Despliega el menú
Economía

ECONOMÍA

Pikolin eleva su facturación a 446 millones y mantiene un ebitda positivo de 15 millones

La inversión en dos fábricas y las provisiones explican las pérdidas de 9,8 millones.

Instalaciones de Pikolin en Plaza. El rey Felipe VI visitó la nueva fábrica en mayo de 2018.
Instalaciones de Pikolin en Plaza. El rey Felipe VI visitó la nueva fábrica en mayo de 2018.
Guillermo Mestre

Pikolin mantiene su previsión de crecimiento para este ejercicio pese a las pérdidas de 9,8 millones con las que cerró 2018. Un ejercicio en que el grupo aragonés elevó su facturación a 446 millones, tres más que en 2017 (442,5 millones), con un ebitda (resultado operativo) positivo de 15 millones.

"Este 2019 cerraremos de nuevo en positivo y con significativos incrementos del ebitda. Además, las fuertes inversiones realizadas en las dos nuevas plantas, la española y la francesa, están produciendo ya un aumento de la productividad y el rendimiento", reconoció José Antonio González, consejero delegado del grupo aragonés.

Precisamente fueron los gastos en construir dos nuevas plantas, la de Plaza –que sustituyó las antiguas instalaciones de la carretera de Logroño, con una inversión de 50 millones– y la francesa –en la que se invirtieron 32 millones– lo que explica, en buena parte, el resultado negativo de 2018, por las amortizaciones que ha habido que realizar en un año "atípico" para la compañía.

Las causas, explicaron desde la dirección de Pikokin, han sido "los gastos extraordinarios generados por las fuertes inversiones en dos nuevas fábricas en Zaragoza y en Criquebeuf (Francia), unidos a las provisiones por 3,5 millones por el cierre de la planta de Langeac (Francia), y el impacto negativo del precio de las materias primas sufrido por la filial francesa, cifrado en 4 millones". No obstante, el ebitda recurrente consolidado, que se situó en 15,2 millones en 2018 –frente a 16 millones en 2017–, "refleja de manera más fiel el comportamiento generado por el grupo aragonés", que espera seguir creciendo este año al no verse lastrados sus resultados ni por las inversiones ya acometidas ni por otros factores que impactaron negativamente el pasado año.

Al igual que en cifra de negocio, Pikolin también ha crecido en empleo un 3,6%. Así, en todo el grupo trabajan un total de 3.092 empleados mientras que la fábrica de Plaza ocupa a 702 personas y Pikolin España a 842. "España y Francia siguen siendo los principales mercados del grupo, que está presente también en Asia, Brasil –en febrero de 2016 adquirió el 51% de la cadena brasileña Sleep House– y otros puntos importantes, ·que van creciendo poco a poco", indicaron desde la compañía, cuyas perspectivas de crecimiento para este año son superiores a las del sector.

Con una producción estimada de 1.770.000 colchones, aunque también fabrican bases abatibles, almohadas y otros productos relacionados con el descanso, esperan que 2019 sea "un buen año". Desde la empresa recuerdan que la cifra de negocio de 446 millones correspondiente a 2018 es inferior si se consulta en el Registro. Ahí aparece la de 338 millones, algo que se debe, apuntan desde Pikolin, a que al vender en julio de 2016 el 50% de la filial francesa Cofel a Steinhoff –el segundo distribuidor de muebles en Europa después de Ikea– el grupo aragonés solo puede consolidar en España la mitad de dichas ventas, aunque el fabricante siga siendo el mismo.

Con parte de la plantilla de vacaciones, la dirección ha respondido favorablemente a la petición del comité de aparcar hasta septiembre la negociación del convenio, marcado por las diferencias en flexibilidad e incrementos salariales.

Etiquetas
Comentarios