Despliega el menú
Economía

FINANZAS

Ibercaja no se plantea pedir una prórroga para salir a bolsa

El presidente de la entidad aragonesa, José Luis Aguirre, confía en que se abra una ventana de oportunidad antes de que se agote el plazo legal a finales de 2020.

El presidente de Ibercaja, José Luis Aguirre, en el foro que ha tenido lugar este jueves en Santander.
El presidente de Ibercaja, José Luis Aguirre, en el foro que ha tenido lugar este jueves en Santander.
Román G. Aguilera/Efe

El presidente de Ibercaja, José Luis Aguirre, confía en que se abra una ventana de oportunidad para que el banco debute en bolsa antes de que se agote el plazo legal a finales de 2020. Aunque ha reconocido que todas las leyes son modificables y que el límite temporal podría ser ampliado, no se plantea solicitar una prórroga. Así lo ha explicado durante en el seminario 'Las finanzas sostenibles y su importancia en el futuro de la economía', organizado en Santander por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y la Asociación de Periodistas de Información Económica. El encuentro ha sido patrocinado por BBVA.

La normativa española sobre las antiguas cajas de ahorro establece 2020 como fecha límite para reducir las participaciones de las fundaciones en las entidades, lo que el banco pretende hacer debutando en el parqué español. La operación, que se preveía para esta primavera, no parece ver la luz. El presidente de Ibercaja ha confirmado que existe la posibilidad de modificar la ley para ampliar el plazo más allá de 2020, poniendo el ejemplo de la privatización de Bankia, si bien ha asegurado que no se ha planteado solicitar una prórroga.

Bueno para el negocio

En cualquier caso, Aguirre ha reconocido la posibilidad de que el mercado esté "durísimo". En ese caso, ha afirmado que la fundación tendrá que salir de la entidad con un sacrificio de precio "temporal", ya que considera que a medio plazo recuperaría su rentabilidad, por lo que no está preocupado por ello. El presidente de Ibercaja ha destacado que ser una empresa cotizada es "bueno" para su modelo de negocio por las oportunidades que puede presentar en el futuro tener acceso al mercado de capitales, así como por su efecto en una gestión más estandarizada con el resto del sector.

Asimismo, el presidente de Ibercaja ha puesto en valor el modelo de negocio diversificado de la entidad y su prudencia en la gestión del riesgo, que espera que sea valorado por los inversores. "Creo que, en el medio y largo plazo, somos una inversión interesante para cualquier inversor que quiera obtener una cierta garantía y rentabilidad", ha apuntado.

Por el lado de la normativa, ha señalado que los organismos reguladores y supervisores de la actividad bancaria están exigiendo un modelo financiero "más robusto y resistente", anticipando un impacto menor de la siguiente crisis, que por el carácter cíclico de la economía, "tarde o temprano llegará". "Esta estrategia requiere mayores niveles de solvencia, una supervisión más expeditiva en materia de control y seguimiento de los riesgos y un gobierno corporativo ejemplar". Y respecto a la tecnología, Aguirre matizaba que, aunque es un medio cada vez más potente y crítico para la entidad, la confianza, el 'saber hacer' y la capacidad de asesoramiento de los gestores continuarán siendo trascendentales para la mayoría de los clientes; también para el banco, puesto que es la herramienta más efectiva para su vinculación.

Etiquetas
Comentarios