Economía

especial oficinas

Las claves para optimizar el espacio laboral

La distribución, la iluminación e, incluso, el color de las paredes se convierten en factores
esenciales a la hora de conseguir el diseño más adecuado para cada una de las estancias.

Para una correcta iluminación es importante contar con diferentes focos de luz.
Para una correcta iluminación es importante contar con diferentes focos de luz.
Pixabay

El entorno es un factor fundamental que influye en el ambiente laboral. Desde los aspectos más evidentes, como la distribución de las mesas o la iluminación, hasta los detalles que pasan más desapercibidos como la pintura, todo en una oficina tiene su sentido. Por ello, es esencial conocer los factores que no se pueden pasar por alto a la hora de conseguir un espacio que sirva de inspiración para sus trabajadores.

Hace unos años era muy común la división de los espacios, sin embargo, en la actualidad se opta por un área diáfana. Esta distribución, además de eliminar las barreras arquitectónicas y dar pie a diseños más originales, elimina la división por jerarquías de los trabajadores y, gracias al contacto visual y personal, favorece la comunicación entre los empleados. En estas estancias el orden es esencial, por eso, no puede faltar en cada una de las mesas –que deben ser de dos metros y con un perímetro de 115 centímetros por detrás– el mobiliario adecuado. La originalidad en los diseños de los armarios, las estanterías y demás objetos de almacenaje es infinita, sin embargo, muchos interioristas recomiendan elegir las opciones más prácticas. Asimismo, la combinación de zonas abiertas y otras con puertas, además de mejorar la imagen del negocio, pueden ayudar a ordenar mejor los archivos, en función de la prioridad y uso de cada uno de ellos.

El aspecto sensorial

Aunque muchas veces se elija puramente por cuestiones estéticas, el color de las estancias es esencial. Este factor influye sobre la presión sanguínea, los músculos, el sistema nervioso y provoca importantes asociaciones en el cerebro humano, teniendo efectos estimulantes o relajantes si se utilizan adecuadamente. Así, una correcta elección del tono de las paredes puede hacer que aumente la creatividad y la productividad.

Los espacios diáfanos y abiertos pueden ayudar a mejorar la comunicación de los trabajadores

Otro factor que afecta directamente al trabajo es la iluminación. Un tubo fluorescente colgado del techo a un nivel más bajo del recomendado puede generar reflejos en la pantalla del ordenador que molesten al trabajador. Además, hay que tener en cuenta que cada espacio tiene unas necesidades distintas de alumbrado y que no se debe utilizar una única luz general. Estos focos se deben combinar adecuadamente con el mobiliario de oficina, utilizando luces indirectas, que aporten a cada espacio la iluminación necesaria para su función específica. Un efecto con el que se puede conseguir un ambiente más natural y cálido

-Ir al 'Especial Oficinas'

Etiquetas