Despliega el menú
Economía

Empresas

El consejo de administración de DIA respalda la OPA modificada de Letter One

Considera que la eliminación del nivel mínimo de aceptación favorece la eventual puesta en práctica de los planes de recapitalización de la compañía, pero recuerda que corresponde a los accionistas dar el visto bueno.

Trabajadores de DIA en una concentración en Zaragoza en protesta por los despidos.
Trabajadores de DIA en una concentración en Zaragoza en protesta por los despidos.
Oliver Duch

El consejo de administración de DIA ha respaldado por unanimidad la oferta pública de adquisición (OPA) modificada de Letter One sobre la cadena de supermercados al considerar que la eliminación del nivel mínimo de aceptación favorece la eventual puesta en práctica de los planes de recapitalización de la compañía.

En concreto, el consejo de administración de DIA ha expresado una opinión favorable sobre la oferta modificada, "en coherencia con el parecer expresado en su informe sobre la oferta inicial", al entender que "la supresión de la condición de aceptación mínima conlleva la eliminación de la principal incertidumbre que pendía sobre la oferta inicial y favorece por ello la eventual puesta en práctica de los planes de recapitalización de la sociedad y su grupo".

En cualquier caso, según ha indicado el órgano de dirección de la cadena de supermercados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), corresponde a los accionistas, en función de sus particulares intereses y situación, decidir si aceptan o no la oferta modificada.

El consejo de administración ha emitido su informe sobre la oferta modificada de Letter One después tras allanar la CNMV el camino de la OPA y considerar equitativo el precio de 0,67 euros ofrecido por la sociedad controlada por el inversor ruso Mikhail Fridman, dueño del 29% de Dia.

En este sentido, el órgano de dirección de la compañía ha tomado razón de la decisión de la CNMV y recomienda a los accionistas la lectura de las motivaciones que, en opinión de Letter One y según ha apreciado la CNMV, justificarían la aplicación de la norma sobre el régimen de OPAs "por entender que la sociedad se encuentra, de forma demostrable, en serias dificultades financieras".

Asimismo, el consejo ha reiterado que la compañía tiene la intención de aceptar la oferta respecto de parte de las acciones que mantiene en autocartera, confirmándose que ya se han formalizado las actuaciones necesarias para que se produzca dicha aceptación.

Por otro lado, el consejo ha señalado que continúan siendo válidas las manifestaciones efectuadas en el informe sobre la oferta inicial en relación con la intención de cada uno de los consejeros titulares de acciones de DIA de aceptar o no la oferta.

Asimismo, aquellos consejeros que han manifestado su voluntad de aceptar la oferta y, por tanto, de transmitir sus acciones, reiteran su intención de dimitir de sus cargos una vez se conozca el resultado de la oferta y para facilitar la inmediata incorporación al consejo de los consejeros propuestos por Letter One.

Asimismo, la dirección de DIA ha informado a los representantes de sus trabajadores sobre la oferta modificada y se les ha remitido el correspondiente suplemento tras su publicación. En este sentido, el consejo de administración de la cadena de supermercados ha afirmado que no se ha recibido de los representantes de los trabajadores ningún informe o dictamen relativo a las repercusiones de la oferta modificada sobre el empleo.

El plazo de aceptación de la oferta quedó paralizado con la solicitud por parte de Letter One a la espera del pronunciamiento de la CNMV. Tras la autorización del supervisor, el plazo ha quedado ampliado hasta el 13 de mayo de 2019. 

Dificultades

DIA anunció hace unas semanas que prevé pérdidas netas de entre 140 y 150 millones de euros en el primer trimestre del año, frente al resultado negativo de 16,3 millones de euros recalculado para el mismo periodo de 2018.

El grupo espera unas ventas netas de entre 1.615 y 1.715 millones de euros en el primer trimestre, por debajo de los casi 1.793 millones de euros del mismo periodo de 2018, y un resultado neto operativo (Ebit) negativo de entre 115 y 125 millones de euros, frente a los -6,1 millones de euros de un año antes.

La compañía achacó el "acusado" descenso del Ebit en una proporción del 50% al negocio ordinario, donde aproximadamente dos tercios del impacto negativo provienen principalmente de la caída en el margen comercial, y el tercio restante al aumento de los costes laborales asociados al proceso de transformación de franquicias a tiendas propias y a los mayores costes de arrendamiento, entre otros.

Las estimaciones publicadas por la compañía con carácter previo a la publicación de sus resultados el próximo 14 de mayo, indican que, como consecuencia de las pérdidas registradas, el patrimonio neto negativo ha aumentado hasta situarse en un rango estimado de entre 170 y 180 millones de euros hasta marzo, frente a los -99 millones de euros al cierre de 2018, lo que supone un incremento del 81%.

Etiquetas
Comentarios