Economía

especial responsabilidad social corporativa

Aragón y la RSC: organizaciones pioneras en la lucha por el cambio social y cultural

Representantes de varias entidades operantes en la Comunidad se reunieron en las instalaciones de HERALDO para poner en común las claves del éxito de la implementación de estas estrategias en las estructuras empresariales.

De izquierda a derecha: Carmelo Jiménez, Miguel Ángel García, Carmen Campos, Ramón Tejedor y Sergio Gómez.
De izquierda a derecha: Carmelo Jiménez, Miguel Ángel García, Carmen Campos, Ramón Tejedor y Sergio Gómez.
José Miguel Marco

"Aragón es una Comunidad pionera en Responsabilidad Social Corporativa (RSC) por el número de autónomos, pymes y grandes empresas, privadas y públicas, que han entendido lo que la apuesta fundamental por la tripe sostenibilidad –económica, social y ambiental– significa". Con esta afirmación, el director gerente del Instituto Aragonés de Fomento (IAF) en funciones, Ramón Tejedor, abría la charla organizada por HERALDO y celebrada en sus instalaciones en la que participaron los representantes de algunas de las compañías más importantes de la Comunidad.

Durante la cita, moderada por el jefe de Economía de este periódico, Luis Humberto Menéndez, la coordinadora de Responsabilidad Social Corporativa y Proyectos de Educación de Fundación Ibercaja, Carmen Campos; el director de Recursos Humanos de FCC Medio Ambiente, Carmelo Jiménez; el gestor de comunicación de Coca-Cola European Partners en Aragón, Sergio Gómez; y el subdirector de Ariño Duglass, Miguel Ángel García, junto al director gerente de IAF, pusieron de manifiesto la buena salud de la que gozan estas políticas en la Comunidad y la necesidad de trascender estas acciones para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), impulsados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) e integrados en la Agenda 2030.

Un éxito común

Tejedor se remontó al año 2015 para explicar el éxito de la instauración de estas acciones en las organizaciones aragonesas. "Es un mérito colectivo. Ese año, las dos principales organizaciones empresariales –CEOE y Cepyme– y los dos sindicatos mayoritarios –UGT y CC.OO.– suscribieron el Plan de Responsabilidad Social». «Además, también somos pioneros en vincular estas estrategias a los ODS y a los 10 principios del Pacto Mundial", remarcó el director gerente de IAF.

En la misma línea, el director de Recursos Humanos de FCC Medio Ambiente señaló: "Los Objetivos de Desarrollo Sostenible han conseguido que la RSC quede obsoleta. Antes se consideraba un factor diferencial, determinante para conseguir los objetivos estratégicos, sin embargo, ahora, la incorporan todas las empresas". "Desde FCC algunos de estos objetivos los llevamos en el ADN, como los relacionados con el medioambiente. Lo que estamos poniendo en valor en la actualidad es a las personas. Trabajamos por la inclusión y gestionamos la diversidad desde el punto de vista estratégico".

"Hace un año se decidió alinear la planificación de nuestra entidad a los ODS para llegar más y mejor al público. Del objetivo número 17, que habla de las alianzas para alcanzar los propósitos, hemos hecho un mantra interno y externo", explicó la coordinadora de Responsabilidad Social Corporativa y Proyectos de Educación de Fundación Ibercaja. "Llevamos a cabo acciones para dar visibilidad a los Objetivos y sensibilizar a todos los agentes con los que trabajamos. La suerte es que tenemos un plan, una hoja de ruta, que es la Agenda 2030, a la que, o nos sumamos todos, o no conseguiremos cumplirlos", añadió. En el caso de Coca-Cola European Partners, su gestor de comunicación en Aragón destacó: "Desde 2017 dejamos de hablar de RSC para hacerlo de sostenibilidad. Nuestra estrategia global se basa en seis puntos: productos, envases, agua, clima, proveedores y sociedad".

En el caso de Ariño Duglass, "la realidad es diferente". "Nos integramos en el programa de Responsabilidad Social de Aragón el año pasado. Somos una empresa familiar con más de 60 años de existencia, con inercias muy pesadas, y el camino de concienciación y de formación ha sido largo. A veces resulta difícil entender que el beneficio y la RSC no solo no son incompatibles, sino que están alineados". "Nuestro foco está puesto en el personal, queremos que sienta orgullo de pertenencia. Entendemos que como directivos tenemos el reto de que las personas tengan esa sensación. Nuestros clientes, que son grandes empresas y están muy sensibilizados con la RSC, han ejercido un rol de tractor importante", apuntó el subdirector.

Sobre el modelo imperante en la actualidad, Tejedor admitió: "El concepto de Responsabilidad Social Corporativa ha sido superado por el de sostenibilidad social, económica y ambiental, y todos los grupos de interés tienen que estar implicados".

"La empresa siempre tiene que ser el reflejo de la sociedad, y la actual está muy sensibilizada", manifestó Jiménez. "Las acciones de RSC se han quedado pequeñas. En el futuro, la parte corporativa desaparecerá de sus siglas y solo quedará la responsabilidad social. El papel del individuo en esto muy importante", remarcó, por su parte, Campos.

"Que cada vez veamos más empresas implicadas es fundamental, como el papel de los medios de comunicación. En el futuro también debería implantarse en la educación", propuso Tejedor. "La RSC no solo compromete nuestra actividad, también está en los principios rectores que exigimos que cumplan nuestros proveedores", destacó Gómez.

Próximos desafíos

En cuanto al escenario que plantea el futuro: "El reto es convencer a todo el mundo de que estos objetivos no solo lo son de la empresa como ente abstracto, sino que son de todas las personas que las componemos –expuso el subdirector de Ariño Duglass–. Cada uno, en su nivel de responsabilidad, tiene una participación activa que desempeñar. Esta labor de concienciación y sensibilización sí que tiene que ser dinamizada desde la labor directiva".

En opinión del representante de Coca-Cola European Partners, "debemos utilizar nuestras marcas e imágenes como motor de cambio positivo en las sociedades en las que operamos. Aprovechar nuestra repercusión para sensibilizar".

"El reto es que estos objetivos de sostenibilidad responsable formen parte de las estrategias de todas las empresas, sea cual sea su tamaño, y que, en 2030, se hayan cumplido", recalcó el director de Recursos Humanos de FCC Medio Ambiente. "Ya no hay marcha atrás. Forma parte de nuestra educación. Lo que tenemos que hacer es convertirnos en dinamizadores del cambio, esforzarnos por adherirnos a todas las iniciativas que surjan desde las administraciones para que no se queden huérfanas de personas comprometidas", concluyó.

"Yo me centraría, sobre todo, en el papel que tenemos cada uno con el objetivo número 17, las alianzas necesarias para sacar los otros 16 puntos adelante. Como entes aislados va a ser muy difícil que tengamos éxito. O nos sumamos o nos quedaremos fuera", puntualizó la coordinadora de Responsabilidad Social Corporativa y Proyectos de Educación de Fundación Ibercaja.

"Solo quedan 10 años para llegar a 2030. Después, los retos seguirán. Tenemos que pensar que esos objetivos son un compromiso de empresas, administraciones y entidades no lucrativas para garantizar la sostenibilidad de las próximas generaciones. Las organizaciones que ya están subidas a este tren tienen un papel de 'apostolado', fundamental junto con el de las entidades públicas, para que esto no sea una cuestión coyuntural, sino que empiece a formar parte del ADN del tejido socioeconómico. Creo, modestamente, que en Aragón, entre todos, estamos en el buen camino», cerró Tejedor.

- Ir al especial 'Responsabilidad Social Corporativa'

Etiquetas
Comentarios