Economía

economía

La compañía Industrias Monzón XXI entra en concurso de acreedores

La firma nacida en Ateca arrastra problemas desde diciembre, cuando centralizó su producción en Calatayud.

La planta de Calatayud en la que Industrias Monzón centralizó su producción en diciembre.
La planta de Calatayud en la que Industrias Monzón centralizó su producción en diciembre.
J. Macipe

La empresa dedicada a la fabricación de tableros contrachapados de madera de chopo Industrias Monzón XXI entró en concurso de acreedores el pasado 14 de mayo, según se publicó este viernes en el Boletín Oficial del Estado. Así, la notificación procedente del Juzgado Mercantil 1 Zaragoza especifica que el concurso es voluntario y ordinario, que no se ha solicitado la liquidación, aunque las competencias de administración sí están intervenidas y que al frente del proceso estará el despacho de la capital aragonesa Concursos y Reestructuraciones. Según pública ‘Crónica Global’, la compañía acumula una deuda de 15 millones de euros –de los que 12 son pasivos financieros– y unos activos de 18 millones.

Nacida en el municipio zaragozano de Ateca, la firma amplió su capacidad de producción en 2014 con una nueva fábrica en Calatayud, en las antiguas naves de Kimberly Clark, donde invirtió cerca de 8 millones de euros tras ser adjudicadas por un concurso convocado desde el Ayuntamiento bilbilitano. Sin embargo, los problemas en la empresa comenzaron el pasado mes de diciembre, cuando, por razones de "operatividad", centralizó su producción en la planta bilbilitana. En ese momento, se alegaban problemas en la falta de suministro por las huelgas en el sector del transporte por carretera en Francia y las dificultades para extraer chopos por las lluvias.

Planes frustrados

Así, los planes pasaban por que en Calatayud trabajaran 90 personas, 60 que ya había en estas instalaciones y 30 procedentes de las de Ateca, incluidos los trabajadores fijos discontinuos. Pero, según fuentes que prefieren no revelar su identidad, estos planes no se han cumplido a rajatabla, ya que varios empleados tienen abiertos distintos pleitos con la compañía a causa de despidos improcedentes o por el impago de ciertas nóminas o finiquitos. A ello se añade que la empresa adeudaba a principios de mes algunos pagos al Ayuntamiento, aunque sí estaba al corriente en abonos a la Seguridad Social y a Hacienda.

También en los primeros días de mayo, la dirección de Industrias Monzón aseguraba que se iba a "cortar el suministro eléctrico por causas económicas" e informaba a la plantilla de una parada del proceso productivo, lo que les llevaba a disfrutar de un máximo de 8 días de exceso de jornada. Este miércoles se retomaban los turnos.

Etiquetas
Comentarios