Despliega el menú
Economía

Ola de calor

La ola de calor obliga a cambiar los horarios de las labores del campo

Las altas temperaturas no solo afectan a los agricultores, también secan en exceso los forrajes, que se convierten en polvo si se cortan en plena canícula, y obligan a duplicar el aporte de agua al ganado.

Un agricultor en plenos trabajos de recolección de cereal en una explotación de Huesca.
Un agricultor en plenos trabajos de recolección de cereal en una explotación de Huesca.
UAGA

La llegada de la primera ola de calor del verano se produce precisamente cuanto los agricultores aragoneses se emplean en dos de las campañas más intensas de la Comunidad: la cosecha del cereal y los forrajes y la recolección de la fruta de hueso. Un trabajo que las altas temperaturas, por encima de los 40 grados, ha obligado a modificar no solo por la salud de los productores sino por las afecciones que produce en los cultivos y el ganado y por el riego de sobrecalentamiento de las máquinas y la amenaza de que puedan producirse chispas que terminen en incendios.

La intensa canícula explica que los productores de forrajes (festuca y alfalfa) hayan decidido dejar las labores de recolección hasta que el sol está ya oculto. Porque, como explican desde las organizaciones agrarias UAGA y UPA, dado que los agricultores tienen que empacar la producción si se hace en el momento en el momento de mayor canícula el producto se queda tan seco que no solo se parte sino que además se deshace “como si fuera polvo”. También han decidido trabajar por la noche aquellos que se encuentran realizando labores en la tierra. “El calor es tan intenso que en el campo aunque los tractores están dotados de aire acondicionado en la cabina se llegan a sobrepasar los 30 grados”, señala José Luis Lasheras, sindicalista de UAGA y agricultor y ganadero de la comarca de los Monegros, que explica además los inconvenientes y la “mayor faena” que supone el manejo de la ganadería de ovino con esta ola de calor. “Los animales lo llevan muy mal”, explica Lasheras, que, como otros muchos ganaderos, ha decidido mantener a sus ovejas en los establos durante el día y sacarlas con pastor eléctrico cuando ya ha caído la noche. Los hay también que han optado por aprovechar la madrugada, algo más fresca para que sus animales pasten al aire libre hasta que las temperaturas comienzan a subir a media mañana. El ganado necesita además un mayor aporte de agua. “Los animales beben el doble”, destaca el representante de UAGA, que recuerda que la falta de precipitaciones está obligando además a abastecer del líquido elemento al ganado llevándolo a la explotación en cisternas.

No trabajan por la noche los recolectores de fruta, pero sus horarios también se ven alterados por las altas temperaturas. En estos cultivos la decisión más habitual es adelantar la jornada en las primeras horas de la mañana para dejar de trabajar a mediodía. “A todos los agricultores se les complican mucho las labores de recogida de la cosecha con temperaturas como las de estos días”, explica José Manuel Roche, secretario general de UPA en Aragón, que destaca que además de los cambios de horarios en las labores del campo, los agricultores tienen que estar mucho más alerta de la maquinaria estos días de tanto calor, porque cualquier chispa podría terminar provocando un peligroso incendio. “Tampoco es bueno para los tractores, que se sobrecalientan y obligan a tener que realizar numerosas paradas”, detalla.

Consejos ante un golpe de calor

No solo la agricultura es una actividad que se realiza al aire libre. También sucede así e la construcción, por lo que es necesario tener en cuenta las medidas necesarias para prevenir los golpes de calor y el denominado 'estrés térmico', es decir, la carga de calor que los trabajadores reciben y acumulan en su cuerpo y que resulta de la interacción entre las condiciones ambientales del lugar donde trabajan, la actividad física que realizan y la ropa que llevan.

Por eso, la Fundación Laboral de la Construcción ha puesto a disposición de los trabajadores y empresarios del sector una serie de carteles informativos con consejos preventivos derivados de las condiciones climatológicas adversas, en concreto las que generan las altas temperaturas estivales. Entre los carteles, que pueden descargarse de manera gratuita a través de Línea Prevención, se ha creado uno dirigido a evitar el 'estrés térmico', en el que se hace hincapié en la importancia de planificar los trabajos para evitar las zonas de sol, beber abundante agua o usar ropa transpirable, entre otros asuntos. Para ampliar la información sobre el estrés térmico, sus síntomas y cómo actuar en caso de que ocurra, la Fundación también facilita a los trabajadores y empresas del sector un díptico informativo, disponible en esta misma página.

Bajo el título ‘No te quemes, protégete del calor’, los carteles se resumen de manera muy visual ocho consejos para evitar el golpe de calor y hacen referencia al “peligro invisible: la radiación solar ultravioleta", donde se explica en qué consiste esta amenaza para el trabajador, qué factores deben considerarse o qué medidas se pueden adoptar para protegernos. Estos carteles relacionados con las medidas preventivas ante las altas temperaturas ya han recibido cerca de 2.800 descargas.

Etiquetas
Comentarios