Economía

economía

Cobijar a los insectos para salvaguardar a la agricultura

UPA ha puesto en marcha un programa para crear hábitats adaptados a los insectos para contribuir a que aumente su población. En Aragón, se pretende que alrededor de 50 hectáreas se adhieran a esta primera fase.

Foto de archivo de frutales, un lugar donde si se plantan ciertas especies vegetales se puede ayudar a estas poblaciones de insectos. Digital Fraga TV
Foto de archivo de frutales, un lugar donde si se plantan ciertas especies vegetales se puede ayudar a estas poblaciones de insectos.
Digital Fraga TV

“Sin insectos polinizadores, la producción agraria se verá mermada y comenzarán verdaderos problemas”. Con esta declaración, José Manuel Roche, secretario general de Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) en Aragón, escenifica la preocupación que supone la disminución del número de insectos. Y es que, según, señalan diversos estudios, no solo las poblaciones de abejas  disminuyeron en Europa un 25% entre 1985 y 2005, sino que el 46% de las 68 especies de abejorros europeos está en declive y el 24%, en peligro de extinción. De la misma forma, las mariposas, que en las dos últimas décadas las poblaciones de estas se han reducido a la mitad, según la Agencia Europea de Medio Ambiente. Asimismo, en consonancia con las declaraciones de Roche, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) advierte que de las poco más de 100 especies de cultivos que proporcionan el 90% del suministro de alimentos, 71 son polinizadas por abejas (casi todas silvestres) y muchas otras por avispas, moscas, escarabajos, polillas, entre otros insectos. Por este motivo, UPA ha decidido poner en marcha una campaña a nivel nacional para “cobijar a estos insectos polinizadores”.

Polinizup, como se ha denominado a este proyecto, que cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, adscrita al ministerio para la Transición Ecológica (Miteco), y de la empresa biotecnológica Syngenta, pretende crear hábitats adaptados a las especies de insectos, mediante la plantación de ciertas especies vegetales, como Sinapis alba, Medicago sativa, Salvia verbenaca, , Vicia sativa, Chysanthenum coronarium, Anacyclusclavatus, Coriandrum sativus o Calendula officinalis, en los márgenes entre cultivos o entre las líneas de los árboles. “Los campos con frutales pueden tener un papel primordial en este proyecto, ya que no solo ya están hechas estas líneas, sino que además suelen ser más atractivos para estos insectos”, anota el secretario general de UPA-Aragón.

En la Comunidad aragonesa, se pretende que, por el momento, alrededor de 50 hectáreas se adhieran al programa. “Compañeros allegados a la organización y muy comprometidos con el medio ambiente –explica Roche– son los que en primera instancia formarán parte de este proyecto”.

En estos momentos y hasta mediados de año, se mantendrán reuniones previas con agricultores y biólogos con el objetivo de investigar qué plantas herbáceas son más idóneas para favorecer a las poblaciones de estos insectos. Asimismo, una vez se siembren estas especies se analizará el efecto que han tenido, haciendo un seguimiento de las poblaciones de polinizadores. “Estamos seguros de que los resultados van a ser satisfactorios”, ratifica el secretario de la organización agraria que ha puesto en marcha el proyecto, y que señala que esto es solo el principio: “De lo que se trata ahora es de adquirir experiencia en estas prácticas y ver los efectos que tiene”.

Así, confían en que una vez se vean los progresos se adhieran a estas prácticas cada vez más agricultores y administraciones, que contribuyan a la concienciación. “El objetivo es trasladarlo a los responsables de las administraciones regionales para que se adhieran al proyecto”, asevera el secretario general de UPA. “Con un poco de esfuerzo y un coste pequeño creemos –señala Roche– que podemos contribuir a amortiguar los efectos del cambio climático y de las consecuencias que tuvo un mal uso de los fitosanitarios en los años 80 y 90, que han reducido las poblaciones de estos insectos, que son la base fundamental de la agricultura”. 

Etiquetas
Comentarios