma a la indemnización legal de 250 euros los gastos por los tres días adicionales de estancia en el hotel.

Vuelo de Volotea en el aeropuerto de Zaragoza.
Vuelo de Volotea en el aeropuerto de Zaragoza.
Oliver Duch

Una pasajera del trayecto Mallorca-Zaragoza ha cobrado una indemnización de 596,90 euros por la reprogramación de su vuelo que la obligó a alargar su estancia en la isla el pasado verano. La afectada demandó a la aerolínea Volotea en noviembre del año pasado para reclamar el dinero que tuvo que gastarse en tres noches más de hotel hasta esperar al nuevo vuelo. La pasajera tenía que volver un jueves a Zaragoza. Sin embargo, “llegaron al aeropuerto y les habían cancelado y les dijeron que les cambiaban el vuelo al domingo. El alojamiento lo paga la compañía”, explica Rafael de la Peña, director de Reclamaciondevuelos.com, plataforma de reclamación de vuelos que llevó el caso.

La sentencia de 9 de enero de 2019, del juzgado de lo Mercantil número 1 de Zaragoza, señala que “la reprogramación se equipara a la cancelación del vuelo o en su caso, a un gran retraso”. El reglamento 261/04 que regula las indemnizaciones contempla en este caso 250 euros por pasajero. “Con total independencia del precio pagado por el billete, liberando al pasajero de la necesidad de probar perjuicio alguno”, apunta el fallo judicial. Considera que la mitad de la indemnización cubre los daños materiales y la otra mitad los morales, por ello, resta 125 euros por pasajero de los 471,90 euros solicitados por la pasajera en la demanda. A estos les suma los 250 de indemnización del reglamento y resultan los 596,90 euros finales.

Aviso por correo electrónico

Sin embargo, la sentencia no reconoce el derecho a abonar los gastos de taxi al aeropuerto porque se había enviado un correo electrónico a la afectada con el cambio de fecha del vuelo. Tampoco ve que existan daños morales adicionales a los incluidos en la anterior indemnización “al no resultar una situación excepcional, por lo que deben entenderse integrados en la indemnización automática del reglamento”.

“Cada vez hay más retrasos porque la estructura de aeropuertos es la que es y cada vez hay más vuelos. Las aerolíneas van al límite y al final las incidencias con derecho a reclamar son mayores”, explica De la Peña, desde la plataforma dedicada a las reclamaciones de vuelos, creada en 2015. El 51% de los casos que llevan son por retraso, el 37% por cancelación, el 8% por pérdida de maletas y el 3% de denegación embarque y ‘overbooking’.

Etiquetas
Comentarios