Despliega el menú
Economía

economía

Las empresas aragonesas tantean el potencial de África

Paciencia a la hora de hacer negocios y precaución en los cobros, entre los consejos de la jornada de Caixabank con medio centenar de compañías interesadas en Argelia, Egipto, Marruecos y Sudáfrica.

Jornada Puerta al Exterior de Caixabank en Zaragoza.
Jornada Puerta al Exterior de Caixabank en Zaragoza.
Heraldo.es

Unas 55 compañías aragonesas han explorado las oportunidades de varios países africanos para internacionalizarse. En un encuentro, Jornada Puerta al Exterior, organizado por Caixabank en la Cámara de Comercio de Zaragoza, los representantes de las empresas han podido preguntar sus dudas sobre las oportunidades de negocio en Argelia, Egipto, Marruecos y Sudáfrica, países donde se concentra el 90% de la relación comercial de África y España y donde la entidad financiera catalana tiene oficinas.

"África es muy diversa. Cada país tiene una situación económica, política y social distinta", ha explicado Alex Ruiz, economista de Caixabank Research que ha presentado un análisis sobre el continente y los principales destinos, entre las empresas asistentes de sectores como el químico, tecnológico, distribución, agroalimentación, equipamientos modulares y maquinaria de obra pública, entre otros. Un mercado en el que el experto asegura que "hay que estar".

A la hora de comenzar a exportar, aconseja dar el primer paso en el Norte de África donde los países son "más próximos por su historia y relación más intensa". En ello ha coincidido Cristian Burrial, desde el departamento de Exportación de Mondo Ibérica, y recién llegado de Egipto, donde la compañía de pavimentos y equipamientos deportivos ha llevado 32.000 asientos para el Estadio Nacional de El Cairo, que se prepara para la Copa Africana de fútbol. Ha reconocido que hacer negocios en África "requiere tiempo, paciencia, conocer bien a los clientes, insistir y no rendirse". La compañía lleva más de 20 años en dicho mercado y ha asegurado que "hay que pensar en el medio plazo" y elegir bien el destino en el que mejor se pueda vender cada produzco. "Hay empresas que se desaniman", ha reconocido. Apoyarse en entidades especializadas en exportación o bancos instalados allí ha sido otro de los consejos. El idioma para hacer negocios depende de la zona. En el norte, centro y oeste es necesario hablar francés, mientras el inglés se habla en el este y Sudáfrica. "Hay mucha burocracia, es necesario ver las barreras de entrada y es muy importante analizar la documentación antes", ha añadido. A la hora de pagar, asegurarse con una transferencia (si el país lo permite) o crédito documentario. Este último "tiene unos costes más elevados pero da seguridad", ha apuntado.

Asesor jurídico

Las formas de pago y el papeleo han sido algunas de las dudas que se han repetido en las entrevistas personales con los delegados de Caixabank. "A las empresas que quieran instalarse les aconsejamos que vayan con un asesor jurídico para establecer contratos", ha explicado Leila Smaili, responsable de la oficina de representación del banco en Argelia. En cuanto a medios de pago, ha advertido que en su país no se puede cobrar con un cheque, porque el dinar argelino no es convertible. Se puede hacer transferencia y "si no hay mucha confianza, usar el crédito documentario", ha aconsejado.

La previsiones para el continente es que crezca por debajo de los países emergentes, con un 4%, frente al 4,5% de media, ha explicado Ruiz. Ello en parte por la ralentización que se espera en sus tres grandes socios de referencia, la Unión Europea, Estados Unidos y China, ha apuntado el economista. Esta afectará más a países como Marruecos, porque se dirige a la UE, pero tiene "el marco político de la región más sólido y las mejores infraestructuras con Sudáfrica". Este último es el más modernizado a la hora de hacer negocios con cierto parón de la obra pública y privada por el proceso de cambio en el sistema político. La jornada se centró en la situación económica de los países, no en la política. La ralentización también se vive en Argelia, aunque "el nivel de negocios se mantiene estable". El economista ha confiado en las perspectivas a largo plazo, donde "África va a ser la región que va a crecer más en 10 años". Entre sus puntos fuertes, ha apuntado que frente al envejecimiento de España y Europa, "África es la última gran zona de dinamismo demográfico que le queda al mundo". Así, se estima que en 2030 "va a aportar tanta población en edad de trabajar como todo el resto del mundo junto", ha asegurado.

Etiquetas
Comentarios