Economía

MARCA ARAGÓN

Adaptar la formación a la realidad de las empresas

La actualización de los estudios superiores debe ser una prioridad. Los empresarios denuncian que hay compañías que no encuentran trabajadores y reclaman una apuesta por los sectores de mayor valor añadido.

La FP será fundamental para cubrir las demandas del mercado laboral.
La FP será fundamental para cubrir las demandas del mercado laboral.
Guillermo Mestre

Hay trabajadores que no encuentran empresa y empresas que no encuentran trabajadores. Esta es una de las quejas de la industria aragonesa, que ve con preocupación la "desactualización" de los programas formativos. "Hay una desconexión con la realidad. Formamos intelectualmente muy bien, pero en la puesta en práctica hay una clara inferioridad", destaca Enrique Torguet.

Existe, según Félix Longás, una carencia "tremenda" de metalistas. Tampoco hay matarifes que cubran la creciente demanda del sector porcino o carretilleros. "Se ha querido que todo el mundo fuera a la universidad hasta el punto de que hay profesiones sin apenas demanda", lamenta Susana Val.

El problema es más significativo en empleos de menor cualificación, algo "que se debe, sobre todo, a que se genera mucho empleo en profesiones de poco valor añadido. La vuelta de tuerca tiene que ir orientada hacia otras de más valor tecnológico que permitan generar mejores trabajos. Entonces, los jóvenes vendrían en vez de irse. Hay que inculcar inteligencia competitiva, que les lleve a ser motores y no vagones de cola", dice Manuel Teruel.

Los cuatro reivindican una transformación del mundo académico. Para Longás, salir al exterior tendría que ser obligatorio. "Así, podrían venir con ideas frescas y aportar", razona. El desarrollo de capacidades emprendedoras e innovadoras será clave para el futuro de Aragón. Y conseguir que estos proyectos se instalen en el medio rural, más todavía.

"Para muchos, lo urbano es ‘chic’. Y lo rural, más romántico, menos motivador. El sector agroalimentario, por ejemplo, no tiene una imagen atractiva para los jóvenes", añade. Las energías renovables, destaca Ricardo Calvera, podrían tener un papel protagonista a la hora de reivindicar el medio rural. Y llevar allí grados medios o superiores específicos, coincide Alberto Fantova, podría ayudar a asentar población y revertir la situación actual.

Para Val, "faltan incentivos", ya que una persona que no vuelve es "porque no encuentra oportunidades en el camino". Como ejemplo a seguir pone al Gobierno de Panamá, que tiene acuerdos con universidades de otros países para formar a sus alumnos. "Les paga el alojamiento e, incluso, algunos gastos. A cambio, les exige que trabajen en su país durante unos años", dice.

Tampoco hay que olvidar la industria: "Es el sector que paga salarios más altos y que ha mantenido la columna vertebral durante la crisis", asegura Teruel.

Todo esto, coinciden los seis, tiene que "ser rodeado de tecnología"; si no, será "imposible" avanzar al ritmo que marca la sociedad actual y anticiparse a las necesidades del mercado laboral.

Consulte aquí el resto de los reportajes del suplemento especial Marca Aragón. 

Etiquetas
Comentarios