Economía

economía

Cumplir con la ley de emisiones obligará a Opel a planificar mes a mes sus producciones en 2020

Los trabajadores ya han recibido un comunicado interno en el que se les pide desde ya más flexibilidad para superar el reto.

Instalaciones de la factoría de Opel PSA en Figueruelas (Zaragoza).
Instalaciones de la factoría de Opel PSA en Figueruelas (Zaragoza).
Heraldo.es

La exigente normativa europea que entrará en vigor en enero del próximo año va a cambiar la vida productiva en la factoría de Opel PSA. El esfuerzo de adaptación que habrá que hacer para cumplir con la ley fue lo que trasladaron ayer representantes de los dos sindicatos mayoritarios, junto con el director de personal, al resto de integrantes del comité en la comisión permanente celebrada en Figueruelas.

"Nos han explicado que tendremos que adaptarnos a este importante cambio normativo, que afecta a todas las marcas, no solo a PSA", explicó la presidenta del comité de empresa, Sara Martín, de UGT. Sin poder desvelar, por la confidencialidad a la que están sujetos, el objetivo interno mensual en emisiones que les han marcado desde Opel a todas las plantas, y del que fueron informados en el Foro Europeo de empleados la pasada semana en Alemania, Martín reconoció que "no estamos mal situados". Al contrario, "la planta ha evolucionado a mejor y los trabajadores de Figueruelas ya los quisieran para sí otras fábricas del grupo", añadió, a la vez que reconoció que las previsiones de producción este año irán en línea o serán algo mejores que las de 2018.

La planta de Opel PSA produjo el pasado ejercicio 447.514 vehículos, un 17% más que en 2017 y, a final de mayo de este año, se llevan fabricados 225.430. Hay que tener en cuenta que el Mokka dejará de producirse a finales de junio y que la planta estará inmersa en el lanzamiento del nuevo Corsa ya en octubre. Ambos factores son los que previsiblemente hagan que Figueruelas tenga que esperar a 2020 para volver al récord de producción que alcanzó en 2007.

Lo que no puede esperar, como dijo este mismo martes Juan Antonio Muñoz Codina, director del Clúster Ibérico de PSA, es la adaptación a la exigente normativa de emisiones de 2020. Y eso pasa, indicó, por ser los más ágiles, es decir, por una mayor flexibilidad.

Aunque producir eléctricos en las tres plantas españolas de PSA en 2020 ayude a equilibrar el objetivo de emisiones, ya que desviarse un gramo en el cómputo anual del fabricante podría suponerle multas millonarias, la estrategia de PSA es cumplir con los objetivos internos mensuales de emisiones que se han marcado. Y, por ello, "la flexibilidad productiva mensual, semanal y diaria de todas las plantas, y en nuestro caso de Zaragoza, va a ser crucial", señala el comunicado distribuido a los trabajadores. "Cada mes, el grupo PSA valorará por marcas y modelos las emisiones promedio de todo lo que se va a producir y enviar a ventas, adaptando los programas de producción al cumplimiento 100% de la normativa".

Etiquetas
Comentarios