Despliega el menú
Economía

Heraldo Joven

LIMPIEZA

Cinco consejos para limpiar tu colchón y que quede como nuevo

A pesar de ser uno de los elementos del hogar que más utilizamos, la mayoría no repara en sus necesidades.

A la hora de limpiarlos hay que tener cuidado, ya que son objetos grandes y pesados.
A la hora de limpiarlos hay que tener cuidado, ya que son objetos grandes y pesados.
Freepik

Con el cambio de temporada, no solo hay que centrarse en recoger las mantas y colchas que tanto papel han hecho durante el invierno: también ha que limpiar a fondo para deshacerse de todo lo acumulado. Si bien es cierto que con los altillos de los armarios solemos aplicarnos, los colchones de casa no corren tanta suerte, pues, a menudo pensamos que al estar cubiertos por las sábanas no están demasiado expuestos a la suciedad. Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierten que es una tarea que hay que llevar a cabo con asiduidad y para la que conviene estar informado, pues de su estado depende nuestra higiene del sueño.

Cómo limpiar un colchón en cinco pasos

1

Darle la vuelta

Si bien es cierto que hay que tener en cuenta que no todos los colchones se pueden voltear y usar por la otra cara, en el caso de los que sí es una buena forma de asegurarnos que dormimos sobre una zona menos perjudicada. Eso sí, esto no nos exime de limpiar el lado que, a partir de ahora, va a mirar al suelo.

2

Usar el cepillo

Antes de lanzarnos con el aspirador, es recomendable pasar un cepillo de cerdas gruesas por la superficie para eliminar el polvo y, después, coger un rodillo 'quitapelusas' para repasar la zona.

3

Pasar el aspirador

A la hora de usar el aspirador, hay que poner la boquilla tipo cepillo de mano o, si la tiene, una especial para el colchón. Además, hay que utilizar la velocidad más suave para evitar posibles daños.

4

El consejo de la abuela

Teniendo en cuenta que los colchones no deben mojarse para evitar que cojan olor a humedad (o proliferen los ácaros), lo mejor para quitar las manchas es espolvorear bicarbonato sódico o talco por la superficie y dejarlos reposar un par de horas. El primero es ideal para neutralizar la acidez del sudor y los malos olores, y el segundo, para acabar con la humedad. Después, solo habrá que retirarlos con un cepillo de mano o con el aspirador para evitar manchar las sábanas. 

5

Elegir un buen protector

Una vez limpio el colchón, lo mejor es protegerlo con un buen protector que lo aisle y proteja ante posibles manchas. De este modo, no habrá que limpiarlo con tanta frecuencia.

Etiquetas
Comentarios